domingo 08 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Indicadores económicos encienden las alarmas

Los indicadores económicos del país han generado que se enciendan las alarmas sobre el futuro inmediato y a mediano plazo.

Pronósticos de crecimiento por debajo del 3%, tasa de desempleo de más de 14%; una desaceleración de la construcción por encima del 30%, caída de la producción en un 10%, entre otros, han comenzado a preocupar a todos los sectores productivos, e incluso se ha empezado a escuchar con verdadero pánico la palabra 'recesión'.

Para los expertos, las proyecciones para lo que será 2009, son de absoluta incertidumbre. Incluso, el Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, basándose en las más recientes cifras, tuvieron que revisar sus pronósticos. El primero estima un crecimiento del 3% anual; sin embargo, el Emisor dejó un margen de entre 1% y 3%, lo que hace pensar que definitivamente nadie está seguro sobre lo que vendrá.

Panorama nada alentador

Para el catedrático y economista Eduardo Sarmiento, efectivamente el panorama que ofrecen los actuales indicadores económicos no es nada alentador.
Según Sarmiento, 'aunque el país no quiera oírlo, estamos en recesión desde noviembre del año pasado'.

En su opinión, 'este año los indicadores dicen que la situación se mantendrá con tendencia a agravarse, pues se evidencia un deterioro acelerado sumado al cierre de los mercados internacionales'.

Para el catedrático, una economía como la colombiana, fundamentada en exportaciones, solo podría colapsar ante la caída de las economías del mundo que soportan sus ventas externas.

'La situación es crítica y no creo que haya tocado fondo', puntualizó Sarmiento.

Para la analista e investigadora Alejandra González, de Corficolombiana, los indicadores actuales muestran una situación preocupante. 'Hay deterioro en todas las variables, lo que hace pensar que hay que revisar el pronóstico de crecimiento, que posiblemente será a la baja'.

González asegura que los índices que vienes en 2009 serán muy bajitos, pero no cree que lleguen a tener indicios de recesión.

'A favor hay varios factores; primero la expectativa de devaluación, porque somos un país exportador y lo que ganemos a la hora del cambio es favorable para el país, a pesar de la disminución en las ventas internacionales. El segundo factor es la fortaleza del sector financiero, que hace pensar que evidentemente no nos pasará como a Estados Unidos', dijo.

Pero evidentemente, agregó, hay una clara desaceleración y la recuperación no será rápida, sino poco a poco.
'Un aspecto que me preocupa mucho es el empleo, y el Gobierno debe tomar muy en serio la cifra de 14,2% divulgada recientemente. Pues este número en el escenario actual es aterrador porque el ingreso disponible cae y eso hace que las decisiones de consumo, especialmente a largo plazo, no se den, como la compra de vivienda', dijo Alejandra González.

Según el Departamento de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, el deterioro de la producción industrial, el comercio minorista y el transporte de carga a diciembre de 2008 anticipan que la desaceleración económica en 2009 será superior a la inicialmente estimada por el mercado y el Banco de la República.

Los investigadores de la entidad, estiman que 'durante el primer trimestre de 2009 la actividad industrial continuará contrayéndose. Según nuestras proyecciones, en enero la producción industrial caerá 5.8% y en febrero lo hará 10.7%. En marzo habrá una recuperación de 5.56%, sin embargo, en lo corrido del año esta recuperación no será constante'.

Ola de pánico

Sin embargo para Julián Cárdenas de la firma Corredores Asociados, aunque evidentemente las cifras son desalentadoras, la desaceleración era un fenómeno esperado, pero incrementado por el pánico generado por la situación en los mercados de Estados Unidos, Europa y Japón.

'En 2007 tuvimos un ciclo de expansión, ahora el proceso es de desaceleración que puede durar un año y medio más. Yo, personalmente, creo que 2010 no será tan malo y estabilizaremos el crecimiento en 5%; pero en 2009 será de 2,5 o incluso 2%', dijo Cárdenas.

Según el analista, Colombia no está en recesión, pero 'no hay que hacer fiesta. Hay que proteger nuestros recursos pero no entrar en pánico y sobreprotegerlos', explicó.

'Evidentemente las cosas no están tan bien como antes; pero hay especulación y pánico, pues las noticias negativas sobre lo que ha ocurrido en el mundo han llegado al país y los empresarios no han mantenido la calma, sino que han adoptado medidas defensivas', aseguró Cárdenas.

En su opinión, las expectativas de la gente han generado temor, tomando medidas proteccionistas, y esto influye, en cierta forma, en la desaceleración de la economía.

De acuerdo con Cárdenas, un grave problema está en los altos índices de desempleo, que según sus pronósticos podrían aumentar hasta llegar al 15 ó 16% a finales de año.

'Esperamos que el recorte de las tasas de interés que hizo el Banco de la República ayude a descompensar esa tendencia', agregó.
Los analistas del Banco de Bogotá, coinciden en que de los indicadores el que más preocupa actualmente es el del empleo, pues ello augura un debilitamiento en el mercado laboral a lo largo del año 2009.

'La reducción reciente en el número de empleos debería continuar durante los próximos meses, particularmente, si se tiene en cuenta la débil dinámica productiva en sectores como la industria y el comercio, cuya participación en el empleo total ascendió a cerca del 40% durante los últimos tres meses. A lo anterior, se suma la percepción de escepticismo respecto a las medidas anunciadas por el Gobierno para estimular la generación de empleo', explicaron analistas de la entidad.

Aseguraron a su vez que el debilitamiento del mercado laboral incidiría, a su vez, en una reducción importante en el ingreso disponible de los hogares, lo cual confirma la expectativa de una fuerte desaceleración del rubro de consumo en los próximos trimestres.

'En este escenario, cabe esperar que el Banco de la República mantenga la política de reducción en las tasas de interés en los próximos meses, buscando reducir el costo del crédito y, así, estimular el consumo de los hogares', dijeron.
 
Moderado optimismo

Para Hernán Avendaño Cruz, director de Investigaciones Económicas de Mincomercio, aunque las nuevas revisiones de proyecciones macroeconómicas bajan más las tasas de crecimiento esperado e indican que todas las regiones del mundo serán afectadas, en el caso de Colombia hay razones para un moderado optimismo.

'En primer lugar, la desaceleración reciente del crecimiento responde a la política antiinflacionario de los años recientes. A diferencia de la situación de las economías desarrolladas, es evidente que la política monetaria tiene un amplio margen de maniobra. El cambio de postura de la Junta Directiva del Banco de la República, con una reducción de 200 puntos básicos en su tasa de intervención entre diciembre y febrero, puede tener repercusiones positivas en la demanda agregada y amortiguar parte de los efectos de la crisis en el comercio internacional', dijo.

Agregó que además, la política fiscal también tiene algún margen de maniobra. 'El gobierno actuó con gran oportunidad para asegurar la financiación del presupuesto de 2009 y tiene previsto el desarrollo del plan de infraestructura, con obras que en su mayor parte ya están financiadas', dijo. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad