domingo 25 de agosto de 2019 - 10:59 AM

"No miré hacia detrás. Si llegaba, llegaba": Quintana

Con esta victoria, Nairo es segundo en la clasificación general, seguido de Rigoberto Urán.

De una manera "muy particular" para un escalador, sin un puerto como escenario, el colombiano Nairo Quintana (Movistar) le tomó prestado el sobrenombre de Superman a su compatriota Miguel Ángel López para imponerse en solitario en la meta de Calpe, donde el irlandés Nicolas Roche (Sunweb) se enfundó la camiseta roja de líder.

Quintana, escapado tras coronar la Cumbre del Sol junto a Roche, Urán, Nieve, Roglic y Aru, soltó un órdago a 3 kilómetros de meta, abrió un hueco de escasos segundos y, como si de un contrarrelojista se tratara, aguantó hasta meta, donde alzó los brazos en solitario con un tiempo de 5h.11.47 poniendo fin al trayecto de 199 kilómetros entre Benidorm y Calpe.

Un zarpazo atípico en un escalador, "pero la primera vez tenía que llegar", como dijo en meta el ganador de la Vuelta 2016 y del Giro 2014. Suficiente para celebrar su segunda etapa en la Vuelta, además con 5 segundos de adelanto sobre sus perseguidores. Un triunfo que le alza a la segunda plaza de la general a solo dos segundos de Nicolas Roche.

En el podio provisional aparece ya otro colombiano, Rigoberto Urán, tercero a 8 segundos y Mikel Nieve, que no aguantó el último tirón es el primer español, cuarto a 22. "Supermán" López dio la de arena. Pasó del primer al quinto lugar, a 33 segundos del líder irlandés.

Quintana, que suma su segundo gran triunfo de la temporada tras la decimoctava etapa lograda en el Tour, remató la táctica del equipo que tuvo de baluarte a Valverde en el ascenso a la Cumbre del Sol. El campeón del Mundo, que entró a 37 segundos en un grupo junto a López, hizo la selección y en la escapada se metió el colombiano junto a otros favoritos, como Roglic, que recuperó el tiempo perdido con la caída en la crono inicial.

Fuga de soñadores

La primera etapa en línea rodó de costa a costa y entre medias en ondulado territorio ondulado por la provincia de Alicante. Ciclismo bajo el sol. Benidorm, enclave de sol y playa para 10 millones de personas todos los años, se acordó en la salida del belga Bjorg Lambrecht (Lotto Soudal), fallecido el pasado 5 de agosto, como consecuencia de una fuerte caída en la Vuelta a Polonia.

Recorrido nada fácil con tres puertos y desnivel acumulado de 3.000 metros que desafiaron los primeros aventureros de la Vuelta 2019. Astana y Supermán López miraron para otro lado mientras se largaban en fuga el cántabro Ángel Madrazo (Burgos BH) y el belga Sander Armée (Lotto Soudal).

Ambos pasaron juntos el Puerto de Confrides (2ª) y el Alto de Benilloba (3ª). Con Madrazo de líder virtual de la montaña, el dúo de cabeza aumentó con Jonathan Lastra (Caja Rural-Seguros RGA) y Willie Smit (Katusha-Alpecin).

Una ventaja máxima de 6 minutos no asustó al pelotón, pero el Astana empezó a ejercer de equipo del líder en el ecuador de la etapa. La renta empezó a menguar hasta la cancelación del sueño imposible del cuarteto en vanguardia a 30 kilómetros de meta

Valverde brilla en la cumbre del sol

Era el punto para que comenzara la etapa de verdad. La carrera ya iba lanzada y no quedaba espacio para el respiro. A medida que se acercaba el ascenso al alto de Puig Llorença (Cumbre del Sol en Benitatxell), los nervios crecían en el pelotón.

Una subida de 3,3 kilómetros al 9,5 de desnivel con rampas de hasta el 20 fue el escenario de una interesante batalla entre los gallos. El francés Latour hizo la primera selección, a la que se apuntaron todos los favoritos menos Kruijswijk y Fuglsang. Y fue Alejandro Valverde, el campeón del Mundo, quien tiró de manual para atacar en varias ocasiones, desbrozar el grupo y coronar primero la cima.

Y en Calpe Supermán fue Quintana

La guerra entre favoritos se desató desde la cumbre hasta meta. Los acelerones dejaron en cabeza 6 hombres, todos importantes, con Quintana, Urán, Nieve, Roglic, Aru y Nicolas Roche. Por detrás, con López obligado a tirar, un grupo de 18 con Valverde ahora de observador.

López no pudo pegarse a la expedición definitiva. Si lo hizo Roglic, enrabietado y penalizado tras la crono inicial por aquella caída que le hizo perder 40 segundos. El esloveno se lo tomó como una crono. Era su oportunidad de volver a ponerse en el punto de partida en la general.

Roglic llevó al grupo hasta ponerlo a buen recaudo con una renta de 30 segundos a 5 de meta. Quintana, tras el regalo de Valverde, apareció a 3 de meta, en un final loco que iba a cambiar los pronósticos. No hubo esprint, lo evitó Quintana con un ataque que supo rentabilizar para obtener su segunda etapa en la Vuelta. Inesperada, pero bendita victoria para sus ambiciones en su última Vuelta con Movistar.

Con la tercera etapa, entre Ibi y Alicante, de 188 kilómetros, llega la primera oportunidad para los esprinters. Velocistas, e incluso aventureros, a escena.

No miré hacia detrás. Si llegaba, llegaba: Quintana

“No miré hacia detrás. Si llegaba, llegaba”: Quintana

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) explicó tras conseguir su segunda victoria de etapa en una Vuelta a España, en la que ya ganó el jersey rojo en 2016, que lanzó su ataque cuando vio el momento y sin mirar para detrás.

“Ataqué cuando vi el momento. No miré hacia detrás en ningún momento. Si llegaba, llegaba. La previsión era que iba un grupo reducido”, comentó.

El de Boyacá reconoció que esta segunda etapa había sido dura pero su desenlace había sido “más de táctica” y después de haberse hecho un primer corte en el que entró su compañero Alejandro Valverde y “en el siguiente me infiltré yo”.

Quintana, que ganó en 2016 en la etapa con final en Los Lagos de Covadonga, aseguró que la intención es mantenerse así a lo largo de la Vuelta aunque “solo es el segundo día de carrera y todavía queda mucho por delante. Hay que ir con tranquilidad”.

“Este triunfo es una alegría para el equipo y para nosotros para seguir haciendo un buen trabajo”, afirmó.

Sobre el primer final en un puerto de primera categoría este miércoles en el Observatorio Astrofísico de Javalambre, una subida inédita en la carrera española, apuntó que “puede pasar cualquier cosa. Estoy en buenas condiciones”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad