sábado 18 de octubre de 2008 - 7:41 AM

Viernes negro para el Atlético Bucaramanga

En una noche terrible del arquero Brayan López, el Atlético Bucaramanga terminó goleado en su propia casa.

El Deportivo Independiente Medellín se impuso 1-4, prácticamente sacó al leopardo de los ocho primeros de la clasificación y dejó comprometido al equipo en el espinoso tema del descenso.

Víctor Luna

La que se esperaba fuera una noche mágica del Atlético, se convirtió en pesadilla a los 32 minutos, cuando Diego Álvarez dejó atrás su marca y disparó rasante un balón que se le fue entre las piernas a López.

Fue un error en defensa que pronto quedaría opacado por otro mucho más gigantesco.

En un balón sin mayores riesgos, Arley Palacios la devolvió a López, quien venía acercándose al jugador para achicar espacios.

La desatención entre los dos jugadores terminó en autogol y dejo el 0-2 con el que los conjuntos se fueron al descanso.

Para la complementaria, Luna mandó al campo a Leonardo Mina Polo por José Franco y a los 13 minutos el jugador puso un pase corto a Sherman Cárdenas quien definió con solvencia para apretar el partido 1-2.Sherman Cárdenas

El Atlético tomó las manijas del partido y jugó sus mejores minutos como local en el torneo. Cárdenas fue un eterno dolor de cabeza por la franja izquierda en la que siempre ganó el mano a mano al lateral Cuadrado.

El toque toque amarillo hizo ver pésima a la defensa del DIM y los remates desde todos los costados hacían presagiar que el empate estaba por llegar.

Pero a los 36 minutos, Danilson Córdoba ganó en carrera la marca de Breyner García y sacó un zapatazo que entró al arco con la complicidad de López.

El golpe fue mortal en el ánimo del Atlético que ya no volvió a tocar el balón ni a acercarse con peligro al arco de Bobadilla.

La puntilla llegó a los 40 minutos con tanto de Jackson Martínez que encontró una defensa totalmente descompuesta y prácticamente fusiló a López.

Hace dos semanas, cuando se jugó la fecha pasada del torneo colombiano, el Envigado goleó 4-0 al Atlético, con un autogol incluido de Félix Micolta.

Esta noche, con el regreso del torneo, el verdugo fue el Medellín, con otro autogol, esta vez de Palacios.

Ocho goles en dos partidos y se acabaron los puntos de reserva; pensar en clasificar a los cuadrangulares parece ahora un sueño lejano; en cambio, sentir que el descenso nos ronca en la nuca, es una pesadilla que parece estar a punto de convertirse en realidad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad