miércoles 08 de febrero de 2017 - 10:35 AM

Turismo desenfrenado contaminó santuario natural de Las Gachas en Santander

Es considerado el Caño Cristales de Santander. Latas, plásticos, pañales y hasta toallas higiénicas arrojan turistas irresponsables.

La quebrada Las Gachas, considerada el Caño Cristales de Santander, por su forma y llamativos colores, ha recibido un gran número de visitantes en los últimos meses. Infortunadamente, el paisaje se vio afectado por malos hábitos de los turistas.

Dicho paisaje natural se encuentra ubicado en el municipio de Guadalupe, en la provincia Comunera, a 160 kilómetros de Bucaramanga. Allí, en la vereda Sabaneta, hay un yacimiento de agua, que recorre cerca de 1.400 metros sobre una laja y termina en una cascada de 20 metros.

El atractivo que cautivó al turismo fueron sus jacuzzis naturales que se formaron en la piedra con tonalidades rojizas. Se trata de cerca de 200 cráteres en los que sus visitantes pueden divertirse y relajarse durante horas. Gracias a las redes sociales, este lugar paradisiaco se dio a conocer incluso internacionalmente. Sin embargo, los malos comportamientos de turistas generan impacto en el entorno.

Lea también: Los jacuzzis naturales de Las Gachas, un tesoro por visitar

Al respecto, José Navarro, guía turístico pionero en Guadalupe, comentó a Vanguardia.com que sin duda el paisaje cambió, tras los tumultos de personas que, sin consideración alguna por la naturaleza, departen especialmente en días festivos y temporadas de vacaciones en Las Gachas. "Lastimosamente no estamos preparados para recibir tantos turistas, para nosotros realmente es un fenómeno".

De acuerdo con este lugareño, no existen autoridades que regulen el turismo . La gente 'hace lo que se le da la gana'. "No se controla. El turismo está desbocado, vienen y hacen lo que quieren".

Por ejemplo, cada vez que a Las Gachas acude un gran número de turistas el lugar queda invadido de desechos. "Compran sus cosas y no tienen el respeto de llevarse la basura".

Ante esta situación, algunos guadalupanos como José Navarro decidieron, por cuenta propia, organizar jornadas para limpiar los residuos que dejan los turistas, a quienes constantemente les solicitan dejar al área en buenas condiciones. "Hay que llegar con todo el amor y respeto hacia la madre naturaleza. Ella no necesita nuestras basuras, disfrutemos responsablemente ahora que está libre para el mundo entero".

En su caso particular, Navarro suele contratar en temporada alta a dos jóvenes cada 15 días para que realicen dicha labor, en la que se pueden recoger entre tres y seis sacos de desechos. "Da tristeza ver la cantidad de latas y plásticos. Hemos encontrado toda clase de basura, incluso pañales y toallas higiénicas".

Para evitar que esta lamentable escena se siga repitiendo, el promotor turístico afirmó que es indispensable que desde los negocios de los pobladores que venden comida y bebidas se eduque a los viajeros. "No estoy contra estos comerciantes, el turismo puede generar ingresos para todos. Pero sí creo que pueden explicarle a los compradores por qué no deben dejar las latas abandonadas".

Preocupa el nivel del agua

Otro de los cambios que ha observado José Navarro en Las Gachas, durante los últimos tres años, es la fragilidad del recurso hídrico. "Cada vez preocupa más el bajo nivel del agua. Además,  cada vez la vegetación es menos verde".

Además, el guía turístico recordó que hace un año el municipio atravesó una de sus peores sequías, que dejó a varios de sus habitantes sin el suministro de agua. Las Gachas se afectó con esta situación.

Lea también: Denuncian macaneo de helechos aledaños al balneario las Gachas

Aunque semanas después regresaron las lluvias, el caudal de esta quebrada, que normalmente es de cerca de 10 centímetros, aún no se recupera del todo. "Si no llueve en tres o cuatro días, el nivel se baja en más de un 50%".

Al respecto, algunos guadalupanos comentan que posiblemente la deforestación para adaptar el terreno para ganadería y el cambio de clima, generen esta situación.

Falta preparación

Las fotos y videos a través de redes sociales como Instagram y Facebook, así como blogs de viajeros, se convirtieron en la mejor ventana para promover el turismo en Guadalupe.

Este fenómeno atrajo una romería de turistas, que piden una mayor infraestructura en Las Gachas, ya que consideran que carece de baños y vestidores. Además, los extranjeros 'quedan gringos', ante la falta de traductores.

Así mismo, les preocupa que en el lugar carece de un punto de atención médica para atender cualquier accidente grave que pueda ocurrir, debido a que la laja en algunas zonas es resbaladiza. Por esta razón es recomendable usar zapatos con buen agarre o caminar con medias sobre la piedra.

Sobre este punto, José Navarro señaló que en caso de una emergencia una ambulancia podría tardar hasta media hora para llegar hasta Las Gachas, por lo que sería necesario la instalación de un puesto de atención médico cercano. "No ha pasado a mayores, solo se han registrado leves golpes en la cabeza. Los heridos son atendidos en el casco urbano de Guadalupe o en Oiba. Generalmente las personas vienen con agencias de viajes y el seguro les responde".

Cabe recordar que en diciembre pasado Vanguardia Liberal denunció el cobro que la Junta de Acción comunal de la vereda Sabaneta hacia a los visitantes por entrar a Las Gachas. Este aporte tenía un precio de $2 mil y se habría cobrado los fines de semana de la reciente temporada navideña. Seguidamente, la Alcaldía de Guadalupe prohibió dicho recaudo.

Lea también: Turistas solicitan mejor infraestructura en las Gachas

Piden título de área protegida

Ante tal situación, Ricardo José Lozano, experto en cambio climático y exdirector del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, afirmó a Vanguardia.com que debe existir un mayor control ante los malos hábitos de los turistas que acuden a Las Gachas. "Cuando se vaya a visitar a estos santuarios debemos tener buenos comportamientos, como no arrojar basuras, rayar las piedras, deforestar o hacer cambuches".

Ante los efectos que genera el impacto de turistas irresponsables en este ecosistema, Ricardo José Lozano afirmó que una alternativa para proteger el lugar es otorgarle un título de área protegida, para establecer un plan de manejo ambiental, de la mano de autoridades ambientales, municipales y la fuerza pública. "Se elabora un plan de acción con estándares claros para que la gente tenga un comportamiento adecuado para no afectar el ecosistema. La misma sociedad civil puede crear estas figuras".

Para Lozano, es fundamental que se empiecen a establecer normas claras, pues “la gente no sabe cómo comportarse. Si no se les impone y socializa, no las van a cumplir”.

Además, el experto destacó en la etapa de posconflicto tanto la Policía como el Ejército Nacional podría participar en el cuidado de los entornos ricos en biodiversidad. "Ellos también pueden tener funciones importantes en el ecoturismo".

Se restringirá acceso turistas

Ante las quejas por la invasión de basuras en Las Gachas y otros sectores turísticos como El Salitre y el pozo La Gloria, la secretaria de Salud y Desarrollo Social de Guadalupe, Claudia Pacheco, indicó a Vanguardia.com que el diciembre pasado la Alcaldía realizó una jornada de limpieza.

A la fecha la administración municipal no ha realizado más actividades similares, aunque la funcionaria aseguró que se planea hacer dos jornadas de aseo este mes."Por favor dejen el sitio como lo encuentran, hay gente que incluso hace sus necesidades al lado de los pozos. No les decimos que no vengan, sino que cuiden el ecosistema".

Asimismo, Claudia Pacheco precisó que ya se activó el Consejo Local de Turismo para trabajar de la mano de operadores turísticos. "El turismo nos llegó de repente, apenas estamos reglamentando y estructurando proyectos".

Una de las primeras medidas que se tomó fue prohibir el ingreso de los turistas al agua entre el 15 y el 28 de febrero, para proteger las quebradas. "No podrán bañarse, solo se les permitirá ir a mirar. Esperamos que los pozos se recuperen. Ojalá los turistas nos ayuden a limpiar en esos días".

Además, la Secretaria de Desarrollo Social afirmó que se piensa señalizar e instalar canecas a corto plazo. Sin embargo, reconoció que la construcción de baños y vestidores no se dará inmediatamente. "Es un proyecto que apenas se está planeando".

En cuanto al nivel del agua, Pacheco indicó que no es algo nuevo y es un fenómeno frecuente en esta temporada en la que el municipio es azotado por el verano. "Son efectos del clima, en enero se secan Las Gachas y demás fuentes hídricas. El llamado es que se haga otra clase de turismo como el religioso en esta época".

Sobre el tema de atención médica, la funcionaria indicó que en el hospital de Guadalupe está dispuesto a prestar servicios, pero señaló que construir un puesto de salud cercano a Las Gachas requiere de muchos recursos. "Se cuenta con un plan de emergencia. Efectivamente la ambulancia tarda media hora en llegar".

¿Qué paso con el dinero que cobraban al ingreso a Las Gachas?

No se sabe. De acuerdo con Claudia Pacheco, la Alcaldía no tuvo nada que ver con esa medida y desconoce cuánto dinero se pudo recaudar. "Fue una decisión de la Junta de Acción Comunal de la vereda Sabaneta".

Según explicó la Secretaria de Desarrollo Social, hay dos formas de llegar a las gachas. Por un lado está un camino público, por donde no se cobra un peso. Por el otro, habría que atravesar algunos predios privados donde algunos propietarios cobrarían el ingreso. "No sabría decir si es algo legal", afirmó Pacheco. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad