miércoles 16 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Argelia acentuó las dudas de Colombia

En su peor partido en la era del portugués Carlos Queiroz, la selección Colombia no sólo terminó perdiendo, sino que fue goleada por Argelia en Lille, en donde no le salió una buena al combinado nacional.
Escuchar este artículo

Una horrible noche vivió la selección Colombia en su último juego de la fecha Fifa de octubre, al perder 3-0 ante Argelia en Lille, Francia.

Fue un partido en el que no le salió una al combinado patrio que dirige el portugués Carlos Queiroz, quien dicho se a de paso, tampoco acertó en el planteamiento del compromiso y dejó más dudas e incertidumbres que cosas postivas.

La ‘Tricolor’ naufragó en todos los terrenos, tierna en defensa y muy floja en ataque. En la primera, que había mostrado solidez, auer fue un mar de errores, y la segunda, acentuó sus falencias, pues ya lleva cuatro partidos de cinco sin marcar, lo que pone de manifiesto el peso que tienen las ausencias de James Rodríguez y Falcao García, los dos grandes referentes del combinado patrio.

Lea también: Carlos Queiroz: “quiero disculparme por una derrota tan difícil”

Tras el empate ante Chile, Colombia volvió a demostrar que no pasa sus mejores momentos, con cinco partidos sin vencer, tras la serie de cinco triunfos consecutivos anteriores. Los de Queiroz solo han sido capaces de marcar frente a Brasil (2-2) en septiembre pasado.

Y prueba de lo anterior, es que los dos primeros goles del campeón de África llegaron tras crazos errorres defensivos. El primero de Oscar Murillo, que saliendo, entregó el balón a un rival; y en en el segundo, a Mahrez cuatro defensores no fueron capaces de por lo menos, hacerle sombra. Lo marcaron de vista.

Simplemente Colombia tuvo una primera parte para el olvido. Aunque tomó la iniciativa, cayó en una nebulosa que lo desconectó y lo llevo a mostrar su peor versión.

Tras el descanso, el panorama del partido no varió. La debilidad defensiva de Colombia quedó de manifiesto en una magistral jugada de Mahrez a los 65’, una corrida por el borde del área, de la derecha al interior, que culminó con un medido disparo ajustado a un palo. Gol, 3-0.

Lea también: Selección Colombia, firme en defensa y más directa en ataque

Claro que hay que decir que el once nacional cambió de actitud con los cambios y retuvo el balón, pero el equipo continuó perdido, buscando cada uno su partido y se terminó de hundir en un mar de dudas.

Luego de esta pauperrima presentación en Lille ante Argelia, a Queiroz le quedan dos juegos en noviembre próximo, ante Perú y Ecuador, 14 y 19 de noviembre, respectivamente, para los cuales tendrá que pensar mucho en cómo corregir los errores cometidos ayer y de paso mejorar el juego de la selección, para lo cual deberá iniciar por hacer una convocatoria coherente y ojalá con James y Falcao en ella.

¿Por qué perdió Colombia?
Porque la sólidez defensiva que venía mostrando en los amistosos previos, brilló por su ausencia.
Porque la pareja de centrales que se utilizó ayer, Dávinson Sánchez y Oscar Murillo, no se complementó en el campo de juego. Porque los laterales, Johan Mojica y Luis Orejuela tampoco tuvieron un buen partido y aportaron muy poco en ataque.
Porque se careció careció de un creativo que maneje los hilos de la selección, llámese James Rodríguez, Edwin Cardona, Juan Fernando Quintero o cualquier otro.
Porque a la hora de la contención, se notó la ausencia de Wilmar Barrios, quien jugó 20’.
Porque adelante no hay quién envoque el balón en el arco rival. Falta definición y peso en la delantera.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad