jueves 08 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Recicle desde su hogar y dele otra oportunidad al planeta

Aunque es un tema de amplia divulgación y los beneficios son concretos, aún falta entre la comunidad mucha apropiación para reciclar desde la fuente. Por eso, a partir del primero de septiembre, por decreto municipal, será obligación que en cada inmueble de Bucaramanga se separen los residuos debidamente.

Las cifras son desalentadoras. Alrededor del 95% de los residuos sólidos domiciliarios e institucionales de Bucaramanga y los tres municipios de su área metropolitana llegan al relleno sanitario El Carrasco. En otras palabras, solo un 5% en promedio entre 2017-18 se aprovechó para reciclar. Según datos de la oficina del Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, aunque de un año a otro los cuatro municipios aumentaron su porcentaje de reciclaje, aún es muy bajo el aprovechamiento que se da a los residuos sólidos. Lo peor es que desde varios años existe un decreto municipal al respecto, que hoy es ‘letra muerta’.

En Bucaramanga, por ejemplo, en 2017 se aprovechó el 1,61% de los residuos sólidos y en 2018 el 2,05%; en Floridablanca se pasó de 0,55% a 1,89%; en Girón de 0,30% a 2,12%; y en Piedecuesta de 0,24% a 1,93% en el mismo período. Porque la comunidad no está reciclando, fue que la Alcaldía de Bucaramanga expedirá otro decreto que establece como obligación esta práctica en inmuebles residenciales, empresariales o institucionales. Para tal fin, la Emab y el municipio firmaron un convenio por $2.600 millones, con lo cual se comprarán vehículos lo que permitirá ampliar las rutas del reciclaje, inicialmente en 12 de las 17 comunas. Quien no recicle desde la fuente se expondrá a ser multado. Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Colombia apenas llega al 17% de residuos sólidos aprovechados, sin embargo, esta cifra también resulta desalentadora si se compara con la de algunospaíses subdesarrollados que llegan al 25%, mientras que en Europa la cifra alcanza el 90%.

Para mejorar la reutilización de los residuos sólidos, se requiere que la ciudadanía tome consciencia del impacto ambiental hacia ciertas prácticas. Para el caso del reciclaje, lo ideal sería separar los residuos desde la fuente (viviendas o instituciones), y clasificar cuidadosamente todo aquello que se pueda aprovechar.

Buen ejemplo Desde hace unos 30 años, Coopreser, una cooperativa de trabajo asociado, presta en Bucaramanga servicio de aprovechamiento de residuos sólidos reciclables, además servicios de aseo en instituciones y hogares, educación comunitaria en reciclaje y asesorías en manejo integral de residuos. Sus asociados hicieron parte de la comunidad que reciclaba desde El Carrasco.

“El trabajo que hacemos lo realizamos directamente con los administradores de los conjuntos multifamiliares en contratación directa donde respondemos por la seguridad del personal que realiza su trabajo y, además de eso, garantizamos que los materiales sigan una cadena formal de transformación para evitar acciones de riesgo y salud de los habitantes”, asegura Elsa María López de Torres, gerente de Coopreser.

Las rutas que maneja esta cooperativa en jornadas de lunes a sábado cubren sectores como Pan de Azúcar Alto y Bajo, El Jardín, La Floresta, Terrazas, Cabecera, Diamante, San Luis, Ciudadela Real de Minas, Ciudad Bolívar, Los Almendros, Mutis, Prados del Mutis, Puerta del Sol, La Victoria, La Salle y La Ceiba. Esta dinámica ha facilitado que varios conjuntos residenciales de la ciudad ya cuenten con el manejo de recolección a través de cooperativas como esta.

“Actualmente tenemos incorporados más de 100 conjuntos residenciales en Bucaramanga”, asegura la líder de esta entidad. Sí se puede “Hace cinco años venimos trabajando en el manejo del reciclaje. Hemos realizado campañas internas para los residentes, además hemos reemplazado los cuartos de chute de basura por canecas grandes con bolsas de colores que permiten el depósito correcto de los residuos orgánicos. Tenemos también el manejo de material reciclable que lo hacemos en el sótano donde hay disponible espacios para el material orgánico y reciclable ” ,afirma Gloria Inés Paillié Mantilla, administradora de Cabecera I y II etapas (residencial y comercial). “Además, nos vinculamos con campañas que realiza Vifenalco para la recolección de objetos como baterías, llantas, dispositivos tecnológicos y bombillos, entre otros, que no se pueden reciclar como normalmente se hace porque requieren un tratamiento diferente”, agrega.

Como parte de este acciones institucionales, la oficina del AMB, entidad encargada del tema ambiental a través de la Alcaldía, dispuso de un lugar de acopio, denominado Punto Limpio, donde la comunidad puede llevar residuos que se puedan reciclar, aprovechar o reutilizar. El Punto Limpio está ubicado en Ciudadela Real de Minas, en la Avenida Los Samanes con calle 56, y entre los materiales más recolectados están cartón, papel y vidrio.

Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible cerca del 40% de los residuos que se producen pueden ser aprovechados. No obstante, un gran paso para eso son acciones como las que ejerce Coopreser, y otras, que cada núcleo familiar puede hacer al separar y clasificar correctamente los residuos desde la fuente.

Reglas para reciclar

Existen tres reglas para cuidar el medio ambiente y poder reducir el volumen de residuos o basura generada; estas pautas son conocidas como las tres erres 3R.

- Reducir: Consiste en comprar menos y utilizar en menor escala los recursos.

- Reutilizar: Se refiere a prolongar la vida de cada producto desde cuando se compra hasta que se desecha.

- Reciclar: Es el proceso de rescatar lo que ya no sirve de un material para reutilizarlo y convertirlo en un nuevo producto.

Recuerde que las botellas de vidrio tardan en degradarse 4.000 años, las baterías y botellas plásticas alrededor de 1.000 años, las latas de aluminio, 10 años, y las bolsas plásticas de polietileno requieren de un siglo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad