lunes 04 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Prueba de campeones

Todos los competidores de la Primera Gran Media Maratón Internacional en Silla de Ruedas, sin excepción alguna, fueron campeones.

Cada corredor representó una historia de vida y así lo sintió la comunidad de Piedecuesta, Floridablanca y Bucaramanga, que salió a las calles a alentar a los deportistas. Un esfuerzo casi sobre humano les permitió a estos valientes demostrar que la incapacidad sólo está en la cabeza de algunos y con pundonor coronaron la meta en el estadio ‘Alfonso López’.

La prueba

Muy temprano el parque principal de Piedecuesta acogió a los corredores de silla atlética o de carreras y hanciclyng (cicla de mano). Después de los actos protocolarios, los deportistas subieron por la calle 10 y el calor humano se evidenció desde los primeros metros de recorrido.

Ya en la autopista, los cerca de 50 participantes que salieron desde la ‘Villa de San Carlos’ se ubicaron, y después de la señal empezaron su travesía de 21 kilómetros.

Desde los primeros metros el mexicano Alfonso Zaragoza y el venezolano Juan Valladares salieron con todo y fueron los encargados de imponer el ritmo.    
Hasta Cañaveral la carrera sólo tuvo esos dos protagonistas, pero en el primer gran descenso el piedecuestano Ramiro Bermúdez los alcanzó y de ahí en adelante la puja fue entre los tres.

Aunque el sol bendijo la prueba, por momentos se convirtió en el peor aliado de los deportistas, al punto que algunos pensaron en renunciar, pero su coraje fue más poderoso.

Después del viaducto ‘García Cadena’, el ascenso para llegar a la carrera 27 marcó el desenlace final y el mexicano Zaragoza logró la ventaja suficiente para llegar primero a la meta.

Un campeón olímpico


La participación del paisa Elkin Serna, medallista de plata en los Juegos Paralímpicos de Beijín, sin lugar a dudas engalanó la competencia de los atletas visuales.

Y como su visita no fue de paseo, desde que salió la competencia en Papi Quiero Piña se puso al frente y no soltó la punta.

Con un paso arrollador superó a sus rivales y demostró que los logros en su carrera deportiva son producto del trabajo y la dedicación. La grata sorpresa en esta categoría fue el desempeño del santandereano Uriel Olave, quien logró un honroso segundo lugar a poco más de tres minutos del campeón.

Todos los deportistas terminaron y eso fue lo más importante, pues centenares  de personas les demostraron su admiración con aplausos… tal vez el reconocimiento más sentido.

La competencia fue tan exitosa que las autoridades departamentales y nacionales se comprometieron a hacerla anualmente, buscando convertirla en uno de los eventos deportivos más importantes de Colombia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad