martes 23 de julio de 2019 - 12:00 AM

Una idea de dinero extra convertida en potencia empresarial

Asking Room fue elegida entre las cinco empresas con más alto impacto y con posibilidades de gran escalamiento a corto plazo por parte de INNpulsa Colombia. Esta es la historia de esta marca en la voz de su joven creadora Alejandra Contreras Rodríguez.

Algunos estudiantes buscan tener una entrada adicional ya sea para transporte, alimentación, fotocopias o diversión; para esto unos lo hacen vendiendo ropa, accesorios o dulces, pero otros, como Alejandra Contreras Rodríguez, lo hacen a través de tutorías escolares.

Con solo 19 años esta joven estudiante de Ingeniería Química de la Universidad Industrial de Santander, UIS, ya contaba con ocho estudiantes, pero fue precisamente la dificultad de combinar la academia con las tutorías lo que la llevó a buscar en la tecnología una herramienta que le permitiera enseñar de forma virtual a sus alumnos y, además, que le asegurara ingresos, experiencia que arrojó excelentes resultados.

“Encontré en ese momento algo bastante innovador para mi proceso y que permitió satisfacer una necesidad. Como yo lo hacía, muchos compañeros de la universidad también daban asesorías, entonces empecé a vincular amigos de la universidad a lo que sería la base de la empresa”, recuerda esta emprendedora, que con solo 24 años es la CEO y fundadora de Asking Room S.A.S.

En ese momento se empezó a trabajar en la creación de una plataforma que facilitara los servicios de forma remota, en esta idea se vincularon 10 compañeros como tutores para brindar las clases a los ocho estudiantes de Alejandra. Sin embargo, no tuvo un comienzo fácil, las asesorías que les brindaron no fueron las adecuadas, la plataforma no era amigable ni robusta y en consecuencia los hizo perder un capital inicial.

Eso no detuvo la motivación de esta emprendedora santandereana, quien con el apoyo incondicional de su madre y socia Jacqueline Rodríguez, y su primo y socio Óscar Chávez, logró establecer una plataforma que se adecuó a los requerimientos que estaban necesitando los estudiantes.

Con la idea andando Asking Room no tardó en llamar la atención del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MinTIC, y Apps.co, por lo que en 2015 entró a ser parte de la quinta versión de este programa.

Gracias a Apps.co pudo tener asesorías durante cinco meses en temas digitales como plataforma, marketing, ventas y asesorías contables, entre otros, esto con el acompañamiento de la Cámara de Comercio de Bucaramanga y Colciencias.

Una vez validada y como resultado del programa, en 2016 Alejandra funda oficialmente Asking Room ya no como una idea de 10 tutores, sino con retos de crecimiento, tanto así que luego de participar en Apps.co los tutores eran 35.

Fue así como Asking Room se establece como una plataforma de aprendizaje virtual a la cual se accede con un pago por paquete de horas, en el que estudiante de colegio entre tercero y undécimo grado puede tener acceso a tutores altamente calificados que potencializan su aprendizaje y que hacen parte de las mejores instituciones educativas del país, todo en la seguridad de su hogar.

Pero el crecimiento de esta empresa no para, pues actualmente cuenta con 90 tutores en todo el país en áreas como matemáticas, física, química, biología, sociales, español e inglés; y más de 2.000 estudiantes, ya no solo de Colombia sino de países como Argentina, México y Estados Unidos.

“Lo que más nos ha gustado en todo este proceso ha sido los beneficios que le damos a cada una de las partes, a los usuarios que puntualmente son los estudiantes con sus padres de familia, como es el manejo del tiempo y el acceso a las asesorías; y a los tutores, como el teletrabajo. De hecho, somos una de las 15 empresas que firmó el pacto por el teletrabajo en Santander”, comenta Alejandra Contreras Rodríguez.

Un socio de grandes ligas

Durante el programa Héroes Fest regional Santander, organizado por INNpulsa Colombia, Asking Room participó con un pitch empresarial por una serie de premios. Sin embargo, no llevaron ninguno de ellos.

Pero en este caso sí se aplicó el dicho de Francisco Maturana “perder es ganar un poco”, pues mientras bajaba del escenario Alejandra fue abordada por Gustavo De La Vega, generador de contenido en Colombia para Next University de Open English. Luego de ese encuentro Gustavo se convirtió en socio inversionista de Asking Room.

“En este momento tenemos un equipo en Santander de tres personas; en Barranquilla, con mi socio Gustavo, contamos con un equipo multidisciplinario en marketing, desarrollo y tecnología de cerca de 20 personas y en Bogotá tenemos dos personas”, puntualiza esta joven emprendedora.

Asking Room aspira a crecer el número de estudiantes en 20% al cierre de 2019 y aumentar su base de docentes a 500 en los próximos cinco años.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad