jueves 13 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Caídas de precios se quedan en el camino

Una demanda creciente en el mercado interno, en el caso de la carne, supliría fácilmente todo el ganado que no se ha podido vender en Venezuela.

Esa sería una solución a la crisis con el país vecino, pero hay un inconveniente: el precio de la carne no le baja al consumidor final.

Ante la amplia oferta, el kilo de novillo gordo en pie cayó de $3.200 a $2.500, es decir, $700 por kilo en las fincas.

Pero a pesar del descenso de precio por parte de los productores, es ahí donde aparece en la cadena cárnica su enemigo más fiero: La intermediación.

A juicio de José Félix Lafauire Rivera, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, se podría incrementar el consumo si el producto es más económico y accesible al grueso de la población.

'El consumo per cápita año en el país es de 17 kilos de carne; pero si llegáramos a 20 kilos no habría problemas', agregó.

Lafaurie Rivera dijo que con los precios actuales, en la transformación de un novillo gordo el 70% del valor de un kilo es compensado, pues estamos frente a un producto que se compra barato, pero que se coloca caro y es ahí cuando el mercado se distorsiona', agregó.

La leche

Al referirse a la leche, dijo que el caso es más dramático pues las ganancias se quedan en manos de los industriales, que son quienes compran de manera directa al productor.

'En las fincas el litro de leche se paga entre $640 y $670; pero en la tienda vale $1.100. En las clases populares el consumo per cápita es de 34 litros mientras que en las altas llega a 140 litros año. Si lográramos un aumento de 20 litros en el consumo nacional, no tendríamos leche para atender esa demanda interna', sostuvo.

Huevo y pollo


En la avicultura la intermediación no es tan fuerte, ya que los productores, como política, buscan acercarse cada vez más al consumidor final.

Lo anterior significa que en la cadena de comercialización puede haber un solo eslabón, el mayorista, tanto para pollo como para huevo.

Según Jorge Enrique Bedoya Vizcaya, presidente de la Federación Nacional de Avicultores Fenavi, los precios son accesibles con el fin de que gane el productor y también lo haga en esa misma dirección el consumidor final.

En 2008, por ejemplo, el consumo per cápita año fue de 23,5 kilos de carne de pollo y 198 huevos.

'Estamos trabajando muy fuerte en ser más eficientes en la comercialización, para tener precios justos que nos permitan en 5 años tener un consumo per cápita de 34 kilos de carne de pollo y 250 huevos al año.

'Esa eficiencia nos llevará a que la plata del productor y el consumidor, que son realmente los dos actores más importantes de la cadena, no se quede en manos de los intermediarios', agregó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad