sábado 01 de agosto de 2009 - 1:07 AM

Unas 3.000 personas vuelven a manifestarse en Tegucigalpa en favor de Zelaya

Unos 3.000 hondureños volvieron a marchar hoy en Tegucigalpa contra el nuevo Gobierno y para exigir la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya, a pesar de los enfrentamientos con la Policía de la jornada anterior, que dejaron varios heridos.

Los manifestantes, principalmente maestros, sindicalistas y campesinos, recorrían pacíficamente una de las arterias de la ciudad hacia la sede del Congreso, en el centro de la capital.

En el acto participó la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, que ayer regresó a la capital desde la zona fronteriza con Nicaragua tras desistir de intentar reunirse con su marido, que permanece en ese país preparando una "resistencia" contra el Gobierno instalado tras su expulsión del país por el Ejército, el 28 de junio.

"Cada día que hay represión, cada día que una mujer es denigrada, más fortaleza sentimos para seguir en las marchas", afirmó Castro, quien, sin embargo, pidió "calma" y "paciencia" a los seguidores de su marido.

Muchos de los manifestantes habían estado en la jornada anterior en el violento desalojo de un bloqueo realizado por los opositores al Gobierno de facto en una carretera que conecta Tegucigalpa por el norte, algunos mostrando incluso las heridas sufridas en esos altercados.

Según la Policía, al menos seis personas resultaron heridas y 88 fueron detenidas durante el desalojo, mientras que el Frente de Resistencia contra el golpe cifró en 72 los lesionados y más de un centenar los arrestados.

"Fue terrible, fue humillante", relató una maestra que se niega a dar su nombre "por motivos de seguridad", ya que "en este país ahorita no hay garantías" y los que participan en las marchas corren "peligro".

"Sentimos temor porque ellos usan armas y uno cuida su vida, pero tenemos que seguir en la lucha para restablecer el orden constitucional en el país", afirmó.

"Fuimos reprimidos como animales, pero eso, lejos de atemorizarnos, más bien nos enciende más y nos motiva más a seguir en la lucha", indicó, por su parte, Esteban Díaz, un funcionario de 41 años.

Juan Barahona, uno de los coordinadores del movimiento en favor de la restitución de Zelaya, reconoció que habían suspendido el seguimiento del bloque carretero en la capital por la acción policial, pero añadió que continuarían con las marchas.

"Queríamos continuar con la toma, pero como la gente salió dispersa, decidimos mejor concentrarla acá", indicó Barahona.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad