miércoles 30 de septiembre de 2015 - 3:21 PM

¿Qué demanda una ciudad de clase media como Bucaramanga?

Una sociedad con un mejor nivel de vida ya no exige soluciones básicas como alcantarillado o pavimentación de calles. La demanda social aumenta en términos de calidad. La educación y el empleo serán temas fundamentales de cara al futuro.
Escuchar este artículo

Recientemente, el Dane y la Presidencia de la República publicaron los datos sobre la distribución de clases sociales en algunas ciudades del país.
Y el dato más relevante lo tuvieron Bucaramanga y el área metropolitana.

Según indicó el presidente Juan Manuel Santos, la capital de Santander es la ciudad con mayor proporción de ciudadanos en la clase media consolidada, es decir, personas que ante algún embate económico, no se ubicarían por debajo de la línea de pobreza.

La zona reportó un 55,9% de este tipo de clase media. Adicionalmente, los datos del Dane mostraron que habría un 34,8% de clase media emergente.
Así las cosas, en la ciudad habría un 90% de la población ubicada en la línea de la clase media. Si tenemos en cuenta los datos poblacionales de la Encuesta Integrada de Hogares, serían 945 mil personas.

Ahora bien, la medición está hecha sobre la base de ingresos y la línea de pobreza que, entre julio de 2014 y junio de este año, se fijó en $217 mil mensuales.
Y aunque este dato genera críticas, devela un tema de fondo que vale la pena consultar.

Si la mayoría de la población de la ciudad está un escalón por encima en la ‘pirámide’ social comparada con otras ciudades, ¿qué nuevas demandas tendrá?

En teoría, una clase media consolidada habría superado los rezagos en condiciones básicas. Lo que vendría, entonces, sería pensar en otro nivel de bienestar y, algo no muy comprendido en algunos sectores de la sociedad, en el componente competitivo, que puede generar una mejor calidad de vida.

¿Qué implica el cambio?

Una ciudad con mayor clase media exigirá nuevos espacios de infraestructura para su desarrollo social, lo que incluye cosas tan básicas como mejores parques, pero el asunto va más allá.

Esto implica que se demandarán nuevos escenarios educativos, de esparcimiento y una mejor red de salud, pues, en teoría, se habrían superado las barreras iniciales como los servicios domiciliarios básicos.

Para el director de la Comisión Regional de Competitividad de Santander, Augusto Martínez, la situación que presenta la ciudad ofrece una oportunidad única para mejorar.

“Esto hay que verlo como algo positivo, pero que es en realidad la base de un cambio más importante. Una sociedad con mayor distribución del ingreso, como muestran las cifras, va a tender a exigir nuevos espacios competitivos en materia de desarrollo personal y comunitario”, agregó.

Así mismo, la demanda de una población socialmente ‘mejor’ se direccionará hacia mejores niveles de empleo y condiciones más adecuadas. En ese punto, el área tiene mucho por avanzar.

Entre las cinco principales ciudades del país, Bucaramanga tiene la mayor tasa porcentual de informalidad, con 56% del total de su fuerza laboral.

Y esto no es intuición, pues son las consideraciones del Banco Interamericano de Desarrollo en un informe sobre pobreza, vulnerabilidad y clase media en América

Latina revelado en mayo de 2015, que destaca la  importancia de tener en cuenta los impactos de esta transformación social.

¿Cómo proceder?

La Cámara de Comercio de Bucaramanga, CCB, ha insistido en focalizar la visión de la ciudad y la región desde la educación, “pues es un eje transversal que determina el bienestar”, según Juan Camilo Beltrán, presidente ejecutivo de la CCB.

“Hacer todos los esfuerzos por mejorar la educación en la zona es un factor clave para promover una sociedad diferente y con mejores expectativas”, añadió.
Como segundo punto clave, el directivo considera que el emprendimiento es causa y consecuencia del fortalecimiento de la clase media en la zona.

“Bucaramanga y el área siempre han tenido buenos indicadores de emprendimiento y eso es lo que identifica a la clase media cuando se consolida, busca oportunidades de independencia económica”.

Según datos del Observatorio de Competitividad de la CCB, la tasa de emprendimiento de la zona en 2014 fue de 88 empresas por cada 10 mil habitantes, la segunda más alta del país después de Bogotá, con 92.

Un mercado tan atomizado, con más del 90% de mipymes, ha hecho que “la distribución del ingreso se proponga de forma un poco más equilibrada frente al resto del país”, aseguró Augusto Martínez.

El impacto competitivo

Según el Consejo Privado de Competitividad, la zona tiene una fuerza innata en ‘condiciones básicas’, como educación básica, salud y medio ambiente.
No obstante, hay dos puntos claves para que el área se consolide competitivamente: las instituciones y la sofisticación. Justamente, esos dos puntos son fundamentales para el avance de una sociedad de clase media.

En materia de instituciones (eficiencia del sector público), la región ocupa el puesto 13 entre 22 zonas del país y en sofisticación, el puesto 10.

“Una sociedad con mejor nivel de ingreso tiende, a futuro, a saber invertir y saber ahorrar, y eso es un ‘colchón’ para el futuro, porque son familias y grupos de consumo que se proyectan en el tiempo y es altamente positivo para la economía regional”, agregó Augusto Martínez.

Una mirada desde afuera

Recientemente, la Ocde le dio un ‘vistazo’ a la situación de la clase media en América Latina y encontró que si bien la proporción de este grupo ha aumentado, su vulnerabilidad se mantiene.

Según el Grupo de Desarrollo de la Ocde, es clara la relación entre el tamaño de la clase media y el incremento económico a largo plazo. No obstante, la alta tasa de empleo informal y la baja cobertura social pueden anular esos beneficios.

Al respecto, lo que recomienda este organismo internacional es que las políticas públicas sean serias y tengan objetivos claros, para asegurar los ingresos, sostener la inversión y consolidar lo que se ha logrado. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad