sábado 13 de marzo de 2021 - 12:00 AM

¿Proyecto de arancel a importaciones de textiles sería el fin del sector?

El documento estará publicado para comentarios y recomendaciones hasta el 17 de marzo. Los empresarios piden que se restablezca el arancel del 37,9% inferior a US$20 por kilo.
Escuchar este artículo

Durante el 2020, Colombia importó US$407,7 millones en prendas y complementos de vestir, de los cuales el 0,35% fue comprado por Santander; es decir US$1,4 millones, según cifras reportadas por LegisComex.com.

Es importante destacar que el comportamiento de las compras en el exterior de este sector fue decreciente tanto a nivel nacional como en Santander, con una variación negativa de 40,2% y 56,5%, respectivamente. Este comportamiento se dio en gran parte por el confinamiento que se vivió en el ámbito mundial, lo que llevó a menor demanda.

Sin embargo, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo publicó el borrador de un proyecto de decreto en el que se busca modificar parcialmente el arancel de aduanas para la importación de confecciones.

El documento menciona que se establecería un impuesto de 40% a las importaciones de aquellos productos clasificados en los capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional, cuando el precio FOB declarado sea igual o menor a US$10 por kilogramo. Además, establecería un arancel de 15% más US$1,5 por kilogramo a las importaciones de estos mismos productos, siempre que el precio FOB declarado sea superior a los US$10.

Si bien con esta herramienta el Ministerio de Comercio pretende apoyar al sector textil y de comercio en medio de la recuperación económica, para las agremiaciones y empresarios la propuesta no los favorece y podría ser el inicio del fin de sus empresas. Cabe mencionar que el año pasado el comercio formal se contrajo 15,1% y cerca de 1,5 millones de empleos se perdieron en el país.

“Este arancel no tiene el impacto esperado. Es una medida que se queda corta porque este valor no es significativo para que una gran superficie tome la decisión de comprar en el país”, afirmó Franky Guevara Campos, vicepresidente de la Cámara Colombiana de las Confecciones capítulo Santander.

Por su parte, Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, calificó como inoportuno el proyecto. “Una medida de esta magnitud en estos momentos impactará negativamente el bolsillo de los colombianos y generará mayor desempleo, informalidad y contrabando”.

“El eslabón de comercio en el sector de confecciones es uno de los más afectados en esta crisis; en promedio entre enero y diciembre de 2020 la evolución de ocupados tuvo una contracción de 25,8%, lo cual significa una pérdida promedio de 80.968 empleos. En este sentido, un arancel razonable para el sector permite preservar la producción sin aislar a los productores nacionales de la competencia global y de las posibilidades de insertarse en mercados internacionales”, dice el documento.

Nada atractiva

Los empresarios de la confección no piden que les suban los aranceles, sino que les devuelvan el que tenían, dice Guevara Campos, que era 37,9% inferior a US$20 por kilo y superior del 10% más US$3. “En un kilo de prenda caben hasta tres camisas de hombre, pero en la ropa de bebé caben más de 10 prendas, ese kilo lo dividen en el número de prendas”.

Dentro de los principales productos importados en el 2020 por Santander del sector de confecciones se encuentran las camisas de punto y, de algodón, para hombres o niños, con US$123.390; seguido por vestidos de punto, de fibras sintéticas, para mujeres o niñas, con US$120.552, y camisas, blusas, blusas camiseras de punto, de fibras sintéticas o artificiales, para mujeres o niñas, con US$116.699.

El gremio de la confección solicitará al Congreso de la República que tramite una ley, la cual fije impuestos a la importación de ropa con destinación específica.

$!¿Proyecto de arancel a importaciones de textiles sería el fin del sector?
$!¿Proyecto de arancel a importaciones de textiles sería el fin del sector?
$!¿Proyecto de arancel a importaciones de textiles sería el fin del sector?
Despidos masivos
La propuesta arancelaria resulta insuficiente para contrarrestar la pérdida de empleos que tiene el sector, aseguró Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de Confección y Afines. En Santander, 10.000 empresas y 65.000 puestos de trabajo estarían en vilo, especialmente cuando están reiniciando la recuperación enfrentada a causa de la pandemia.
Desde antes del confinamiento, la Cámara de la Confección y Afines ya había alertado acerca del complejo panorama del sector por cuenta de factores como la informalidad, con una cifra del 74,2%.
“El sector requiere de medidas que permitan cambios estructurales y que contribuyan a la generación de empleo y el crecimiento de la competitividad de los empresarios”, concluye Rodríguez.
Un gran número de empresarios del gremio están de acuerdo en que no podrán sostener la nómina de los operarios ante las precarias medidas, por esto pedirán al Ministro de Trabajo autorización para despidos masivos, debido a insuficientes medidas arancelarias que se pretender establecer.
El borrador del proyecto estará publicado para comentarios y recomendaciones hasta el 17 de marzo.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad