domingo 28 de febrero de 2010 - 10:00 AM

¿Serán los teléfonos móviles la moneda del futuro?

Es improbable que los celulares reemplacen a las tarjetas de crédito o débito en el futuro cercano, pero los teléfonos con Internet están convirtiéndose en poderosas herramientas para hacer pagos y realizar compras en cualquier lugar e incluso entre particulares, con ayuda de servicios como Square.

Al mismo tiempo empresas como Gemalto están aprovechando las tarjetas SIM en los teléfonos de todas las gamas para complementar o reemplazar a las tarjetas de sistemas de transporte masivo y permitir a sus usuarios recargar pasajes en cualquier momento.


Un ‘ajuste’ de cuentas digital

Las tarjetas de crédito representan dinero listo para usarse en cualquier lugar. Pero para ello ‘cualquier lugar’ debe aceptar pagos a crédito, y las tarjetas débito tienen limitaciones parecidas.

Es aquí donde aparece Square, un sistema gratuito y sin contratos que al mejor estilo de las películas futuristas permite pasar una tarjeta de crédito o débito por un dispositivo de bolsillo y transferir dinero de esa cuenta a una personal. Lo que ningún director de ciencia ficción previó es que ese dispositivo sería también un teléfono con conexión a una red mundial de información. Estrictamente: un iPhone.

Por ahora limitado a los Estados Unidos el servicio, que dona un centavo a una organización de caridad por cada transferencia realizada, también funciona si se introduce manualmente el número de una tarjeta, en caso de que no esté a mano el lector de cintas magnéticas. La única condición es que ambos usuarios estén inscritos en el sitio Squareup.com

Los usuarios de Square pueden verificar la identidad de sus compradores y confirmar que son los dueños de la tarjeta viendo su fotografía, y los compradores pueden enviar el recibo de la transacción a su correo o por mensaje de texto a su celular. Negocios pequeños, medianos o grandes pueden usar el servicio, cuyo funcionamiento está descrito en el video www.j.mp/square_iphone


Cobrar cheques sin ir al banco

Menos poderosas pero igualmente cómodas son las aplicaciones que usan los teléfonos móviles con conexión a Internet para cobrar cheques, simplemente tomando una fotografía de los mismos.

Lo bueno es que estas herramientas son ofrecidas directamente por los bancos, que se encargan de realizar el proceso de verificación de las cantidades y la firma en los cheques, lo que podría hacerlas llegar a Colombia antes que sistemas más complejos como Square.

Mientras estas soluciones llegan al país las visitas a los cajeros y al banco seguirán siendo frecuentes. Pero aún en ese caso los móviles pueden ayudar.

Por un lado existen aplicaciones como ATM Hunter, cuya base de datos tiene información de más de 1 millón de cajeros automáticos alrededor del mundo. En Bucaramanga la aplicación ubica cajeros de Servibanca, Banco de Occidente, Colpatria, BBVA, Caja Social y Colmena, indicando la distancia a la que se encuentran si el dispositivo tiene GPS, y también ofreciendo una vista en un mapa digital.

Quienes hayan registrado sus cuentas al servicio gratuito de Banca Móvil que ofrecen la mayoría de entidades financieras del país a los usuarios de Tigo, Movistar y Comcel, descubrirán además que al hacer retiros en estos cajeros recibirán automáticamente un mensaje de texto a su celular, lo que no sólo les permitirá olvidarse de los recibos de papel, sino que les alertará en caso de que se haga un retiro sin su conocimiento.


Celulares como tiquetes

No todas las soluciones que facilitan las transacciones utilizando los teléfonos móviles necesitan GPS, una conexión a Internet o dispositivos con pantalla táctil.

La empresa de seguridad digital Gemalto ha desarrollado un sistema que permite utilizar los celulares como ‘tiquetes electrónicos’ de transporte público; el teléfono mismo funciona como las tarjetas que validan la entrada al sistema, con la información sobre cuántos tiquetes quedan disponibles almacenados en la tarjeta SIM.

Esta tecnología, que ya ha sido probada en sistemas de transporte con infraestructura DESFire como el Metrobús de Santiago de Chile y el PagoBus de León, México, tiene la ventaja de que permite implementar el servicio de pago de tiquetes en la tarjeta SIM del teléfono.

Quizá en unos años sea tan común pagar un tiquete de TransMilenio, el Metro de Medellín, Megabús, el MIO o Metrolínea con el teléfono como lo es con las tarjetas, y recargar pasajes sea tan fácil como comprar minutos extra en un celular, lo que podría salvar a los usuarios en una situación afanosa.


Grupo de hackers sacude a Latvia

Una de las consecuencias directas de digitalizar cada vez más las transacciones, incluso cuando se compra un sofá a un amigo o los tiquetes de bus del próximo mes, es que esa información queda disponible en las bases de datos de las empresas de telefonía y de los bancos.

Y una vez allí esta información podría correr la misma suerte que, para bien o para mal, tuvieron millones de extractos bancarios y declaraciones de impuestos pertenecientes a ciudadanos de Latvia: acabar en las manos de particulares que logren irrumpir en los sistemas donde están almacenados los datos.

Con un nombre fuliginoso (el Ejército Popular del Cuarto Despertar) y una cuenta de Twitter, un grupo de Hackers de Latvia está entregando a los medios de su país impresionantes reportes de corrupción en los bancos y empresas más importantes del país, en una época en que la crisis ha debilitado su economía hasta el punto de que ocupa el último lugar en la Unión Europea.

Uno de los hackers del grupo, que usa el alias de Neo en una posible referencia al redentor protagonista de la trilogía Matrix, delató al jefe ejecutivo de una empresa de calefacción manejada por el estado, que se dio a sí mismo un bono por £20 mil libras esterlinas después de recortar el salario de los trabajadores de su municipio. El ejecutivo, llamado Aris Zigurs, admitió ante los medios que la cifra era correcta.

La opinión no ha tardado en comparar a este grupo con la versión de Robin Hood y su banda de ladrones en la era informática. Pero sus acciones muestran que otras agrupaciones podrían estar cometiendo actos igualmente ilegales con total éxito, pero con intenciones mucho menos loables.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad