viernes 19 de julio de 2019 - 9:19 AM

Este es Sebastián Morales, el octavo colombiano en clasificar a Tokio-2020

Soñó de niño con ir a unos Juegos Olímpicos. Hace tres años clasificó a Río-2016 y en Brasil se metió a la final entre los 12 mejores del trampolín de tres metros. Cuando regresó a Medellín no quiso descansar y ha trabajado cada día para hoy tener la recompensa, porque cuando falta un año para Tokio-2020, ya tiene asegurada su presencia en sus segundos Juegos Olímpicos.

Tiene 25 años de edad y ya lleva 19 años saltando desde un trampolín para buscar la perfección en cada movimiento. Es Sebastián Morales, quien cuando tenía seis años ya saltaba, pero en la pista de bicicrós. Sin embargo, todos los días pasaba a las piscinas a esperar a Adriana, su hermana, quien entrenaba nado sincronizado y así fue como empezó a conocer la piscina, el agua, pero sobre todo, el trampolín.

Solo pasaron meses para decidirse por dejar la bicicleta y meterse de lleno al agua. Empezó con tres días de natación y dos de clavados a la semana, pero su talento para saltar lo llevaron a cambiar de rutina y poco a poco se definió por los clavados, así como paso a paso, salto a salto, llegó al alto rendimiento.

Una vez entró y empezó a saltar en Medellín, Sebastián se quedó y emprendió el camino de la alta competencia, siempre representando a Antioquia y a Colombia con grandes resultados, como un noveno lugar del Mundial de Natación FINA en 2013 o las múltiples medallas de ciclo olímpico en Bolivarianos, Suramericanos y Centroamericanos.

Final de clavados en la modalidad de trampolín tres metros en los Juegos Olímpicos Río 2016.
Final de clavados en la modalidad de trampolín tres metros en los Juegos Olímpicos Río 2016.

La disciplina lo lleva cada día a una rutina de cinco horas en la mañana y cuatro en la tarde dedicadas a saltar, a perfeccionar cada movimiento, para ahora ser el octavo colombiano que se aseguró el tiquete para Tokio-2020 y el primero de un deporte diferente al atletismo.

Justo después de terminar la final del Mundial que le dio la clasificación anticipada, Sebastián dialogó desde Corea del Sur sobre este logro y sobre lo que viene, con los Juegos Panamericanos de Lima, pero también la intensa preparación para Tokio-2020.

- ¿Qué significa la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020?

Significa mucho porque la logro con un año de anticipación, algo que es muy bueno, que quería lograrlo desde que se acabó Río, porque es diferente clasificar con un año de anticipación para poder trabajar, es mucho tiempo para trabajar en los detalles de los saltos que de un siete se puede subir a un 8 e incluso un 8,5, que hacerlo en el preolímpico de tres meses antes de los Juegos, por eso estoy muy feliz de conseguir objetivos trazados.

Lea también: La contrarreloj de hoy abrirá las hostilidades

- ¿Cómo vivió esta competencia de la clasificación?

Estuvo muy buena, me sentí muy cómodo, fue como una oportunidad de demostrar lo que habíamos entrenado y fue muy bacana, a pesar de lo larga, porque eran cerca de 60 deportistas, con cerca de cuatro horas para hacer solo seis saltos, entonces debía saberla manejar en momentos de calentar, de descansar, de tener la mente en blanco y competir, para demostrar lo que sabemos hacer, por eso me la disfruté.

Para la semifinal, ya estaba más tranquilo, porque éramos solo 18, como un nacional en Colombia, entonces me mentalicé así, porque en Colombia cuando somos muchos somos 17 o 18, entonces era hacer las cosas bien y así clasificar a la final con cupo para Tokio.

Final de clavados en la modalidad de trampolín tres metros en los Juegos Olímpicos Río 2016.
Final de clavados en la modalidad de trampolín tres metros en los Juegos Olímpicos Río 2016.

- Y cómo sintió la final, ya con el gran objetivo olímpico conseguido...

Estaba muy contento por eso, pero quería estar entre los primeros para cerrar con broche de oro, pero la competencia estuvo muy reñida, lamentablemente fallé un salto con muy baja calificación, pero aún así estuve muy cerca de todos, con pocos puntos de diferencia, así que muy feliz por haber hecho esta final.

- ¿Cuál fue la clave para lograr el tiquete a la final y el cupo a Tokio?

La disciplina, el trabajo duro, la constancia, la dedicación, ser muy conscientes de lo que hacemos, así como tener el apoyo de ir al Grand Prix de Italia y quedarnos allá para entrenar, pues nosotros en Medellín entrenamos en piscina descubierta y en Italia teníamos la piscina cubierta, con un muy buen gimnasio, casi sólo para nosotros durante cuatro semanas y le sacamos el máximo de provecho.

- ¿Cambia mucho entrenar al aire libre que bajo techo?

Sí, porque pasar de la luz del cielo y del sol al techo que se ve más cerca, las luces también, un poco más oscuro, da algo de susto, así que esa adaptación en Italia, dar ese paso me permitió llegar más confiado al Mundial, para saber que lo hice durante un mes y ya era sólo una semana más.

Le puede interesar: Diez medallistas olímpicos al frente de la mayor delegación de Colombia en los Juegos Panamericanos

- ¿Cómo hacer para que la tranquilidad de la clasificación anticipada no juegue en contra en la preparación y participación en Tokio?

Al tener la meta de querer clasificar con un año de anticipación, no se puede permitir que la relajación o la tranquilidad juegue en contra, afortunadamente tenemos buenas competencias en lo que resta del año, entonces no tengo susto ni pienso que me vaya a jugar en contra, al contrario, quiero aprovecharlo al máximo, para pulir los detalles y desde ya prepararme, porque este año se va volando.

- ¿En qué cambia ahora el día a día con el tiquete ya asegurado?

Cambia un poco en el trabajo, porque ya no me preparo para clasificar, sino para la competencia de los Juegos Olímpicos, es diferente, porque no va a ser enfocada en pasar, no, ahora está focalizada en aprovechar las competencias como fogueo para llegar a la gran competencia, y también ayuda con los jueces, porque clavados es un deporte de apreciación, pues si al juez le parece que el salto es de siete, así no sea, lo da, porque es el juez y es de apreciación y al clasificar ya tengo presencia e imagen frente a ellos.

- ¿Qué expectativas tiene para Juegos Panamericanos?

Muchas, porque este año incluyeron la prueba de un metro en trampolín, lo que me da la oportunidad de pelear por una medalla más, es una competencia grandiosa, serían mis segundos Juegos y ya vimos en el Mundial a los rivales de México, Cuba, Venezuela, Chile, entonces ya vi quienes van bien y quienes tal vez no, así que voy muy animado y concentrado porque el Mundial pasó y en Lima el campeón también clasifica a Tokio, así que si logramos un segundo cupo para Colombia será muy bueno, por eso voy con el 100 % con Daniel Restrepo y tenemos una excelente representación en estas pruebas.

- ¿Y que queda para el resto de la temporada?

Aprovechar para entrenar, no podemos bajar la guardia con Juegos Nacionales y desde ahí poner la cabeza en Tokio, focalizado y esto a penas comienza y este años se pasa volando y hay que trabajar desde ya.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad