viernes 24 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Importación de etanol, molerá a la industria colombiana

En el caso del etanol todo está a favor del importador que trae un producto barato y además, se beneficia del precio de referencia interno.

El efecto negativo que ha tiene la importación de etanol de los Estados Unidos, es de tal magnitud que está colocando en peligro la viabilidad del sector nacional. Y es que las cuentas son tozudas: están en riesgo inversiones por más de US$1.000 millones en el país y se irían por la borda 75 mil hectáreas de caña azucarera sembrada para ese propósito. La factura del etanol, a su vez, afectaría al biodiésel (los dos componen los biocombustibles), sectores que en conjunto generan 28 mil empleos directos y 160 mil indirectos.

Lo anterior significa, que si el etanol americano (altamente subsidiado) se toma el mercado, la crisis está a la vuelta de la esquina, salvo que el Gobierno Nacional establezca las compensaciones necesarias para “nivelar la cancha” con el fin de que la industria nacional pueda jugar de “tu a tu” con el producto que llega del extranjero.

Lea también: No se asoma mejoría a caída de precios de etanol y biodiésel

De acuerdo con Jorge Bendeck Olivella, Presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia, Fedebiocombustibles, no se está pidiendo acabar el TLC con EE.UU. y ni que suspender las importaciones.

“La Organización Mundial del Comercio, OMC, establece que cuando un producto importado destruye el mercado de otro país, el Gobierno está en su derecho de imponer medidas compensatorias, como acontece con este caso” agregó.

El directivo de Fedebiocombustibles dijo que es imposible competir con un etanol que llega al país $2.000 más económico que el nacional que se vende a $7.000 el galón.

“Los subsidios americanos son del orden de US$6.500 millones anuales para esa industria; en Colombia, no se recibe un peso de auxilio estatal”, agregó.

Bendeck Olivella sostuvo que si bien el Gobierno Nacional colocó una medida compensatoria provisional de 9,3%, el gremio estima que debe ser del 22,6% para poder tener “una cancha nivelada” y así poder competir en igualdad de condiciones.

Lo más grave a juicio del directivo, es que la mayor afectación se sentirá en las zonas rurales, pues las siembras palmeras y azucareras permitieron el desarrollo y dinámica económica de vastas zonas rurales, pues son la base de su economía.

hueco en el mercado local
Según Asocaña, el problema no es la competiivdad con el etanol americano, sino las inequidades y distorsiones de precios que tienen como amparo, los altos subsidios que ese país otorga a su agricultura.
El gremio estima que el “etanol originario de Estados Unidos, subsidiado en ese país, se quedó en 2018 con el 60% del aumento de la demanda frente a 2017, alcanzando una participación cercana al 30% del mercado nacional”.
Asocaña estima que ese producto, con serias ventajas frente al nacional, ya se tomó una tajada significativa del marcado local, lo que generará crisis en el país.
dato
Para los expertos, el etanol que viene de los Estados Unidos es de menor calidad que el producido en el país. Esa condición es lesiva para el medio ambiente.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad