jueves 21 de febrero de 2019 - 12:00 AM

De cada 100 cigarrillos vendidos en Santander 22 son de contrabando

En 2018, el 22% de los cigarrillos comercializados fueron de contrabando, frente al 2017 prácticamente fue el doble, cuando fue el 12%.

El contrabando genera grandes pérdidas para la industria y el país, y aunque el Gobierno toma las medidas necesarias para combatirlo, la problemática cada día crece más.

El año pasado, el 25% de los cigarrillos que se vendieron en el país eran ilegales, mientras que en Santander la cifra llegó al 22%. Lo anterior significa que de cada 100 cigarrillos comercializados, 22 fueron de contrabando, según el estudio ‘Incidencia de los cigarrillos ilegales en Colombia’, de Invamer para la Andi.

Para el departamento, la ilegalidad de cigarrillos significó un incremento de 10 puntos porcentuales frente al 2017.

Carlos Guzmán, vicepresidente de Coltabaco, estos resultados son un efecto negativo de la reforma tributaria de 2016.

“El análisis histórico del comportamiento del comercio ilícito ratifica una realidad: la existencia de una relación directa entre el aumento de los impuestos y el crecimiento del comercio ilícito de cigarrillos. Hoy podemos afirmar que la reforma tributaria que entró en vigor en el 2017 desconoció la capacidad de sustitución del mercado legal por el ilegal en el país”, precisó Guzmán.

La situación es más crítica en departamentos como La Guajira, y Cesar, donde al menos el 86% y 80% de los cigarrillos comercializados fueron ilegales. Seguido estuvo Magdalena, con 74%; Sucre, con 67%; Córdoba, con 62%; Bolívar, con 58%; Norte de Santander, con 55%, y Atlántico, con 32%.

De acuerdo con el informe, desde el 2017 el comercio ilícito creció fuertemente, pasando del 13% al 25%, fecha que coincide cuando empezó a regir la Reforma Tributaria que incrementó el impuesto específico de $1.400 a $2.100, por cajetilla de 20 cigarrillos.

Y es que actualmente, el precio promedio de una cajetilla de cigarrillos legal es de $5.198, mientras que los ilegales se pueden conseguir en $2.740.

“El 90% de los encuestados indicó que el precio es la razón principal que los motiva a adquirir marcas ilícitas”, resaltó el informe.

Menos recaudo departamental
Según el estudio ‘Incidencia de los cigarrillos ilegales en Colombia’, de Invamer para la Andi, este fenómeno también generó graves consecuencias para las marcas departamentales, en la medida que las entidades territoriales dejaron de recibir $440 mil millones (US$ 141 millones) durante el 2018.
“Naturalmente, esto ha afectado las finanzas públicas departamentales. El aumento desbordado del comercio ilícito de cigarrillos golpea directamente el recaudo en términos de impuestos departamentales. De nuevo, la relación es directa y esto significa que: a mayores niveles de contrabando, menores volúmenes de recaudación en las entidades territoriales”, afirmó Guzmán.
El estudio también determinó que el contrabando predomina en las zonas rurales, con el 49%, y en los estratos 1 y 2, con el 32%.
Al menos el 78% de los cigarrillos de contrabando se distribuyen en las tiendas de barrio.
La Andi y la industria solicitaron al Gobierno intensificar las medidas de control y generar una agenda público-privada que responda de manera contundente al gran desafío de la ilegalidad en el sector.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad