jueves 16 de abril de 2009 - 9:12 AM

Medellín derrotó a Sao Paulo y vuelve a soñar en Libertadores

Tremendo regalo se dio esta noche Independiente Medellín en la celebración de sus 96 años de existencia: el triunfo 2-1 sobre Sao Paulo, tricampeón de la Copa Santander Libertadores.

Con un primer tiempo lleno de magia, fútbol ofensivo y goles, y con una etapa complementaria en la que sobró personalidad, temperamento y actitud, el conjunto antioqueño logró los tres puntos que necesitaba con urgencia para continuar vivo en el torneo continental.

Diego Cabrera

Esas anotaciones de Diego Cabrera (15') y Rafael Castillo (26') le devolvieron la confianza al Poderoso y lo pusieron de nuevo a soñar con avanzar a la tercera fase del certamen internacional.

La fiesta que había empezado al mediodía con la inauguración de la nueva sede del Universo Rojo (la tienda deportiva del club) continuó con la energía positiva que se desbordó desde las graderías del estadio Atanasio Girardot y se remató ganándole a uno de los grandes de Suramérica.

Ya que así el elenco brasileño haya venido con una nómina alterna, nunca dejó de atacar y con el descuento tempranero de André Lima (39') generó en el estadio mucho nerviosismo, el cual fue cediendo ante la táctica y la seguridad mostrada por el local en su zona defensiva.

El partido fue abierto y vistoso para los 14.470 aficionados que acudieron a la quinta fecha del Grupo 4, pero el Poderoso lo ganó debido a que sufrió una metamorfosis positiva en un tiempo récord de tres días y gracias a ello no solo se afianzó en el segundo lugar de su llave (llegó a 7 puntos, tres menos que el líder Sao Paulo), sino que continuó como uno de los cuatro oncenos invictos en el torneo.

Aunque las opciones de gol fueron escasas en el segundo tiempo para ambas escuadras, el buen primer tiempo con el repunte de la mayoría del grupo (en especial de John Javier Restrepo y Juan Guillermo Cuadrado, quienes hicieron los pase gol de su equipo) fue suficiente para hacer públicas las intenciones de protagonismo del Independiente Medellín.

Ganar era la urgencia del onceno antioqueño y en esta ocasión lo logró con sobrados méritos, ya que los auriverdes salieron a proponer fútbol, fueron dueños del balón en el segundo tiempo y de la mano de Eduardo Costa y Dagoberto produjeron mucha angustia.

La de esta noche fue una victoria 2-1 con sabor a clasificación y la mejor demostración de que el Poderoso sí tiene con qué agradar y conseguir buenos dividendos en el fútbol internacional.

Gracias a ese cambio el Medallo, además de jugar bien, recuperó la confianza de su fanaticada regalándole en el cumpleaños 96 el primer triunfo en esta fase y poniéndose a un paso de la siguiente ronda de la Copa Santander, la cual asegurará la próxima semana ganándole al Defensor de Uruguay.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad