domingo 08 de marzo de 2009 - 10:00 AM

'El espíritu empresarial está desapareciendo'

Acaba de recuperar una antigua casona de 280 años, donde vivieron sus padres, y la ha convertido en un modelo de negocio que replicará en todo el país.
La Casa del ‘‘Libro Total’’ recibió una inversión de $5.000 millones del programa de responsabilidad social de su empresa Sistemas y Computadores, SYC, y se convirtió en un regalo para la vida cultural de Bucaramanga.

El empresario Álvaro Navas demuestra con este proyecto que en Santander es posible hacer empresa, incluso en terrenos tan difíciles como la cultura y lanza un llamado a los líderes regionales para recuperar el espíritu empresarial que se está perdiendo.

Mientras explica que gracias a este proyecto SYC pasará de tener 1.200 a 6.000 empleos en los próximos años y que dará un giro en su estrategia empresarial del papel a Internet, cuestiona que Santander se esté quedando sin sus ideas empresariales más brillantes, y pone en el tapete al individualismo como el trasfondo de la crisis que está viviendo el empresariado de la región.

Vanguardia Liberal: ¿Cómo es que se puede tener en el mismo sitio un punto de recaudo de impuestos y una biblioteca?
Álvaro Navas.: Hay un ejemplo de un señor de 70 años que vino a pagar el impuesto. Se quedó en la casa y al otro día le suplicó al hijo que lo dejara venir a pagar el impuesto del carro del hijo.

Así funciona la casa. Muchas personas manifiestan que se sienten agradadas y que así pagarían hasta dos veces el mismo impuesto.
Y es que al lado de los recaudos, la gente tiene salas de exposición, bibliotecas, el libro virtual. Además se regalan libros, afiches y se tienen continuos programas culturales, artistas en vivo. Desde el agua aromática y el café, todo es gratis.

Esto comprueba que la cultura es sostenible al lado de cualquier proyecto productivo.

V.L.: ¿Cuál era el propósito de recuperar esta casa?
A.N.: Si nosotros no rescatamos esta casa podríamos tener un parqueadero. Esta era la casa de mis padres, donde yo nací. La misión era recuperar un patrimonio para no perder nuestra identidad.
Hoy en día en Santander estamos vendiendo nuestras empresas al mejor postor y creo que eso es un mensaje incorrecto para nuestra sociedad. Esta ya no se está volviendo una tierra de oportunidades sino una tierra para empleados, porque el espíritu empresarial está desapareciendo.

V.L.: ¿Qué cree que está pasando?
A.N.: Todas las iniciativas fabulosas que han tenido los santandereanos están en Medellín, Barranquilla o Bogotá.
Somos magníficos fundadores pero no somos capaces de sostener lo que fundamos porque no tenemos espíritu asociativo.
Nos hace falta crear una clase empresarial hábil en el comercio y en abrir puertas.

V.L.: ¿La idea de crear este centro de recaudo integrado con la parte cultural fue suya o la vio en algún lado?
A.N.: Esto es inédito. Hemos recibido visitas de muchas partes del mundo y de Colombia. En Bucaramanga es un fenómeno y cada día pueden estar pasando por  la casa entre 3.000 y 4.000 personas.

Prestadores de servicios

V.L.: ¿Esto quiere decir que el negocio funciona y se puede replicar?
A.N.: En los próximos años se van a construir por lo menos unas 15 casas como esta de Bucaramanga para cobrar impuestos, pagar subsidios y recuperar patrimonios culturales de una forma diferente.
Sistemas y Computadores es una empresa que en muy pocos años puede tener 5.000 ó 6.000 empleados trabajando en esto.

V.L.: O sea que se van a convertir en prestadores de servicios.
A.N.: Somos prestadores de servicios. Atendemos en 250 ciudades afiliaciones de seguridad social, en 32 departamentos a los contribuyentes de licores, cervezas y cigarrillos, con unos recaudos que pasaron de $1 billón a $4 billones.

V.L.: ¿Les va mejor que a las empresas de cobranzas?
A.N.: Nos va mejor que a una agencia de cobranzas. Sencillamente planteamos las cosas como se ven en esa casa y la gente viene.
¿Cuándo se había visto que alguien pagara el impuesto con una sonrisa?

V.L. ¿Ve cercana una ampliación de la casa actual?
A.N.: Se evaluaría pero me gustaría mucho llevar esta experiencia a Bogotá. Acá tenemos 1.200 metros cuadrados de construcción pero allá necesitaríamos unos 5.000 metros cuadrados en un sitio histórico como la Candelaria, que fuera la casa viva de Santander.

V.L.: ¿Ya se recuperó la inversión?
A.N.: El costo de esta casa fue cercano a los $5.000 millones pero se viene amortizando esa inversión. Yo creo que cada casa de las que se van a hacer en el país va a tener ese costo.
En esto se ha invertido desde la compra del predio, pasando por la remodelación y todo está conectado con el datacenter de la empresa en el Centro Empresarial Chicamocha que es un búnker impresionante.
La casa da empleo a unas 50 personas entre las que trabajan en atención al público y quienes realizan labores de alimentar el ‘‘Libro Total’’.

Negocio en Internet


V.L.: Precisamente hablemos de eso. ¿Qué saca un empresario con ponerse a alimentar un libro para la web?
A.N.: En primer lugar debo decir que una de mis aficiones que es la lectura, se ha visto muy bien compensada con este proyecto. Tiene algo de egoísta en la medida en que estoy haciendo una biblioteca en Internet con los textos que me gusta leer.
La empresa decidió apoyarla porque es una insignia de la misma compañía que le permite demostrarle a la comunidad qué es lo que sabe hacer.
Es como una especie de pasarela tecnológica de la compañía donde no desfilan modelos sino desfila nuestro ‘‘Libro Total’’.

V.L.: Es un proyecto que suena costoso. ¿Ha ganado algo con el ‘‘Libro Total’’?
A.N.: Ha ayudado a ganar contratos en Uruguay, Perú, Ecuador y en el país. El ‘‘Libro Total’’ es una manifestación de la capacidad técnica de la compañía.
Vamos a empezar a hacer el ‘‘Libro Total’’ del Perú, en próximos días el embajador checo viene a inaugurar el ‘‘Libro Total’’ de Franz Kafka y queremos hacer el ‘‘Libro Total’’ de México.

V.L.: ¿El negocio cambió. De ser editor de libro en papel hace una apuesta por la tecnología?
A.N.: La edición en papel hemos querido volverla una edición casi de lujo, Pastas duras, bajos tirajes. Y el gran tiraje es para Internet. Creemos que no es justo que estén compitiendo los libros con los bosques.

El ‘‘Libro Total’’ es un libro que ya no se puede hacer en papel porque no se podría oír la música, no se podría ver el arte, en papel no se pueden tener 10 ó 15 versiones del mismo libro.
En estos momentos, el libro tiene un millón 200.000 páginas, y el plan es llegar a los 5 millones este año. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad