viernes 23 de junio de 2017 - 3:39 PM

¿Qué puede esperar Santander en los próximos Juegos Nacionales?

Las ligas deportivas de Santander se agremiaron, con el fin de buscar soluciones para todos los deportes y deportistas por igual, pues las dificultades y obstáculos son iguales para todas.
Escuchar este artículo

Con poco más de 18 meses para los Juegos Deportivos Nacionales 2019, que se desarrollarán en Bolívar, el deporte santandereano, a través de las Ligas, ya empieza a visualizar su futuro pensando en mejorar las actuaciones pasadas. Sin embargo, como ya es costumbre, se encuentran con los mismos problemas de siempre; ausencia de apoyo, falta de escenarios, insuficiente contratación de entrenadores y deportistas, entre otras cosas.

Y la primera acción concreta fue la creación de la Asociación de Ligas Deportivas de Santander, Alidersan, entidad que por ahora aglutina a las ligas de atletismo, baloncesto, bolo, boxeo, esgrima, gimnasia, judo, karate, lucha, natación, triatlón, voleibol y wushu, y que tiene como presidente a Carlos Arturo Peña Blanco, expresidente de la Liga de Boxeo y actualmente miembro de la Federación Colombiana de Boxeo.

“Acá hace falta mucho apoyo, y no sólo para el deporte competitivo, sino para el formativo. Cada liga trabaja lo mejor que puede, pero si no cuenta con el respaldo de los institutos de deporte y de la empresa privada, vamos a seguir mal”, señaló Peña Blanco.

Según el dirigente, además del apoyo, otro tema importante es el de los escenarios. “Un ejemplo claro son los de gimnasia y atletismo, disciplinas que prácticamente no tienen en dónde entrenar”.

Y agregó: “el Inderbu, que siempre había trabajado de la mano de las ligas, ahora cambió su metodología de trabajo, llevando instructores a los barrios, pero son jóvenes licenciados en educación física, que están recién egresados de la universidad y que conocen aspectos generales de los deportes, que no está mal, pero y ¿qué pasa entonces con las escuelas de formación que se manejaban con las ligas?”.

Las vicisitudes

En el caso de gimnasia, su presidenta, Fanny Luna, anotó: “la realidad de la liga es que hace dos años tuvimos que salir de nuestro escenario por el tema de las obras de reforzamiento en los escenarios de la Villa Olímpica, y duró un año sin que le pusieran un dedo, pero solo hasta el año pasado, cuando hablamos con el actual director del Indersantander, Carlos Díaz, fue que realmente trabajaron en él”.

Sin embargo, la obra que se hizo no fue la que inicialmente estaba presupuestada. “Se hizo una reforzamiento a nivel metálico y no de concreto como se justificó inicialmente. En el contrato inicial se hablaba de un reforzamiento con zanjas que debían tener una profundidad específica en cada pared, hacer muros y eso no lo hicieron, lo que se hizo fue la postura de unos elementos metálicos cruzados, no el planeado, no sé qué tan seguro sea eso que hicieron, no sé si valió la pena, o lo hicieron para justificar un gasto que dejó la administración pasada”, recalcó la dirigente de gimnasia.

A lo anterior hay que agregar que durante los trabajos de reforzamiento en el coliseo de gimnasia, hubo un incendio en junio del año pasado que consumió el foso de espuma y tres aparatos educativos.

“Perdimos el foso de espuma, y tres aparatos anillas, barra fija y barras asimétricas, y esta es la hora que nadie nos ha respondido por eso. El año pasado hicimos el avalúo de los daños causados que ascendieron en ese momento a $84 millones y que ahora seguro que están más caros, porque son elementos importados y con el precio del dólar y el aumento del IVA”, puntualizó Fanny Luna.

Y agregó: “hablé con el ingeniero de la Unión Temporal que estaba haciendo las obras y me dijo que no tenían plata, que eso le había dado pérdidas, me dio a entender eso, y me preocupa porque no sé quién me va a responder por esa implementación”.

Apoyo institucional

En el tema del apoyo por parte de los entes del deporte local y regional, la dirigente señaló en primera instancia que de parte del Inderbu no han recibido apoyo este año.

“En 2016 apoyaron al final del año con un contrato de escuelas de formación por dos meses, pero este año no, pues cambiaron la metodología, ya no son los especialistas de la disciplina, sino que ahora contratan licenciados recién egresados que tienen nociones generales de cada disciplina deportiva, y no contratan a especialistas de cada deporte, las escuelas de formación, que son nuestro semillero, ya no funcionan, pues las personas que contratan las llevan a los barrios y hacen clases de gimnasia, pero no es lo mismo”.

“Y está bien que vayan a los barrios, porque la mayoría de los deportistas salen de los estratos bajos, pero no cuentan con un monitor calificado, y terminan perdiéndose en el camino, porque ellos no tienen para pagar una clase de gimnasia, cosa que sí tenían con las escuelas de formación, y que era gratis y podían formarse adecuadamente”.

Y apuntó además que la Directora del Inderbú acertadamente les dice... “su función son los clubes”, pero los clubes están afiliados a la liga y es ahí donde hay que trabajar”.

En cuanto al Indersantander, la dirigen añadió que la actual administración les está pagando, desde este mes, dos monitores, que también son deportistas de alto rendimiento, que fueron contratados por tres meses.

Además les pondrá un nuevo piso en el coliseo, por valor de $70 millones. “Nos entregarán el coliseo el 15 de julio con el piso nuevo, y podremos traer nuestros equipos de entrenamiento y competencia, que hemos tenido en el coliseo del colegio Inem, en donde hemos estado trabajando desde hace año y medio”.

Más de lo mismo

Por su parte el bolo americano, que tiene deportistas en selección Colombia y que, pese a que buena parte de sus deportistas ya están en categoría sénior, también tiene sus necesidades y urgencias.

“De aquí se han ido muy buenos bolicheros por la falta de apoyo, como el caso de los hermanos Álvarez; dos jóvenes muy buenos de 19 y 21 años; que ahora están en Bogotá, otros, como Jhimy Gualdrón se han ido y han vuelto, pero no por el apoyo, que sigue siendo escaso“, señaló Mario Hernández Mantilla, presidente de la Liga Santandereana de Bolo.

Hernández Mantilla, que lleva más de 40 años como dirigente deportivo, manejando las ligas de tejo y bolo americano, anotó: “el apoyo del Indersantander es inseguro, se pasa el presupuesto y no hay respuesta, se pide apoyo y este es escaso o nulo, mientras que en otras ligas existen sobrecostos, abusan llevando gente a pasear y los que reciben los papeles para hacer la legalización se hacen los de la vista gorda”.

El dirigente se queja de que en Santander no hay boleras municipales, “ni siquiera para los Juegos Nacionales de 1996 las hicieron, nos toca entrenar en escenarios particulares, pero hay que pagar y acá una línea sale por $12 mil, mientras que por ejemplo en Cali, que tiene bolera municipal, hecha para los Juegos de 2008, la hora vale $2.500”.

En cuanto a entrenador o monitor, Hernández comentó que ninguno de los dos institutos, el municipal o el departamental, los apoyan con un instructor. “La liga tiene un entrenador estadounidense que se paga por nuestra cuenta”.

Y en cuanto al apoyo para ir a eventos preparatorios o clasificatorios a Juegos Nacionales, el dirigente anotó: “para ir a un juvenil, sub 25 o sénior, la liga les ayuda con $200 mil, el resto va por cuenta del deportista. La ayuda de los institutos es muy escasa y cuando la dan no es suficiente. Con decirle que los zapatos que debían darnos para Juegos Nacionales de 2015, nos los dieron en diciembre del año pasado”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad