lunes 01 de julio de 2019 - 10:40 AM

Brecha social: clave para aprobación de fracking en Santander

La negativa o aprobación para el desarrollo de yacimientos no convencionales debe estar basada en información clara sobre el proceso y los impactos ambientales. También debe integrar a la población en los pilotos de investigación.

Hacer un balance completo costo - beneficio a partir de los resultados de los pilotos de investigación de Yacimientos No Convencionales, YNC, es la recomendación de la comisión de expertos al Ministerio de Minas y Energía.

Durante la jornada de socialización del informe final que se cumplió en el municipio de Barrancabermeja con la participación de líderes sindicales, ambientalistas, representantes de organizaciones y líderes de la comunidad de la zona, los voceros de la comisión afirmaron que realizar los pilotos de investigación no asegura que se haga explotación con la técnica de fracking.

Leonardo David Donado Garzón, experto de la comisión, asegura que no se ha dicho la última palabra y la decisión debe estar basada en los múltiples diagnósticos sociales y ambientales que arrojen las investigaciones.

Solo así se puede saber si es rentable o perjudicial para el país la extracción horizontal de petróleo y gas que generan las rocas lutitas.

“El Estado tiene muchas deudas con las zonas petroleras y si no se logra la licencia social es muy difícil desarrollar los no convencionales. Es necesario ganarse la aceptación generando desarrollo real. Que se hagan las inversiones requeridas por la comunidad para que se crea en las potencialidades. Así mismo, hay que hacer un diagnóstico ambiental y de salud pública para que se reduzca la incertidumbre y luego se toman las decisiones”, afirmó el experto.

Lea también: Se cumplió socialización de fracking en Barrancabermeja

Según explicó a Vanguardia, el Ministerio de Minas y Energía tiene una misión titánica de articulación entre el Estado y todos los actores involucrados como lo es la comunidad, la academia, gremios, ambientalistas y sector de hidrocarburos, para que estén enteradas de todo lo que suceda en el desarrollo de los pilotos.

“El Gobierno debe dar garantías de protección al ambiente y ofrecerles a los municipios acueductos y agua potable, plantas de tratamiento de aguas residuales, entre otros proyectos que le aseguren a la población aledaña a los pozos que competirá con la demanda del agua potable”, anotó Donado Garzón.

No por los riesgos

Entre las preocupaciones que hay por la técnica de fracturación hidráulica está el uso del agua y contaminación de fuentes naturales, así como el incremento de la actividad sísmica por efecto de la reinyección y más aún teniendo en cuenta que el subsuelo en Santander es muy inestable.

Para Óscar Sampayo, ambientalista de Barrancabermeja, se debe buscar otras fuentes de ingresos porque el fracking es una amenaza para el medio ambiente y la salud de los barramejos.

“Hemos vivido más de cien años de la actividad petrolera y sabemos que ha generado y ha traído despojo al Magdalena Medio, a Santander y a Barrancabermeja. Los hechos violentos muy ligados a la explotación de hidrocarburos evidencian eso. Todos los cuerpos hídricos del territorio están contaminados, la ciénaga San Silvestre, la ciénaga Miramar, la ciénaga Yariguíes en Yondó, que están al lado de los pozos donde se hace explotación petrolera están contaminados”, afirmó el ambientalista.

Así mismo, fue enfático en decir que se debe prohibir el fracking y dejar esos hidrocarburos allí para preservar la naturaleza.

“Nuestro mayor oro son las ciénagas que aún viven y mantienen su riqueza hidrobiótica. Los riesgos del fracking serán nefastos para nosotros y para la naturaleza. Por eso lo más responsable es prohibirlo”, anotó.

Le puede interesar: ‘Fracking requiere de agua limpia pero no potable’: Ecopetrol

Al respecto, Juan Pablo Ruiz, experto en medio ambiente y economía e integrante de la comisión, asegura que parte de las miedos es la falta de información y conocimiento real del terreno y la población.

“La recomendación no es un “sí” ni es un “no”. La recomendación es cumplir las tres etapas que se requieren, integrando la parte social, ambiental, institucional, de legislación y de alternativas tecnológicas, para luego hacer unos proyectos piloto de investigación que permitan evaluar los impactos de esta tecnología en nuestros territorios”, explicó.

El vocero recalcó la importancia de cumplir con el proceso para lograr la licencia social.

“Proponemos que parte de las utilidades del negocio petrolero lleguen a las localidades para que sean gestionadas de manera adecuada y convertidas en desarrollo sostenible”, dijo.

Entre costos y beneficios

Con el desarrollo de esta nueva forma de extracción no convencional, el Gobierno Nacional espera aumentar las reservas de petróleo y gas y no perder la autosuficiencia de hidrocarburos ante las bajas de reservas reportadas por el Ministerio de Minas y Energía, las cuales están en 6,2 de vida útil de petróleo y 9,8 años de gas.

Según estimaciones de Ecopetrol, en el Valle Medio del Magdalena, en donde se destaca el municipio de Barrancabermeja, se estima un potencial de YNC de entre 2,4 y 7,4 billones de barriles de petróleo equivalente, lo que aseguraría la autosuficiencia de este energético por cerca de cuatro décadas, así como la carga de crudos livianos para las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena hasta el 2025.

Sin embargo, si bien es cierto que la fracturación en roca generadora aumentaría las reservas, y grandes ingresos al país, no se pueden minimizar los riesgos ambientales y a la salud pública.

Lea además: Santander ad portas de recibir más recursos por regalías directas para inversión

“Acá están haciendo laboratorio con seres humanos. Acá pasan los proyectos, hacen los daños y nadie responde. El impacto ambiental que ha generado la extracción de hidrocarburos no ha sido subsanado. Se le debe exigir al Presidente que cumpla la promesa que hizo en campaña de no hacer fracking en Colombia”, afirmó Jorge Gamboa, representante de la Unión Sindical Obrera, USO, quien destacó la baja participación de la comunidad en la socialización.

“Dijeron que esto era una comisión de expertos, pero están justificando y legalizando una supuesta socialización de la cual la comunidad no es tenida en cuenta. Mantenemos nuestra posición de no fracking, porque no vamos a permitir que hagan experimento con las personas, la fauna y la flora”.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad