viernes 24 de mayo de 2013 - 6:51 AM

El 'dolar Cárdenas' está cada vez más cerca de ser una realidad

El Gobierno sigue firme con su intención de llevar el dólar más allá de los $1.900, y con los últimos impulsos que se han visto en la divisa, el ‘dólar Cárdenas’ podría estar más cerca de lo que se piensa. Así, un día después de que superara el nivel de $1.850, la divisa subió otros $13,68, y se cotizó en un nivel promedio de $1.864,23.
Escuchar este artículo

La tendencia al alza ya venía de atrás, pero hubo varios hechos fundamentales que generaron ayer un gran impacto en la moneda. Por una parte, se presentaron los datos de la industria manufacturera en China y en la zona euro, que estuvieron por debajo de lo esperado. El país asiático registró 49,6 puntos, mientras que se esperaban 50,4, a la vez que los países del euro reportaron 47,5 puntos en el índice PMI. 

Lo importante es que sumado al hecho de que los datos fueran negativos, el indicador de manufactura lleva consigo la lectura de que cualquier nivel por debajo de los 50 puntos es contracción, por lo que este comportamiento en la segunda economía minó la confianza de los mercados. 

Por el otro lado, la reunión de la Reserva Federal también generó incertidumbre. En un primero momento, el presidente Ben Bernanke aseguró que el estímulo de emisión de dólares se mantendría hasta que se vean datos más robustos en la economía que fundamenten retirarlo. Pero ese no fue el problema. La incertidumbre se generó con la publicación de sus minutas, en las que se evidencia que varios miembros abogan por reducir las emisiones de manera inminente, incluso a partir de junio próximo. 

De acuerdo con Juan Camilo Rojas, analista internacional de Credicorp Capital, el sentimiento sobre la posibilidad de que se retire el estímulo se ha incrementado y eso ha generado desconfianza por los problemas que traería consigo. 

De igual forma, Juan David Ballén, analista de renta variable de Alianza Valores, dejó claro que esa desconfianza hace que muchos inversionistas busquen refugio en el dólar. “Al mercado no le gustó lo que se vio en la reunión y por eso se ha dado una salida masiva de inversionistas de los activos en renta variable y la entrada en bonos del tesoro, commodities o en el dólar”. 

Y esa tendencia se vio en el día. El dólar inició en $1.864, tocó su mínimo en $1.860 y el máximo en $1.867 para finalmente cerrar en $1.865,99. Además, cabe destacar que se realizaron 1.429 operaciones por un monto de US$1.103 millones. 

Pero no todos están de acuerdo en este sentido. Como afirmó Luis Acevedo, analista macroeconómico de Serfinco, se espera que el hecho de que los datos aún no sean tan buenos como para mantener el crecimiento de la economía, finalmente hagan que continúe la estabilidad en la política de la Reserva Federal. 

Con esto, en expectativas sobre el cambio con el peso colombiano para las próximas semanas, los expertos aseguran que se seguirá viendo una valorización en el dólar que llevarán la moneda cada vez más cerca del objetivo de $1.900. Aún así, es importante tener en cuenta que en los próximos días se podrán registrar correcciones en el precio. 

Para Ballén, la meta de la moneda en esta racha llegaría a $1.880. “En los próximos días se verán correcciones, ya que entran a jugar las estrategias de recogida de utilidades y sobrecompra. Eso sí, al pasar de $1.850 se volverá un activo muy volátil y estará entre $1.880 y $1.853. Nuestra previsión para final de año es un cierre de $1.950”. 

De igual forma, Credicorp Capital también cree en un dólar entre $1.870 y $1.880, aunque Juan Camilo Rojas dejó claro que ese nivel no será sostenible en el largo plazo, a menos de que se vea una mayor recuperación en la economía estadounidense o que la local se deteriore más. 

Por su parte, Acevedo fue más moderado en sus expectativas y aseguró que el techo del dólar este año será $1.900 y que al final de 2013 se cambiará en un nivel cercano a $1.828. 

VEA EL IMPACTO EN SU BOLSILLO 

Dejando de lado el impacto político que tiene para el país tener un dólar cada vez más fuerte contra el peso colombiano, hay muchos aspectos que puede tener en cuenta para ver cuándo puede sacarle partido, o en cambio, en qué lo puede perjudicar. 

Como es lógico, se considera que el segmento que más influencia tiene con los movimientos de las divisas son las importaciones y las exportaciones. En este sentido, es fácil adivinar que con un dólar más alto, los exportadores se ven beneficiados al tener un mayor valor la moneda de Estados Unidos frente a la local, mientras que los importadores serían los perjudicados, al incrementarse el costo de las mercancías. 

Aún así, los expertos explican que a principio del año, eran los exportadores los más castigados con la situación, por lo que con las subidas actuales, se está llegando a un posible punto de equilibrio. De acuerdo con Juan David Ballén, en línea con lo que busca el Gobierno, un peso cercano a $1.900 pesos sería el punto en el que todos se benefician. 

En cuanto al consumidor, según Luis Acevedo, la depreciación no es tan favorable y no ofrece tantos beneficios directos, sino que va en pro de una mejor perspectiva para cifras como empleo y sistema productivo. 

Por esto, la principal recomendación que se puede hacer es que, con el precio actual, es el momento perfecto para anticiparse a una mayor devaluación del peso. 

Si está dentro o pensando en una estrategia con divisas, los analistas aseguran que si ya se tienen invertidos dólares, se recomienda mantener las posiciones por la expectativa de que la moneda siga subiendo, mientras que si aún no ha invertido, podría aprovechar cualquier corrección en la moneda para hacerlo. 

En cuanto a lo relacionado con el consumo, debe tener en cuenta que si compra artículos en el exterior o de importación, cada vez van a ser más costosos, por lo que lo mejor sería tomar la iniciativa y hacer esas adquisiciones cuanto antes. 

Igualmente, si piensa estudiar en el exterior, los gastos asociados se espera que sean más baratos ahora que cuando el dólar esté más alto frente al peso. 

Otro punto fundamental son las deudas contraídas con tarjetas de crédito o en general en el exterior, donde lo mejor sería liquidarlas para que no le suba el valor final con la devaluación. 

Por último, un colombiano que viva en el exterior, podría encontrar el actual como un buen momento para enviar remesas, ya que ese dinero, generará un mayor valor al cambiarlo a pesos. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad