miércoles 19 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

'Uribe no participó ni directa ni indirectamente en la masacre de El Aro'

Pasaron más de seis meses desde que el Gobierno  Nacional entregara a las autoridades estadounidenses a 15 ex jefes paramilitares, para que nuevamente uno de estos jefes ‘paras’ volvieran a estar frente a frente ante sus víctimas.

Desde Washington, el ex cabecilla del Bloque Catatumbo de las AUC, Salvatore Mancuso, reanudó ayer sus versiones libres y entregó detalles reveladores sobre la masacre de El Aro (en Ituango, Antioquia), ocurrida en 1997.

Inicialmente Mancuso desmintió a Francisco Villalba, un ex paramilitar condenado por su participación en esta masacre y quien afirmó que el entonces gobernador de Antioquia y actual presidente, Álvaro Uribe Vélez, fue quien ordenó esta incursión paramilitar.

'Villalba es un mentiroso. Uribe no participó, ni directa, ni indirectamente', recalcó Mancuso.

Sin embargo, no dudó en nombrar a dos personajes públicos que, según él, conocieron de la ejecución de la masacre.

Se trata del general Ospina, de quien no reveló el nombre, y del fallecido ex secretario de Gobierno de Antioquia y ex asesor presidencial, Pedro Juan Moreno Villa.

Sobre este último, Mancuso señaló que lo conoció en 1994 y se reunió con él en por lo menos diez oportunidades. 'Era un patriota, convencido de la lucha anti-subversiva y quien apoyo las convivir desde el comienzo', dijo.

El ex jefe paramilitar manifestó que la incursión fue ordenada directamente por los hermanos Castaño Gil y contó con la ayuda de las Fuerzas Militares y de Policía.

Mancuso reafirmó sus nexos con el general Alfonso Manosalva, quien fue comandante de la Brigada Cuarta del Ejército.

Este desaparecido alto mando militar le habría entregado a Mancuso la ubicación de los campamentos guerrilleros y de los secuestrados de la zona de Ituango.
Según este ex jefe ‘para’, el encargado de comandar esta incursión paramilitar fue Isaías Montes, alias 'Júnior', quien durante siete días dirigió a 150 hombres de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), conocidos como los ‘mochacabezas’ y que asesinaron a 15 personas.

De acuerdo con Mancuso, tres helicópteros ingresaron a la zona de combate en diferentes momentos. Él estuvo en este lugar porque las tropas agotaron la munición.

línea de tiempo
Atentados que se le imputan


1996
Incursión paramilitar en los corregimientos de La Granja y El Aro. Masacres del corregimiento de Pichilín, el 4 de diciembre, y en el municipio de San Antonio de Palmito, el 5 de diciembre.

1997
Incursión paramilitar en Montería (Córdoba), fueron víctimas profesores de la Universidad de Córdoba y sindicalistas. Masacres ocurridas en el corregimiento de El Salado, el 23 de marzo.

1999
La llamada toma a sangre y fuego de El Catatumbo en Norte de Santander.

2000
Atentados ocurridas en el corregimiento de El Salado.

2004
La incursión paramilitar entre 1999 y 2004 en Norte de Santander, dejó unos 7.000 muertos. Según la Ong Fundación Progresar fueron 12.000 los muertos.

síntesis
La incursión


•  Salvatore Mancuso manifestó que esta incursión fue ordenada directamente por los hermanos Castaño Gil y contó con la ayuda de las Fuerzas Militares y de Policía.
• Mancuso reafirmó sus nexos con el general Alfonso Manosalva, quien fue comandante de la Brigada Cuarta del Ejército.
• Este desaparecido alto mando militar le habría entregado a Mancuso la ubicación de los campamentos guerrilleros y de los secuestrados de la zona de Ituango.
• De acuerdo con Mancuso, tres helicópteros ingresaron a la zona de combate en diferentes momentos. Él estuvo en este lugar porque las tropas agotaron la munición.
•  Además, otro helicóptero de la guerrilla llegó hasta Ituango para sacar de un supuesto campamento a Luciano Marin Arango, alias 'Iván Márquez'.

OTRO NEXOS CON LA FUERZA PÚBLICA

'Todos los Policías de Gabarra, Tibú y Puerto Santander estaban en la nómina de las AUC, así como los altos mandos militares también recibían dinero', dijo Mancuso.

El ex jefe paramilitar reveló que algunos integrantes de la Fuerza Pública abastecieron a sus tropas con municiones.
'Ellos reportaban el uso de 10 mil cartuchos durante un combate, de los cuales solo usaban mil, lo que le sobraban nos lo regalaban o vendían', precisó Mancuso.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad