miércoles 17 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Inter y Mourinho dieron la sorpresa en Londres

Inter de Milán y CSKA de Moscú, que no partían como favoritos en sus eliminatorias de octavos de final de la Liga de Campeones de fútbol, se clasificaron ayer para cuartos, apeando fuera de casa al Chelsea y el Sevilla, respectivamente.

En el duelo estelar del día, el campeón italiano superó por primera vez en cuatro años la barrera de los octavos, gracias a su gran triunfo por 1-0 en el campo del Chelsea, que en las tres últimas ediciones había sido dos veces semifinalista (2007, 2009) y una finalista (2008).

El partido tenía como interés añadido el regreso del entrenador portugués del Inter, José Mourinho, al estadio de Stamford Bridge, de donde salió en extrañas circunstancias en setiembre de 2007, poco después del inicio de aquella temporada.

El único tanto llegó en la recta final, cuando el camerunés Samuel Eto’o (78) recibió un centro largo del holandés Wesley Sneijder y batió con un disparo raso al joven arquero Ross Turnbull, imponiéndose en el simbólico ‘duelo africano’ al marfileño Didier Drogba, del Chelsea, expulsado en el minuto 86.

Los italianos fueron de menos a más en el encuentro y, tras verse en serios apuros durante la primera mitad y al inicio de la segunda, aprovecharon los nervios de la formación londinense para atacar en la parte final y conseguir un segundo triunfo sobre los ‘Blues’, después del 2-1 a la ida en San Siro.


Sevilla afuera

La Liga española aún no tiene ningún equipo en la próxima fase, ya que el Sevilla dijo adiós al principal torneo europeo con una inesperada derrota en su propia casa por 2-1 ante el CSKA Moscú.

Tras la caída la pasada semana del Real Madrid ante el Lyon y la del Atlético Madrid en la fase de grupos, sólo el Barcelona, que juega hoy la vuelta de octavos en casa ante el Stuttgart (1-1), podría salvar el ‘honor’ del campeonato, con una única presencia en cuartos.

En la capital andaluza, el Sevilla, que partía con un favorable 1-1 de la ida de Rusia, se estrelló ante un CSKA que supo estar a la altura en los momentos clave.

Los dos equipos estuvieron muy conservadores en la primera parte, pero en la parte final de la misma consiguieron abrir el marcador, primero los rusos con el checo Thomas Necid (39), con un tiro pegado al palo derecho, y luego los locales por medio del argentino Diego Perotti (41), tras un centro de Jesús Navas.

El tanto que abrió las puertas de los cuartos a los moscovitas llegó por un error del arquero Andrés Palop, que dudó entre despejar con los puños o atrapar un tiro lejano del japonés Keisuke Honda (55), cuyo intento terminó en las redes sevillanas ante la incredulidad de la hinchada local.

 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad