viernes 28 de junio de 2019 - 5:17 PM

Hace cinco años, James y Colombia hicieron historia

James Rodríguez, con dos soberbias anotaciones (28’ y 50’), clasificó hace cinco años a la selección Colombia a los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014, tras la victoria 2-0 de ‘La Amarilla’ sobre Uruguay.

Cuando de goles históricos de la selección Colombia se trataba, Fredy Rincón y Marcos Coll se peleaban el primer lugar, hasta que el 28 de junio de 2014, hace cinco años, James Rodríguez escogió uno de los templos sagrados del fútbol: el estadio Maracaná de Río de Janeiro, para asumir el primer lugar del podio con una anotación que está grabada en la memoria del pueblo nacional.

Al mejor estilo de Oliver Atom, su héroe en los dibujos animados, el ‘10’ de ‘La Tricolor’ durmió la pelota en el pecho y con un zurdazo que llevaba las alegrías reprimidas de todo un país, hizo estallar de júbilo y orgullo patrio hasta al más incrédulo de los seguidores del elenco de José Néstor Pékerman.

Ese día, la historia del balompié colombiano se partió en dos. Hay un antes y un después, luego de la soberbia actuación de James Rodríguez y su corte, pues la selección Colombia escribió la página más gloriosa con un categórico 2-0 sobre Uruguay, en los octavos de final del Mundial de Brasil 2014.

Dos empates eran los resultados más importantes de ‘La Tricolor’ en las Copas del Mundo. Aquel recordado 4-4 ante la Unión Soviética en Chile 1962, con anotación olímpica incluida de Marcos Coll, y el 1-1 frente a Alemania en Italia 1990, con el imborrable túnel de Freddy Rincón a Bodo Illgner. El primero sirvió para remontar un 4-1 y el segundo para superar la primera fase.

‘La Amarilla’ renovó sus héroes. A la lista donde aparecen ‘El Caimán’ Sánchez, Marcos Coll, ‘Cuca’ Aceros, ‘El Pibe’ Valderrama, Freddy Rincón y René Higuita, entre otros, se le agregaron con letras mayúsculas a James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado, David Ospina y Mario Yepes.

Estos últimos, además del resto de sus compañeros, orientados por el quizá el argentino más querido por los colombianos, se instalaron por primera vez en los cuartos de final de una cita ecuménica y dejaron el listón bien alto.

Colombia terminó de escribir su mejor poesía al fútbol con la segunda diana, también de James, pero en esta oportunidad tuvo el sello del conjunto.

El balón pasó por los pies de todos y ante la impotencia de los uruguayos, que no les alcanzó con su acostumbrada garra charrúa, el goleador del campeonato, ahora con su pierna menos hábil, sometió otra vez a Muslera y decretó el definitivo 2-0.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad