sábado 28 de noviembre de 2009 - 7:50 PM

En pro de la seguridad

Desde hace tres años, cada 25 de noviembre se celebra en Colombia el Día del Vigilante. Un merecido reconocimiento a quienes velan para que usted y sus bienes estén más seguros. Al contratar el servicio de vigilancia tenga en cuenta las recomendaciones que hacen en este informe algunos voceros de reconocidas empresas del sector.

 

Hoy los vigilantes están de fiesta. Un reconocimiento a los hombres y mujeres que todos los días exponen sus vidas con el ánimo de proteger la integridad y bienes de empresas y familias. Lo que empezó en 2006 como un proyecto de acuerdo del Concejo de Bogotá para festejar el día en la capital de la República, se extendió a todo el país. A partir de ese año, todos los 27 de noviembre se rinde homenaje a quienes ejercen esta loable labor.

Este día es para muchos el momento ideal para poner sobre la mesa temas que inquietan no sólo a vigilantes, sino a empresarios y personas naturales que contratan sus servicios. Pagos de salud, pensión, riesgos profesionales, así como jornadas laborales que no excedan las 48 horas a la semana, dotación suficiente y adecuada de uniformes son, entre otras, las temáticas que más inquietan.

Por esto, usted, como usuario de los servicios que prestan las empresas de vigilancia, debe tener en cuenta que sólo las empresas de trayectoria, como las que acompañan este informe comercial, garantizan un buen servicio, que los trabajadores gocen de los beneficios que exige la Ley y que sus vigilantes son profesionales idóneos. Sin duda, para los usuarios de los servicios de vigilancia resulta más beneficioso tener la certeza de que quien se encuentra a cargo de su seguridad es un trabajador íntegro y que goza de buen trato, reconocimiento y beneficios por parte de la compañía que lo contrató.

 

Al contratar el servicio

Algunos empresarios que acompañan esta publicación comercial coinciden en que lo primero que deben hacer los usuarios del servicio de vigilancia es identificar y confirmar que las empresas cuenten, para el servicio específico a contratar, con licencias vigentes de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada. Eso quiere decir que si se piensa contratar el servicio de vigilancia con armas, la licencia debe decir específicamente que la empresa está habilitada para tal fin. Así mismo, si su necesidad es contratar vigilancia electrónica se debe especificar que se cuenta con la licencia para la prestación de ese servicio; también, para el caso de vigilancia con caninos, bien sea para defensa o antiexplosivos.

Otro de los factores a teneren cuenta en el momento de contratar el servicio es el de las tarifas. Asegúrese que, por lo menos, sea la mínima legal vigente autorizada por la y tranquilidad de otros Están certificadas Las empresas de vigilancia que disponen de mayor organización tienen varias certificaciones. Además de la ISO 9001, que garantiza que la compañía cuente con servicios de alto estándar de calidad, existen otras que avalan la seriedad y respaldo de la empresa. Por ejemplo, la certificación Basc, la Ohsas 18000 versión 2007, que garantiza que las políticas de seguridad industrial de las empresas de vigilancia están acordes a la normatividad

actual.

También existen otras relacionadas con el uso adecuado de los recursos naturales. Supervigilancia. Cabe precisar que cuando se contrata la opción más barata, realmente los usuarios están siendo engañados. La Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada puede multar al usuario que contrata por debajo de la tarifa establecida, o bien puede la compañía que tiene la póliza de

seguros de la empresa, abstenerse del pago en caso de un siniestro, por existir vicios de ilegalidad. Expertos que participan en esta publicación recomiendan que el usuario de los servicios de vigilancia debe exigir mensualmente a la empresa contratada que certifique el pago a sus vigilantes, así como los aportes a salud, pensión y r i e s g o s profesionales.

Cuando una empresa de vigilancia negocia con sus servicios por debajo de lo establecido por ley, generalmente es el vigilante quien asume las consecuencias, representadas en el atraso de sus salarios y demás obligaciones que tiene la compañía, explica un empresario del sector. Así, no tiene sentido contratar a una empresa de vigilancia para que no lo roben a usted, pero sí para robar al vigilante, dice otro empresario. Para algunas personas del sector esto tipifica un robo patrocinado por el usuario.

 

De los turnos y horarios

Otro de los aspectos para analizar cuando se contrata el servicio de vigilancia privada es el de los horarios. En las empresas no autorizadas es habitual encontrar que a los vigilantes se les asignan jornadas extenuantes, por ejemplo, toda una semana de 6:00 de la tarde a 6:00 de la mañana, siendo el domingo el día para el vigilante de turno, que generalmente no conoce las instalaciones ni a los usuarios.

Cabe precisar, que ningún vigilante puede trabajar más de 60 horas a la semana. Aunque legalmente está establecido que son 48 horas, en caso de excederse debe existir un permiso especial del Ministerio de Trabajo para que ejerza máximo 60 horas semanales. Este permiso debe ser renovado cada año. Recuerde que usted, como usuario, debe exigir a la empresa contratada que le explique claramente cómo son los turnos de los vigilantes. Si laboran más de 48 horas a la semana puede exigir la autorización comentada.

 

Más y mejor seguridad con apoyo de la tecnología

Cuando una empresa de vigilancia tiene como política la seguridad industrial y dispone de equipos y herramientas de alta tecnología, está garantizando un buen servicio a sus clientes. Óptimas condiciones de entrenamiento, buena remuneración, descansos de ley y prácticas de prevención de riesgos también respaldan la prestación del servicio.

En materia de seguridad privada, expertos consultados que participan en este informe explican que las empresas deben

prepararse más para la prevención que para la represión del delito, si se tiene en cuent  que estas compañías no son organismos ni de la Policía ni del Ejército. De ahí, dicen, la importancia de que insistan en la prevención del delito para proteger adecuadamente la vida y los bienes de sus clientes. Esto debe llevar a las empresas de vigilancia, además de reforzar el factor humano, a optimizar las ayudas tecnológicas.

Empresas que acompañan este informe comercial resaltan que, por ejemplo, en un conjunto residencial la seguridad de más de 200 ó 300 residentes no debe ser responsabilidad de un solo vigilante. Para reforzar esa labor, la tecnología juega un

papel fundamental.

Algunas empresas de vigilancia ofrecen tecnología como alarmas electrónicas con botones inalámbricos y circuitos cerrados de televisión a color con imagen de alta definición, con capacidad para grabar durante tres meses seguidos. Estos sistemas, ante una eventual falta de energía eléctrica, pueden operar hasta siete horas más ya que disponen de baterías. De esta forma, con la alianza entre tecnología y factor humano se busca elevar los niveles de protección, dicen algunos de los pautantes.

 

Están certificadas

Las empresas de vigilancia que disponen de mayor organización tienen varias certificaciones. Además de la ISO 9001, que garantiza que la compañía cuente con servicios de alto estándar de calidad, existen otras que avalan la seriedad y respaldo de la empresa. Por ejemplo, la certificación Basc, la Ohsas 18000 versión 2007, que garantiza que las políticas de seguridad industrial de las empresas de vigilancia están acordes a la normatividad actual. También existen otras relacionadas con el uso adecuado de los recursos naturales.

 

Cerciórese antes de…

Cuando contrate el servicio de vigilancia usted le debe exigir a la empresa un comprobante que demuestre que cuenta con un patrimonio equivalente a los bienes que protegerá. Si una compañía de servicios de vigilancia tiene, por ejemplo, un patrimonio de $30 millones, en caso de un siniestro será difícil que le ofrezca respaldo a otra empresa o particular para la cual presta sus servicios,cuyos bienes en custodia pueden ser muy superiores a ese monto.

También, al contratar procure que la empresa le muestre la logística con la que realmente cuenta. Si tiene vehículos, como patrullas o motos, pregunte cuántos están a su disposición y qué modelo son, cuántos supervisores hacen las rondas diarias a los vigilantes, exija ver las tarjetas de propiedad y hasta las fotos.

Además, indague si el armamento lo tienen patentado y registrado ante el Ministerio de Defensa, y si los radios de comunicación tienen licencia de operación del Ministerio de Comunicaciones.

Recuerde que el profesionalismo de la empresa que contrate se demuestra con la experiencia, la forma en que se recluta al personal, con las pruebas de inteligencia y contrainteligencia, así como con los estudios de seguridad personal, entre otros aspectos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad