domingo 25 de enero de 2009 - 10:00 AM

Las caras de la discordia

La propuesta de intervenir artísticamente el Cañón del Chicamocha tallando los rostros de algunos próceres de la independencia de Latinoamérica, encendió las alarmas en distintos sectores de Santander.
 
La idea del artista santandereano Jaime Guevara, similar a la polémica obra realizada en el Monte Rushmore, en la ciudad de Dakota del Sur, donde se esculpieron los rostros de cuatro ex presidentes de los Estados Unidos, tiene a expertos del turismo, la cultura, el medio ambiente, la geología y el Gobierno Departamental en posiciones encontradas.


¿Qué pierde y que gana Santander con la construcción de este proyecto? Vanguardia Liberal encontró voces a favor y en contra de la propuesta.  

Jaime Guevara, pintor y escultor santandereano con más de 40 años de carrera artística, quiere dejar una huella histórica en todo el país: esculpir en el Cañón del Chicamocha los rostros de varios próceres de Latinoamérica, específicamente en la Meseta de Géridas, cerca al municipio de Los Santos. La obra se llamaría, 'Grito de Libertad'.

'Hasta ahora estamos terminando de armar este rompecabezas', afirma Guevara, quien sigue buscando asesoría para realizar los estudios ambientales, geológicos y de sostenibilidad del proyecto.

A la par, pide respaldo nacional e internacional para financiar su propuesta y abre la posibilidad a los interesados para que la nutran.

Pero ha recibido fuertes críticas, como la publicada el 11 de enero por la columnista María Jimena Duzán en la revista SEMANA: 'Sacrificar la hermosura de esa montaña para hacer allí un monumento esculpido por un pintor que nadie conoce y que promete ser un atropello estético, no sólo es una insensatez sino un acto de contaminación visual que difícilmente lo perdonaría la comunidad internacional, que se preocupa por la preservación del medio ambiente'.

Pero esto no lo detiene. 'Si veo que el proyecto atenta contra el Cañón, no lo hago, pero hasta que no lo vea inviable no lo descarto', afirmó Guevara.

Ya sea tallando la piedra, esculpiendo los rostros en bronce o hierro y colgándolos de la meseta, Jaime Guevara asegura que las caras de Antonia Santos, el cacique Guanentá, José Antonio Galán, Simón Bolívar y José Martí, entre otros, son el principal símbolo para construir en Santander un punto de partida en América.

'Nuestra misión es que en Santander se construya un encuentro no solo turístico sino latinoamericano, que sea un punto de partida para unir a los países, que sea cultural, sociocultural, socioeconómico. Colombia es un sitio estratégico para estos proyectos', aseguró el artista.

La opinión sobre las caras de la discordia

LOS SUELOS
El reto de esculpir la naturaleza  


'Es un desafío moldear estas rocas a pesar de que son homogéneas y de material resistente', afirma Juan Diego Colegial, director de la Escuela de Geología de la UIS. 'Si eso queda bien hecho es una cosa única que no se encuentra en ninguna parte del país'.

El geólogo asegura que el proyecto debe estar apoyado desde la geotecnia (donde se estudia la interacción del suelo con las estructuras o proyectos que se quieran construir).  

Colegial explica que en la zona no hay registro fósil. 'Lo que sí se perdería son unas manchas y juegos de sombras que son producidas por la roca, lo que le hace dar unas formas que llaman la atención. Es un poco de todo y es historia'.

Carlos Andrés Sarquez, también geólogo, dice que el proyecto traería desarrollo turístico para la región y asegura que el terreno es viable para la talla de las caras. 'La zona cuenta con areniscas que son parecidas a las que se trabajan en Barichara para hacer la talla'.

EL TURISMO
crear una propuesta turística articulada

'El atractivo turístico es el Cañón. Antes de intervenirlo debe hacerse una evaluación de la sostenibilidad. Manifestar si es bueno o malo puede obedecer más a un gusto que una cuestión técnica', expresa Luis Gustavo Álvarez, experto en turismo.  

Andrea Cote Navarro, máster en Turismo y Patrimonio, asegura que lo primero que hay que hacer en la zona es gestionar lo que ya se tiene. 'Se necesita que lo que ya se hizo funcione como una estrategia de carácter territorial. Hay que crear, diseñar y desarrollar rutas de turismo para que la gente conozca los cultivos de tabaco, la cultura del río, las posadas y senderos que tienen los pueblos aledaños al Cañón'. Y añade: 'los monumentos son válidos en la medida que expresen el sentir y la necesidad de un pueblo. Todos los proyectos deben involucrar a la comunidad para que la gente haga parte del proyecto, para  que la gente tenga un beneficio y una mejor calidad de vida'.

Así serÍa el monumento
‘Grito de Libertad’


Cada una de las cabezas mediría 70 metros de alto y aproximadamente 60 de ancho. Serían esculpidas en la Meseta de Géridas, ubicada a 1.200 metros sobre el nivel del río Chicamocha, y ocuparían entre 7 y 14 hectáreas.  El proyecto es liderado por la Fundación Monumento a Latinoamérica del Cañón del Chicamocha, ubicada en Charalá. El lugar tiene como misión rescatar la historia de la región.  

EL MEDIO AMBIENTE
Una propuesta que encaje dentro de lo ambiental


 'El Cañón del Chicamocha es una zona de desarrollo económico y turístico'. Así lo afirma Ariel Osorio Galván, director ejecutivo de la organización Corpoaires, que junto a la Corporación Autónoma de Santander, CAS, y la Gobernación del Departamento, adelantó un inventario para conocer las condiciones ambientales de la zona y así lograr la declaratoria como área de manejo especial dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, Sinap.

'Lo más importantes es la conservación del lugar, de los bosques y las especies endémicas como el Cacao Indio, que sólo se encuentran en el lugar. Un proyecto como estos debe adaptarse a la propuesta de conservación'.

Por su parte, Adriana Sofía Albesiano, especialista en Biología Sistemática y quien adelantó un estudio sobre la vegetación del Cañón del Río Chicamocha, asegura que a primera vista, con este proyecto, se verían afectados tanto el componente florístico como el faunístico, en lo que se refiere a la disminución de la representatividad taxonómica (parentesco entre los organismos y su historia evolutiva), cobertura vegetal, hábitat e interacciones planta-animal.
'En el Cañón existen especies que son endémicas, es decir, que sólo las vamos a encontrar allí', afirmó.

El biólogo Édgar Javier Rincón, insiste en realizar un riguroso estudio ambiental del lugar. 'En el Cañón hay plantas aromáticas de diferentes tipos, especies de ceibas que son exclusivas de esta zona que hasta cierto punto se podrían ver afectadas. La obra me parece viable, puede atraer recursos y conservar el lugar, pero debería pensarse en una infraestructura no muy grande'.

¿OBRA DE ARTE?
Por un legado cultural propio


¿Qué se le puede rescatar a este proyecto? María Jimena Duzán, columnista, dice: 'No le rescato nada. Es demasiado hermoso el sitio. El cañón es una hermosura que hay que preservar y no se le puede cambiar la forma a las montañas, es un atentado ecológico y visual'.

'Este proyecto, que está inspirado en lo norteamericano, es una idea poco original, absolutamente fuera de contexto y peor aún cuando toma un esquema agringado de lo que es el paisaje'. Así describe Germán Toloza, decano de la facultad de Bellas Artes de la UIS, la propuesta de Jaime Guevara.

'El reconocimiento histórico a los próceres no necesariamente tiene que hacerse de una manera tan salvaje, en un ícono tan representativo para los santandereanos y los colombianos', asegura Toloza.

'Si se quiere hacer algo se debe hacer una convocatoria con los escultores colombianos, que propongan algo hermoso, que recoja una simbología desde el arte y la naturaleza'.

Jesús Antonio Moreno, arquitecto y vicepresidente de la Fundación Tierra Viva, afirma que la talla de la meseta acabaría con el entorno.

'La mejor obra es no hacer nada. Toda nuestra historia artística está llena de copias. Uno debe copiar lo bueno. No tiene sentido copiar algo para dañar algo', ultima Moreno.

Otra propuesta por ejecutar

El Secretario de Desarrollo Social del Departamento, Juan José Landines, asegura que desde su área no tiene ningún compromiso con el escultor y su proyecto.

 'Ya habíamos previsto  a lo largo de la ruta comunera, la de Soto y la de Mares, otra propuesta con esculturas alusivas a la gesta comunera. Es una propuesta que se tiene desde el año pasado y está pendiente de ejecutar este año'.

Luis Fernando Cote Peña, Secretario de Gobierno de Santander, afirma que desde lo personal e institucional, 'estamos para ayudar en todo lo que mejore y beneficie a la dinámica turística del Departamento y por otra parte al desarrollo artístico y profesional de nuestros artistas'.

'Me parece que sería apriorístico decir que afecta o no afecta ambientalmente este proyecto porque no tengo el documento de este estudio. Vale la pena ver formulado el proyecto con esos componentes, estudiarlo y de las conclusiones que se deriven de los expertos, tomar decisiones'.   

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad