Publicidad

Local
Jueves 22 de diciembre de 2022 - 12:00 PM

Santander es el departamento con mayor riesgo medioambiental de Colombia, qué está pasando

En Santander se registraron 166 casos de delitos de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables. Hubo 62 casos por delitos de explotación ilícita de yacimiento minero y otros materiales.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Archivo / VANGUARDIA  se registraron 78 casos por delitos de daños en los recursos naturales y ‘ecocidio’, lo que corresponde a la segunda región donde más sucedió este hecho, después de Meta.; y se registraron 22 casos por delitos de contaminación ambiental, lo que representa la tercera, después de Bogotá y Cundinamarca.
Archivo / VANGUARDIA se registraron 78 casos por delitos de daños en los recursos naturales y ‘ecocidio’, lo que corresponde a la segunda región donde más sucedió este hecho, después de Meta.; y se registraron 22 casos por delitos de contaminación ambiental, lo que representa la tercera, después de Bogotá y Cundinamarca.

Compartir

Archivo / VANGUARDIA se registraron 78 casos por delitos de daños en los recursos naturales y ‘ecocidio’, lo que corresponde a la segunda región donde más sucedió este hecho, después de Meta.; y se registraron 22 casos por delitos de contaminación ambiental, lo que representa la tercera, después de Bogotá y Cundinamarca.

60,02 puntos fue la calificación de Santander en la categoría de medioambiente del reciente informe del Índice de Riesgos Subnacional del 2022. ¿Esto qué quiere decir? Que la región tiene un riesgo muy alto y ocupa la última posición entre los 32 departamentos y Bogotá.

En palabras coloquiales: Santander se rajó en el cuidado de sus ecosistemas. “Santander es el departamento con más riesgo ambiental, según el Índice de Riesgos Subnacional 2022”, se lee en el informe.

Dicha categoría tiene la finalidad de evidenciar las afectaciones ambientales e informar a las empresas que quieren invertir en la región sobre la incidencia departamental de delitos y acciones que impactan los ecosistemas, los recursos naturales y la salud. Y para llegar a esta evaluación se tuvieron en cuenta cuatro variables que identifican al aprovechamiento irregular de recursos y los daños ambientales en Santander.

El informe reveló que, durante el 2021, de acuerdo con los datos recogidos, en Santander se registraron 166 casos de delitos de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables, siendo el segundo territorio donde más se presentó este delito, después de Bogotá. Hubo 62 casos por delitos de explotación ilícita de yacimiento minero y otros materiales, lo que equivale a ser el tercer departamento donde más se dio esta infracción, después de Antioquia y Boyacá.

Asimismo, se registraron 78 casos por delitos de daños en los recursos naturales y ‘ecocidio’, lo que corresponde a la segunda región donde más sucedió este hecho, después de Meta.; y se registraron 22 casos por delitos de contaminación ambiental, lo que representa la tercera, después de Bogotá y Cundinamarca.

“Estos resultados demuestra los problemas medioambientales del departamento y en qué áreas el sector empresarial puede participar para fortalecer y/o reparar los ecosistemas, con el fin de hacer parte de iniciativas que permitan consolidar relaciones entre el sector público, las comunidades y el sector empresarial”, concluyó el informe.

Estos resultados concuerdan con las denuncias y seguimientos publicados por Vanguardia sobre la contaminación de mercurio en el río Suratá de los últimos meses.

Análisis

Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, firma encargada del Índice de Riesgos Subnacional, precisó que, a pesar de que Santander es un departamento de riesgo medio en general, cuando se va al detalle es una región que experimenta mayores riesgos medioambientales, ubicándose en el último lugar del país. Incluso riesgos políticos, en el que ocupa la posición 23 de 32 departamentos y Bogotá.

“Hay cuatro variables que nosotros analizamos para esta categoría, que son el aprovechamiento ilícito de recursos naturales, en donde Santander está ubicado en la casilla 29 de 33; la explotación ilícita de yacimientos mineros y otros, donde ocupa la posición 18 de 33; los daños en los recursos naturales y ‘ecocidios’, está en el puesto 18 de 33; y el indicador de contaminación ambiental, en donde ocupa la casilla 12”, describió Guzmán.

Enfatizó en que estos eventos medioambientales asociados a la minería ilegal y a la contaminación hicieron de Santander el mayor riesgo en Colombia en este aspecto.

“A grandes rasgos, un empresario santandereano no se siente en un lugar de media tabla del país, creo que ve gran potencial y futuro en su región, pero lo que está deteniendo que Santander logre llegar a los principales lugares de atracción de inversión son los asuntos medioambientales”, precisó Guzmán.

A renglón seguido, agregó que si los próximos alcaldes, concejales, diputados y el gobernador de Santander quieren que el departamento mejore tienen que ponerle cuidado a los delitos ambientales, al monitoreo de estos y a la preservación de sus hábitats naturales.

¿Por qué a Santander le va mal en lo medioambiental?

Vanguardia consultó a dos expertos en este tema para entender lo que está pasando en la región, cuáles son las causas y consecuencias. Erwing Rodríguez-Salah, líder cívico y ambiental de Santander, afirmó que estos resultados “reflejan la falta de presencia del Estado con su institucionalidad, especialmente de las autoridades ambientales regionales”.

Para él, la falta de un control efectivo es una de las causas. Paralelo a esto, está la falta de las respectivas sanciones para los infractores ambientales, lo que conlleva a la impunidad, “que es el mejor incentivo para el aumento de los delitos ambientales. Si el Estado ni siquiera es capaz de controlar y sancionar las infracciones ambientales de la minería legal, menos lo hará con la minería ilegal”, aseveró Rodríguez-Salah.

En esto coincide la ingeniera Claudia Santoyo Muñoz, especialista en Microbiología Ambiental, quien identificó la deficiente gestión institucional como la principal causa, a lo que agregó la falta de cultura ambiental ciudadana para la protección de los recursos naturales.

“Existe una deficiente gestión de las entidades con responsabilidad ambiental en el departamento, para implementar acciones que busquen la conservación de los recursos naturales. Entre las problemáticas está la contaminación del recurso hídrico, esencial para la vida”, señaló la académica.

De acuerdo con Santoyo, hay otras dos razones por las que Santander hoy está en riesgo mediodambiental. La primera, por la falta de implementación de sistemas eficientes para el tratamiento de agua residual e industrial en el ámbito municipal; y la segunda, por la carencia de sistemas para el manejo adecuado y disposición de residuos sólidos, como se puede observar en Bucaramanga y su área metropolitana y en la mayoría de los municipios de la región.

“Es importante proteger los lugares donde nace el agua, caso del Páramo de Santurbán, pero qué hacemos los que consumimos y utilizamos el agua, qué hacemos con el agua residual que generamos y termina en los ríos, como el caso de Río de Oro. Se habla mucho de arriba, pero de abajo no hacemos nada o mejor poco”, advirtió la académica.

Por su parte, Rodríguez-Salah recordó un caso para ilustrar lo que pasa. Explicó que la Cdmb aún no resuelve un proceso sancionatorio contra la transnacional Minesa, que data del 21 de noviembre de 2017, por presunta infracción de la legislación ambiental por su túnel de exploración El Gigante, “cuyo nombre se cambió a ‘El Emboque’, quizás en un intento por disimular la magnitud del daño. Es decir, el proceso sancionatorio ya cumplió cinco años el pasado 21 de noviembre, sin que conozcamos su fallo”.

Cultura ciudadana

A la académica Santoyo, como se mencionó anteriormente, le preocupa la cultura ciudadana hacia el medioambiente.

“Si como seres humanos, pensantes, no cambiamos la forma de ver e interactuar con el medioambiente, consideraría que es difícil preservarlo y conservarlo. Por ejemplo, el tráfico ilegal de fauna silvestre en Santander es un caso de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables, que se presenta porque existe un “consumidor ignorante ambientalmente” que tienen animales silvestres como mascotas o consume la carne o los huevos, fortaleciendo un negocio que pone el riesgo la salud de los ecosistemas”, sostuvo.

Finalizó diciendo que los santandereanos han decidido el dinero sobre la vida y “es así como la explotación ilícita de la minería (metales y materiales de cantera) es otra razón muy fuerte que está afectando los recursos naturales del departamento”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Miguel Orlando Alguero

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad