jueves 02 de abril de 2009 - 10:00 AM

Cafés, lugares humeantes que no quiere dejar el mundo

Tomar café no es beber tinto caliente y a la ligera.

Tomar café es toda una cosmología. Es un cuento de 100 mililitros ardientes, donde no debe haber prisa pero si pausa para el deguste, y vocación tertuliadora.

Hay que tener ambiente, ojalá de ese que se ha construido con el pasar de los años y le ha convertido en el 'sitio ardiente'.

Ambientes con multiplicidad de olores, que incluso se acerquen a los linderos aromados de las plantas y sus flores, y al hecho político del día o la obra literaria del momento.

Por eso, los cafés son una cita obligada acá, allá y van desde la China hasta la 'conchinchina'.

De acuerdo con datos tomados de Internet, éstos son los 10 cafés de más renombre en el mundo.

En la plaza San Marcos, en Venecia, Italia, en 1712 nace Café Florián, el más antiguo del mundo. No sólo es un lugar místico, sino ostentoso y de alto crédito. Es costoso, pero sus clientes no pueden dejar pasar la oportunidad para deleitarse con un spresso italiano, que se caracteriza por ser concentrado y corto … Ahhhh.
Fue el sitio de escritores como lord Byron, Marcel Proust o Charles Dickens.

*****

Si hay un país donde la tertulia y el café son esencia del ser, es en la 'Madre España'.
En el Paseo de Recoletos, en Madrid, humea a diario el Café Gijón, un sitio de artes, letras y tazas negras de sabor y olor rupestre.
Nace en 1888 y aún conversa sus fastuosas cortinas, sus mesas de mármol y asientos de terciopelo rojo.
Fue el sitio de Galdós,  Lorca, Machado y Rubén Darío.

*****

París, la 'Ciudad Luz' vio como en 1862 abrió sus puertas el Café de la Paix, ubicado en el primer piso del Grand Hotel, en el Boulevard de las Capuchinas.
Desde hace muchos años fue el centro de reunión de músicos, libretistas, directores y poetas.
Café y arte que en 'la belle epoque' reunió a lo más granado del mundo intelectual.
Es un sitio obligado para las celebridades, luego de salir de la ópera.

*****

Para los viajeros más prestigiados del planeta, el Hotel Metropole es el más elegante del mundo.
Mal haría en no tener un café de su misma categoría. Lo ubicó en su terraza en una estructura de más de un siglo al punto que fue elevado a la categoría de monumento histórico.
El Café Metropole está ubicado en pleno centro de Bruselas, Bélgica, en un regio ambiente muy del siglo anterior.

*****

De por sí Lisboa, Portugal, es una ciudad carismática.
Y así es su café más prestigioso, el A Brasileira, ubicado en el barrio Chiado, en medio de una arquitectura que va desde las estatuas de bronce hasta los más sobresalientes toques arquitectónicos, los cuales arrastran vientos del mar, pues está muy cerca de sus olas.
Tiene abiertas sus puertas a diario y ofrece con esmero el café portugués.

*****

Guillermo II lo inauguró como hotel.
En 1939 el partido nacionalsocialista lo convirtió en centro de propaganda para Hitler, y en la segunda Guerra fue hospital.
Y cuando construyeron el Muro de Berlín quedó al lado ‘libre’ de la ciudad; de ahí en adelante es el afamado Hotel Adlon Kempinski-Café.
Situado frente a la puerta de Brandenburgo, en ese café convergen la historia alemana y europea.

*****

Viena, Austria, tuvo una época dorada.
Pues si se quiere volver a sentir hay que ir al Café Frauenhuber, el primero que abrió sus puertas tras la derrota de los turcos en el siglo XVII. Aún conserva ese 'aguaje' y prima su rigurosa etiqueta.
Aún se recuerda, aquella jornada donde actuó Mozart.

*****

En la calle 13, entre carreras 7 y 8 de Bogotá, hace 69 años inició un café que fue el sitio de reunión de León de Greiff y Rafael Amaya.
Café Pasaje, uno de los más tradicionales de Colombia, un país que exporta su cosecha cafetera al planeta; mientras que paradójicamente, los cafés van hacia la desaparición propiciados por la 'nueva ola' y sus 'cafés Internet'.
Café Pasaje se resiste a ser absorbido por la modernidad de la urbe. No es elegante pero sí más bien casual.

*****

En El Cairo, Egipto, las rondas de té van a cada momento; pero las de café, también.
En la Plaza de Hussein, se enclava el Café Al Fishawi, el más antiguo en la tierra de los faraones, ya que nació en 1773.
Está lleno de coloridos salones, paredes con enormes espejos y abullonados sillones.
Tiene 24 horas de servicio y solo vende bebidas  aromadas.

*****

Los argentinos son bohemios, de ahí su tango y café.
En Corrientes, Buenos Aires, la calle de muchas inspiraciones de Gardel, está el Café La Giralda, uno de los más connotados de esa región bonaerense.
Es tan tradicional que aún conserva sus luces de neón, las mesitas de mármol en partes de hierro forjado y los acordes bajos del bandoneón.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad