lunes 20 de abril de 2009 - 7:41 PM

Crisis económica reaviva debate sobre adopción del euro y el ingreso en la UE

La crisis económica que ha puesto a Islandia al borde de la bancarrota ha impulsado el debate sobre la conveniencia de abandonar la inestable corona islandesa por el euro y de ingresar en la Unión Europea (UE), pese a la desconfianza que este país ha tenido tradicionalmente hacia Bruselas.

Islandia siempre ha preferido defender su recurso más preciado, la pesca, consciente de que el ingreso en la UE le obligaría a abrir sus caladeros a otros países; y conservar su autonomía como Estado independiente -condición que no alcanzó hasta 1944-, temerosa de que un país tan pequeño perdiera peso específico.

El país es parte del Espacio Único Europeo (EEE) desde 1993 y está incluida en el convenio de Schengen, y esto le permite unas condiciones ventajosas en sus relaciones comerciales con la UE, lo que para buena parte de los islandeses es ya más que suficiente.

El derrumbe de la banca, nacionalizada el pasado octubre, ha revelado de nuevo la debilidad de la corona, que ha perdido casi dos tercios de su valor frente a otras monedas como el euro.

El debate sobre la adopción del euro no es nuevo: Islandia ya sondeó antes esa posibilidad, aunque Bruselas ha dejado claro que no hay euro sin pertenencia a la UE.

Tampoco es la primera vez que surge la cuestión del ingreso, pues el tema se planteó con la entrada de Suecia y Finlandia en 1994; lo nuevo es que por primera vez es un tema en la campaña electoral.

La crisis ha obligado a cambiar su postura incluso al conservador Partido de la Independencia, tradicional dominador de la política islandesa y acérrimo opositor a Bruselas, como corresponde al partido que representa al poderoso sector pesquero.

En su último congreso reiteró su rechazo al ingreso, pero aceptó la celebración de dos referendos, antes de iniciar las negociaciones y para aprobar el hipotético acuerdo; y ha difundido un informe en el que defiende adoptar el euro sin entrar dentro de la UE.

También el Movimiento de Izquierda Verde, contrario a la Unión, ha accedido a que se convoque una consulta popular al respecto.

Los únicos partidos que defienden abiertamente el ingreso son la Alianza Socialdemócrata de la primera ministra, Jóhanna Sigurdardóttir, y el centrista Partido del Progreso.

Desde Bruselas han llegado palabras favorables a un rápido ingreso de Islandia, sobre todo del comisario europeo de Ampliación, el finlandés Oli Rehn, y se ha especulado incluso con que podría producirse en 2011 junto con Croacia.

Pero la imposibilidad de aprobar antes de las elecciones, por la negativa de los conservadores, una reforma de la Constitución para permitir la celebración de un referendo sobre la cuestión en la próxima legislatura convierte esa fecha en poco probable.

Pese a ser "unionistas" los socialdemócratas han dejado a un lado el tema desde que accedieron al poder hace dos meses por la dimisión del primer ministro conservador, Geir Haarde, ya que los "verdes", sus aliados en el Gobierno, mantienen una postura opuesta.

El apoyo inicial de la población se ha ido moderando desde el estallido de la crisis, y el porcentaje de partidarios del ingreso se mantiene estable desde hace meses en torno al 46 por ciento, siete puntos menos que el de los opositores.

El debate sobre el ingreso en la UE será también seguido de cerca desde Noruega, el otro país nórdico que está fuera de la Unión y cuya industria pesquera podría salir perjudicada de forma indirecta.

Incluso dos partidos noruegos anti UE han enviado representantes a Islandia para defender la conveniencia de mantenerse fuera.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad