martes 23 de julio de 2019 - 12:00 AM

Martín Pinto, un empresario ‘brillante’ para los negocios

La pasión, el compromiso y contar con gente que ame lo que hace son tres características fundamentales para Jesús Martín Pinto Castellanos, un santandereano que con su tenacidad y visión comercial ha logrado conseguir el éxito empresarial con Fuller Pinto S.A.
Escuchar este artículo

Martín Pinto, un empresario ‘brillante’ para los negocios

La pasión, el compromiso y contar con gente que ame lo que hace son tres características fundamentales para Jesús Martín Pinto Castellanos, un santandereano que con su tenacidad y visión comercial ha logrado conseguir el éxito empresarial con Fuller Pinto S.A.

¿Quién en su casa no ha barrido, trapeado, desinfectado o encerado con un producto Fuller Pinto? Esta empresa santandereana se ha adentrado en los hogares de todas las familias colombianas, haciendo parte primordial del cuidado del hogar y de todos sus integrantes.

Lo que para muchos es desconocido es que detrás de esta organización se encuentra un santandereano, que desde muy joven sabía que su objetivo era crear empresa y aportar al desarrollo de cientos de personas que hicieran parte de su equipo, Jesús Martín Pinto Castellanos.

Como cualquier ciudadano del común, Martín inició como empleado, trabajando en diferentes fábricas. Posteriormente, ascendió a ejecutivo de ventas, comercializando productos de aseo en barrios de Bucaramanga. “En ese entonces me di cuenta que mi rol y mi vida eran las ventas, la parte de estar cerca a las personas e interactuar con ellas, creo que fue el don y la bendición que Dios me dio”, expresa con alegría.

Su camino por el sendero comercial pronto dio frutos y luego de unos años, para 1990, construyó su primera compañía, Industrias Limpieza del Oriente, donde logró ganancias e inició con la planeación estratégica de su negocio, el cual para los años 91, 92 y 93 tuvo un gran crecimiento, fruto de su trabajo.

“Cuando inicié solo tenía cinco empleados, ya para el año 1993 contaba con alrededor de 50 y ahí decidí cambiarle el nombre por Industrias Pinto, en la cual manejábamos productos de aseo. En ese momento producíamos y, al mismo tiempo, distribuíamos diferentes líneas de productos para el aseo y el hogar”, explica Martín Pinto.

El crecimiento en las ventas y la calidad de los productos fue tal que inició su expansión a nivel nacional y ya no solo hacía presencia en Santander, sino en siete departamentos.

“Mi objetivo como persona y empresario era tener una gran fábrica de artículos de aseo, esa era mi proyección, por eso, para 1996 empecé con la construcción de instalaciones propias y para 1997 montamos una planta de producción que incluía línea de escobas, cepillos, traperos y diferentes artículos de aseo en Bucaramanga”, resalta.

La perseverancia, tenacidad y el hecho de ser un hombre visionario que quería ser “el fabricante más grande de artículos de aseo en Colombia”, hizo que para el año 2000 se le presentara la oportunidad de adquirir Industrias Fuller Bogotá, una compañía que para la época contaba con más de 70 años de presencia en el país y que se destacaba por su estatus de calidad en este campo.

“Fue así que la compré e hice una fusión con Industrias Pinto, de ahí nació Fuller Pinto S.A y trasladamos nuestra planta de producción a Bogotá y dejamos en Bucaramanga toda la parte de distribución”, cuenta con una sonrisa.

De eso tan bueno...

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa para este empresario, debido a que en 2004 decidió abrir su espectro empresarial y adquirió Café Diamante, una empresa de productos alimenticios enfocados en café y chocolate.

“Entrar a este negocio fue complicado, pero todo un éxito para mí porque siempre estuve acostumbrado a ganar. Con Diamante comprendí que uno como empresario tiene una capacidad inmensa para sacar negocios adelante por medio de estrategias innovadoras. Al principio fueron bastantes las pérdidas, pero con perseverancia y un equipo integral que ame su trabajo todos los escenarios pueden cambiar. Gracias a Dios hoy Diamante va muy bien, aprendimos del negocio y es una de las marcas que más quiero”, destaca con orgullo el Gerente General de Fuller Pinto.

Sin lugar a dudas, la historia de Martín Pinto se destaca por su habilidad para reinventarse e innovar en sus negocios, de ahí que cada cinco años cree junto con su equipo un plan estratégico corporativo para implementar y seguir posicionándose en el mercado.

“Siempre nos estamos reinventando, es así como hemos creado productos biodegradables (somos los únicos certificados en el país) y de calidad que nos han mantenido vigentes y exitosos. Mi consejo para los emprendedores es que nunca pierdan la pasión y el compromiso por lo que hacen, así como que tengan claros sus objetivos y que cuenten con personas que amen su compañía, porque allí no tienen empleados, sino aliados para su negocio”.

Hoy Fuller Pinto hace presencia en Estados Unidos, Perú y Colombia, cuenta con alrededor de 1100 empleados, exporta a más de 10 países y cuenta con cuatro unidades de negocio (tradicional, venta directa por catálogo, distribución de exportaciones y puntos de venta).

“Creo que mi éxito como empresario se debe a que tengo un equipo que ama lo que hace, porque en Fuller Pinto lo más importante es la gente”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Publicidad
Publicidad
Publicidad