miércoles 06 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Manchester defenderá su corona en Roma

El defensor de la Copa de Europa, un Manchester United arrollador y más favorito que nunca, hizo añicos en el ‘Emirates Stadium’, el perenne sueño europeo de un Arsenal impotente, al que sentenció ya en el primer tiempo y aplastó con un 1-3 que lleva al campeón directo a otra final de la Liga de Campeones.

La solidez, la efectividad, la magia que han coronado las últimas tempo­radas al once de Alex Fer­guson dieron pocas opciones a su anfitrión. El líder de la Premier anuló de un plumazo, y en menos de 15 minutos, cualquier intento de su rival por ha­cer burla a los pronósticos.

Esta vez no funcionaron el entusiasmo, las ganas y la combinación de talento y juventud de la que tanto presume Arsene Wenger. El Arsenal no pudo con un United que desde el arranque esgrimió sin mácula sus armas más poderosas y que silenció las gradas con las estocadas milagrosas de sus 'Ronaldos' y sus 'Rooneys'.

Wenger ordenó a su joven artillería en un 4-3-2-1 que salió enfilada a la meta de Van Der Sar des­de el silbato inicial. Los ‘gunners’ tuvieron un comienzo prometedor. Centrados, confiados, se hicie­ron con la pelota, mientras el United aguardaba su momento.

Y llegó, sin tardar demasiado. En cuestión de instantes, el Manchester neutralizaba la energía de su anfitrión.

El Arsenal, un club que atraviesa en la Premier un momento dulce, con 21 partidos sin perder, encajaba un doloroso revés a los 8 minutos de partido. Gol del coreano Ji-Sung Park.

Sin esperar más de tres minutos, el portugués Ronaldo arremetió con un impresionante golpe franco ante el que poco pudo hacer Manuel Almunia.

El paso por vestuarios no mejoró el destino de un Arsenal cada vez más alicaído, rendido ante la evi­dencia y sabedor de que los minutos se agotaban para desplegar la ha­zaña que le salvaría de la eliminación.

La pesadilla del Arsenal continuó. Y el artífice de los peores sueños del equipo de Wenger, prácticamente rendido a lo evidente, fue, otra vez, Ronaldo, omnipresente en esta semifinal, que remató con éxito una jugada comenzada por Park, que pasó por Rooney y desembocó en el jugador luso. Fue el tercer tanto del United.

Una pena máxima concedida al Arsenal, que transformó en gol al minuto 76 el holandés Robín Van Persie, puso cifras concretas al marcador. Que dejó al Manchester United listo para la final del 27 de mayo en Roma.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad