viernes 17 de octubre de 2008 - 3:41 AM

Una Argentina desorientada comienza paréntesis de cinco meses en eliminatorias

"Nos ganaron bien. A llorar a la iglesia", fue la frase con la que el seleccionador argentino de fútbol, Alfio Basile, cerró su encuentro con la prensa tras la derrota ante Chile por 1-0, resultado con el que el equipo ha cerrado uno de los ciclos más pobres en torneos clasificatorios para un Mundial.

Cuatro empates, una victoria y una derrota es lo que consiguió la formación albiceleste en 2008 en la disputa por un plaza en Sudáfrica. Y desde que comenzó la competición sumó sólo 16 de 30 puntos posibles, con lo cual comparte con Chile el tercer puesto clasificatorio, a siete puntos del líder Paraguay y a uno de Brasil, segundo.

Los números poco dicen de malo en el comienzo de un receso de cinco meses, porque de momento el equipo se clasifica. Las alarmas están encendidas en los asuntos puramente futbolísticos, en la pobreza del juego y también en la buena fortuna que tuvo de no caer por goleada en Santiago de Chile ante un rival superior en todo sentido.

"Nos sentimos perdidos, no sabíamos a qué jugar. Nada de lo que queríamos hacer nos salió bien. Estuvimos perdidos desde el principio y ellos nos ganaron corriendo", dijo hoy Lionel Messi, de paso por Buenos Aires en su viaje de regreso a Barcelona.

"Chile nos ganó bien, de eso no hay dudas", agregó 'La Pulga', que no termina de redondear una buena actuación con el equipo argentino. "Uno intenta y lamentablemente no siempre salen las cosas bien, como ocurrió en Chile", añade.

"Nuestro problema, más que individual es colectivo", comentó Messi, frase de la que tendría que hacerse cargo el entrenador pero que tampoco se ajusta a lo que se ha visto en los partidos disputados este año. Messi no es en la selección argentina el del Barcelona, ni el 'Kun' Agüero el del Atlético de Madrid, ni Gabriel Heinze el del Real Madrid.

"No sé que nos pasó", alcanzó a decir Agüero. "Chile nos superó en todos los aspectos. Salimos con una intención de juego y no la pudimos llevar adelante. Intentamos pero nunca logramos acercarnos a nuestro nivel", añadió.

"Chile nos ganó bien, ellos hicieron un gran partido, nos presionaron todo el tiempo y cada vez que recuperaban salían muy rápido de contra y así nos lastimaban", añadió.

Los jugadores, en general, coinciden en que buscan la manera de superar este bajón cumplida la primera parte del torneo clasificatorio. "Buscamos la vuelta, pero no la encontramos", sintetizó Javier Zanetti.

El próximo partido los argentinos lo jugarán en casa ante Venezuela, en marzo próximo.

"Menos mal que hay un paréntesis, una pausa, un respiro", dijo hoy una fuente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), cuyo presidente, Julio Grondona, respalda a Basile.

Parte de la prensa argentina afirma que el técnico ha entrado en una etapa de dudas, entre ellas la de continuar o no en su cargo. Allegados a Basile lo desmienten.

Y porque mal de muchos es consuelo de tontos, a muy pocos interesa en Argentina que Brasil juegue mal, que no pueda ganar en casa y que Dunga no tenga su puesto asegurado para el Mundial.

El problema de Argentina es Argentina y sus jugadores famosos y millonarios que no terminan de convencer cuando juegan con el combinado. Y el seleccionador, que propone ir "a llorar a la iglesia".

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad