domingo 06 de marzo de 2016 - 12:01 AM

Por rebaja de arancel, precio del fruto de palma caerá 20%

La medida de cero arancel a las importaciones de aceites vegetales tiene una vigencia de 6 meses, pero para los palmeros, en Colombia no hay nada más duradero que una medida transitoria.

Para poder entrar un litro de aceite de palma al país se tenía que pagar un arancel del 22,2%; ahora, esa medida de protección no existe, pues el Gobierno Nacional la tumbó a 0% como una alternativa para frenar la galopante inflación.

Además, cobijó a otros aceites vegetales, grasas, ajo, lentejas y frijol.

Pero mientras el Gobierno trata de tapar ese hueco, abrió una brecha por otro lado; principalmente, en las zonas palmeras de Santander.

Esa situación la comenzaron a vivir los productores de fruto de palma, ya que bajar el arancel a cero significa que su fruto valdrá 20% menos; es decir, de $360.000 la tonelada como se pagó en febrero pasará a $288.00 a partir de marzo.

De acuerdo con León Darío Uribe, gerente de una empresa palmera en Puerto Wilches con más de 30 años en la zona del Magdalena Medio, hay que tener en cuenta que para fijar el precio interno para el fruto de palma hay que calcular una fórmula que conjuga cinco componentes: el precio internacional, la tasa de cambio, el costo de los fletes de traída (cerca de US$100) y el arancel, para luego transferirle al fruto un 18% de ese precio del aceite.

El directivo dijo que esa caída del precio se sentirá muy duro en Santander, pues las producciones se han mermado un 30% por efectos de cambio climático; los insumos y fertilizantes han incrementado su precio por encima del 20% por la revaluación del dólar y se tienen 50 mil hectáreas afectadas por PC, donde el corte de fruto está en niveles mínimos.

“Llevábamos 10 años con una tasa totalmente revaluada y apenas se comienza a tener un dólar que le da competencia al sector palmero, enseguida le tumban al arancel y no nos dejan margen de recuperación”, agregó.

‘Golpe en la nuca’

Para el Directivo, ese golpe similar al que se recibe en la nuca, lo sentirán más fuerte los pequeños productores, dueños de más del 60% de las áreas sembradas en esta zona del país. Ellos, aparte de lo anterior, tienen sus plantaciones afectadas con pudrición de cogollo, PC, y no tienen otra salida que la ruina.

“Con poca producción pero con ayuda del arancel y la revaluación se tenía un precio competitivo; pero ahora, sin nada, lo que viene es la quiebra. Los acabaron de enterrar”, agregó.

Para el directivo palmero, la intención de sembrar 150 mil hectáreas nuevas con el plan Colombia Siembra quedará paralizada, porque nadie adelantará proyecto alguno con un constante cambio de las reglas de juego, sostuvo.

Presión de la PC

Frente a la pudrición de cogollo, PC, León Darío Uribe dijo que el Gobierno se ha desentendido del tema sanitario y los tiene totalmente abandonados.

Muestra de la anterior aseveración la sustenta con las si-guientes cifras: se tienen 50 mil hectáreas afectadas con esa enfermedad de la zona central que tiene su centro mayor en Puerto Wilches (Santander) y Cantagallo (sur de Bolívar).

Se han tumbado 12 mil hectáreas pero solo se han reemplazado 4 mil con material híbrido mientras que la PC ya amenaza a regiones vecinas, como por ejemplo, el sur del Cesar.

“No hay subsidios ni auxilios. Para colmo de males, el Gobierno lanzó un ICR para esta situación pero no es funcional porque el sector bancario es renuente a apalancar la renovación de los cultivos, lo que quiere decir que ese ICR no aplica para los palmeros afectados”, agregó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad