martes 13 de mayo de 2014 - 12:01 AM

Supersociedades interviene las operaciones de la firma Emgoldex en Colombia

Como ya lo había advertido este medio, el funcionamiento de Emgoldex en el país no era muy claro. Así lo confirmó el Superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, durante una rueda de prensa en la que anunció las medidas a tomar frente a este caso.
Escuchar este artículo

“La Superintendencia advierte que los rendimientos ofrecidos por Emgoldex no provienen del crecimiento del precio del oro, el cual ha presentado importantes reducciones en los últimos meses, sino de una clásica estructura piramidal que solo genera ingresos en la medida en que se vinculan a la misma nuevos participantes”. Así reza el comunicado oficial que emitió ayer la Superintendencia de Sociedades al anunciar la intervención a esta firma.

Como ya lo había informado Vanguardia Liberal el pasado 23 de abril, esta empresa que asegura que comercializa oro por internet y que tiene su sede principal en Dubai, presuntamente sería una captadora ilegal de recursos.

La determinación de la Supersociedades fue clara. En cabeza de Luis Guillermo Vélez, ordenó la suspensión inmediata de todas las operaciones de Emgoldex en Colombia.

Así mismo, la medida revelada por el Superintendente indicó que se realizará la intervención mediante toma de posesión de los bienes, haberes, negocios y patrimonio a las siguientes personas: Alejandro Morales Pérez, Gerardo Antonio García Granobles, Deladier Payares Cuadros, Gissell Cuevas Sayas y Rafael Enrique Ballén.

Dentro de los hechos y argumentos que acuñó el ente regulador están que dicha empresa muestra “captación masiva e ilegal de recursos del público donde se ofrecen rendimientos que superan el 600% de la inversión en un lapso menor a un mes”, resalta el comunicado.

Así las cosas, la investigación de la Supersociedades concluyó que las utilidades ofrecidas por dicha empresa no tienen justificación financiera razonable por la ejecución de operaciones relacionadas con el oro.

Dadas estas aclaraciones Luis Guillermo Vélez también agregó que “quienes promuevan o promocionen estos esquemas que resulten en la captación masiva sin autorización, son responsables penal y civilmente por sus actuaciones”.

Lo que viene

El Supersociedades ordenó a las entidades financieras del país la congelación inmediata de los depósitos, inversiones, derechos fiduciarios y participaciones en carteras colectivas.

Así mismo, este órgano regulador solicitó a la Unidad de Delitos Informáticos de la Dijín que cancele los accesos a las páginas web que anuncien o promocionen Emgoldex.

El agente interventor designado para esta labor es Germán Darío Olano Ortiz.

Los antecedentes

Según el Supersociedades, esta organización tenía importantes operaciones en Bucaramanga, Medellín, Cartagena y, más recientemente, en Bogotá.

Aunque no se conoce un número exacto de personas vinculados a este esquema en Bucaramanga, se calcula que podrían ser unas 8 mil personas.

En días pasados diferentes grupos de ‘inversionistas’ habían publicitado en medios locales que dicha organización era legal y que la Superintendencia Financiera había emitido un concepto positivo sobre la misma.

Por esta razón, la Superfinanciera tuvo que salirle al paso a las declaraciones y afirmar que esto no era cierto.

Desde que se publicó la denuncia en este diario, el superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez confirmó que se estaban adelantando investigaciones para atacar a esquemas que ofrecían rendimientos por invertir en productos como plata y oro.

De igual forma, la Superintendencia Financiera de Colombia, mediante otro comunicado, se había referido a esta organización diciendo que no tenía autorización de ese ente regulador para captar dinero del público, pero que las determinaciones del caso debería realizarlas la Supersociedades, tal y como sucedió ayer.

¿Cómo funcionaba?

La operación de Emgoldex, tal y como la promovían sus clientes, se hacía por medio de una compra de oro por internet, metal precioso que se encontraba en Alemania. La adquisición se hacía con tarjeta de crédito o en bonos negociados con las mismas personas pertenecientes a la organización.

La inversión para iniciar debía ser de $1 millón 700 mil, con este capital se aseguraba un espacio para hacer una compra conjunta de oro y al final de un proceso conocido como “mesa principal” se obtendría una utilidad de 3.500 euros en el metal precioso.

El rendimiento que se recibiría igualmente en oro se vería tras culminar una estructura multinivel en la cual se debía referenciar a dos personas más para entrar a crear y completar la “mesa principal”, hasta que esta cadena cumpliera las 15 personas referidas. En ese momento se podría tener la rentabilidad que, podía recibirse según expresaron los clientes, una parte en bonos o en lingotes y otra parte como inversión para una “mesa principal” adicional.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad