jueves 09 de julio de 2020 - 8:50 AM

En el primer semestre se vendió la cosecha más rentable de toda la historia cafetera

A junio se produjeron 6,1 millones de sacos, los cuales generaron ingresos por $3,7 billones, la cifra creció 28% anual.

El pasado miércoles hubo un comité entre los cafeteros y altos funcionarios del Estado. El mejor resumen de esa reunión fue cuando el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que “el café está colocando las buenas noticias de la economía”

.

Y, en efecto, entre enero y junio la producción de café colombiano llegó a 6,1 millones de sacos, curiosamente, aunque fue 8% menor a la del mismo periodo de 2019, cuando habían sido 6,6 millones de sacos, los precios del grano para este año generaron que fuera la cosecha con mejor rentabilidad de la historia del sector.

“Muéstreme una industria que no esté asociada al coronavirus, como el sector salud, o sus semejantes, que esté haciendo datos históricos. Por eso Buencafé, (uno de los proveedores líderes) reportó el mejor primer semestre de su historia. La fábrica de café liofilizado que le pertenece a los cafeteros de Colombia produce semejantes resultados en mitad de un año de pandemia. Y en general porque es la mejor cosecha con los datos en la historia”, dijo Roberto Vélez, gerente de la Fedecafé.

Al revisar las cifras, la cosecha que se produjo en el primer semestre del año generó ingresos por más de $3,7 billones a la caficultura nacional. El ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, resaltó que “representan un crecimiento de 28% respecto al mismo periodo de 2019, cuando el valor de la cosecha promediaba $2,9 billones”.

Gracias a este valor, ahora las apuestas de los cafeteros están en que 2020 termine con una cosecha total de $9 billones, con más de 14 millones de sacos producidos (en línea a la tendencia que hay desde 2017). Para tener un referente, el año pasado la cosecha de 14,2 millones de sacos registró un valor de $7,3 billones.

Pero la rentabilidad del negocio se debe a que, desde mediados del segundo semestre de 2019, el café en la Bolsa de Nueva York empezó a recuperarse, y sobrepasó el techo de menos de US$1 por libra. A eso se le suma que la fortaleza que tuvo la devaluación del peso en el primer semestre de 2020.

Por eso, la cosecha de estos primeros seis meses generó que el saco costara, en promedio, casi $1,1 millones. Eso fue 43% más que en el mismo periodo de 2019, cuando el promedio estaba en $718.415.

El valor de este año fue gracias al comportamiento de ciertos meses. Por ejemplo, a mediados de marzo la carga interna superó una barrera de $1,3 millones por saco, una cifra nunca antes vista entre los productores.

Por ello, resulta clave recordar que para los campesinos que trabajan en los cafetales, el precio interno es el que determina su trabajo, pues producir un saco les cuesta $782.000. Así que mientras hace un año les estaban pagando incluso menos de $700.000 por carga, estos primeros seis meses lograron tener ganancias por más de $200.000 con cada saco.

“No es que los caficultores entonces se estén volviendo ricos, pero sí son unos buenos números que están aportando a las personas que dependen de cosechar café”, agregó Vélez.

Lea también: Agricultores de Soto Norte se reúnen virtualmente para hacer negocios

José Eliécer Sierra, presidente del comité de cafeteros de Antioquia, recordó que “este trabajo ha sido resultado de lo que se ha logrado en el tiempo, en el que se empezó a hablar de renovación de cafetales, investigación de las variedades, etc”.

Según el dirigente gremial, el trabajo que se ha hecho con anterioridad es lo que también aportó a que hoy se tengan mejores niveles de productividad.

Los reportes gubernamentales hablan de que el sector cafetero representa cada vez mejores resultados en rendimiento, pasando en 2010 de 11,9 sacos de 60 kilos por hectárea al año, a llegar a finales de 2019 con rendimientos de 21,40 sacos de 60 kilos por hectárea.

También suma que desde Cenicafé, el centro de investigación de la Fedecafé, cada vez se hace énfasis en desarrollos que han permitido tener variedades de café no solo de mejor calidad para generar más apetito en las ventas de Wall Street, sino en la resistencia a las royas de distinta especie.

Menos exportaciones en cantidad, pero mejores precios

De los 6,1 millones de sacos de café que produjo Colombia, 5,7 millones salieron al exterior. Esto fue 12% menos de las ventas externas del grano en el primer semestre de 2019. Sin embargo, no es una cifra que preocupe al sector. Lo que se empezó a notar en medio de la pandemia fue que el café importado, al verse afectado por el alza del dólar, dio paso a que se prefiriera comprar más de la industria nacional. Así que se exportó menos cantidad, pero a mejor precio y creció el consumo local.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad