domingo 07 de junio de 2009 - 10:00 AM

Expertos en patinaje con marca santandereana

Desde muy pequeño Andrey  Arturo Gómez vio como su padre dedicaba día y noche al trabajo en la fábrica de zapatos, con la que siempre había mantenido a su familia.

Incluso en las tardes cuando llegaba del colegio luego de hacer las tareas se dedicaba a ayudarle a su padre en la labor.

De ahí, justo cuando tenía 17 años comenzó a tener su propio negocio. 'Mi papá me dijo que le ayudara con las correas y cinturones, entonces yo me encargaba de hacer los diseños, de cortar el cuero y armar las correas y mi papá me ayudaba vendiéndolas a la vez que vendía los zapatos'.

Sin embargo, el esfuerzo familiar no fue suficiente para mantener la empresa y de un momento a otro su padre se vio en la obligación de cerrar la fábrica. Fue entonces cuando Andrey puso a prueba su creatividad y emprendimiento y analizando cada una de las oportunidades que se le presentaban decidió iniciar una nueva empresa.

'Mi hermana menor era patinadora y cuando la acompañábamos a los entrenamientos nos dimos cuenta de que la mayoría de los patinadores no tenían un maletín adecuado para llevar todos los implementos, y de ahí nació la idea de la nueva empresa', recuerda Andrey.

Debido a que desde pequeño se había caracterizado por ser un niño muy activo sus padres habían hecho que Andrey practicara deportes como el  taekwondo, fútbol y natación, entre otros, con el fin de que 'se ajuiciara un poco', como lo dice el mismo Andrey.

Esta disciplina deportiva, que ya había adquirido Andrey, fue uno de los principales eslabones para iniciar la cadena de triunfos que tendría como empresario. Andrey comenzó a asistir a todo tipo de eventos de patinaje para ofrecer los maletines, que él, con la ayuda de sus padres, diseñaba y producía.

 'Con mi mamá los cosíamos y con mi papá nos íbamos en moto hasta donde fuera el evento. Nos íbamos con 20 ó 25 maletines y los vendíamos todos. Con el paso del tiempo nos fuimos dando a conocer en los clubes del país y recibíamos uno que otro pedido', recuerda.

En 1997 cuando la empresa comenzaba nuevamente a progresar, decidieron que se llamaría AY Sport. 'El nombre salió luego de una lista de propuestas. Habíamos pensado en Andrey Sport, Andrey Bags, pero finalmente nos dimos cuenta que queríamos especializarnos en la línea deportiva, y nos quedamos con AY Sport'.

Con tan sólo 20 años, Andrey estaba al frente de su propia empresa. Al principio sólo trabajaban con él sus padres y dos primas. 'No teníamos mucho capital para el funcionamiento de la empresa, porque veníamos de una crisis. Entonces tuve que vender la moto, para poder comprar materia prima y poder comenzar a atender los pedidos de los maletines que cada vez eran mayores', recuerda Andrey.

Además  incursionaron en la fabricación de lycras para patinaje y elaboraron el primer uniforme de presentación para equipos. Y a pesar de que la empresa ya tenía un reconocimiento especial entre los deportistas, aún no era suficiente para hablar de una empresa económicamente rentable. 'Sin embargo para mi eso no era un impedimento. Con mis conocimientos de taekwondo, sacaba tiempo para dictar algunas clases y lo que me pagaban lo invertía en la empresa, porque estaba seguro de que nos iba a ir muy bien'.

Avance y posicionamiento


En 2001 la empresa tuvo un gran avance gracias a la incorporación de una nueva tecnología en la elaboración de las lycras para patinaje. Con la técnica transfer las lycras se hacen de una sola pieza y no con costuras, por eso comenzaron a ser los más apetecidos en el mercado.

Ya para 2003 la empresa contaba con 20 empleados, los cuales se encargaban del diseño y fabricación de lycras y maletines que eran distribuidos en todas partes del mundo. En 2004, AY Sport fue el fabricante de los uniformes de la selección Colombia que viajó a Italia, y desde entonces la internacionalización y el reconocimiento de la empresa no se ha detenido.

Ese mismo año, fueron los patrocinadores de la selección Santander que viajó a un campeonato de patinaje en Mar del Plata, en Argentina, y gracias a esto lograron establecer contactos con grupos de Venezuela y Chile, países para los que actualmente se envían sus productos. Además a través de su página en Internet, también han logrado llegar a otras ciudades del país y del mundo.

Para Andrey es un orgullo ver como a su corta edad logró convertir a AY Sport en una empresa de más de 12 años de experiencia en la fabricación de elementos deportivos y que además fue pionero en la especialización en la línea del patinaje en todo el país.En el 2007, la empresa de este joven santandereano fue la encargada de vestir al 70% de los patinadores que participaron en la Copa América que se realizó en Barrancabermeja.

Andrey asegura que el éxito de su empresa se lo debe a la disciplina con la que todo su equipo trabaja. Él desde muy temprano está en la oficina, y también es el último en irse, pues no se quiere perder ni un segundo de la producción de su empresa, para verificar que cada uno de sus procesos se realicen de la mejor manera.

'Tenemos un equipo de trabajo fortalecido y responsable. La mayoría están desde el comienzo y lo que tratamos es de mantener el mismo equipo, pero ir ofreciéndoles posibilidades de ascenso para que ellos se sientan como parte de la empresa y así todos vamos progresando de acuerdo a nuestro esfuerzo y trabajo', señala el empresario. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad