domingo 24 de enero de 2021 - 12:00 AM

Entre bajos precios e importaciones, subsiste el sector arrocero

Escuchar este artículo

El arroz es uno de los platos infaltables en el menú de los hogares colombianos. En el país el consumo del cereal per cápita es 42,9 kilos, según los últimos cálculos del Dane.

El incremento de la demanda lleva a pensar que es un momento rentable para el sector, pero la realidad es diferente. De acuerdo con Dignidad Arrocera, las importaciones que llegan procedentes de EE.UU., Ecuador y Perú, están ocasionando un profundo daño, principalmente en el precio del cereal.

A partir del primero de enero el precio empezó al caer en 10 mil pesos por carga de arroz paddy verde en algunas regiones y hasta 18 mil y 20 mil en otras, como consecuencia de los altos inventarios al finalizar el 2020, alcanzando para abastecer el consumo interno durante 130 días aproximadamente.

Para este año se tiene el ingreso de 307 mil toneladas de arroz blanco, cantidad que se puede producir en 87 mil hectáreas de parte de los cultivadores nacionales, reemplazando la producción nacional y el consumo por producto importado y así no puede ser.

“El país cuenta con las áreas suficientes y aptas para producir el cereal que demanda el país y hace referencia a un estudio reciente de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA) donde manifiesta que Colombia tiene las áreas suficientes con una calificación de Aptitud 1 o Alta, es decir, que goza de condiciones adecuadas para la producción del grano”, precisó Roberto Botero, representante de Dignidad Arrocera.

Para que la situación no se agudice, los arroceros colombianos, piden al Gobierno se tomen medidas inmediatas en torno a la revisión de los TLC, cuando finalicen las fechas de los acuerdos suscritos con los países mencionados quedaríamos consumiendo un alto porcentaje de arroz importado, llevando a la quiebra al agricultor colombiano.

Según los productores, si no se atienden las reclamaciones, la crisis del sector será más profunda, siendo los más afectados los 16 mil 400 cultivadores del grano. En Santander, la producción del cereal se da principalmente en Puerto Wilches, Sabana de Torres y Bajo Rionegro.

“Hacemos un llamado a la industria y al Gobierno Nacional para que de manera inmediata se detenga la caída del precio, de lo contrario vamos a tener situaciones recientes como la vivida en 2017”, afirma Dignidad Arrocera.

Eudoro Álvarez, presidente de Dignidad Arrocera, hizo énfasis que, en Colombia, la producción del arroz es realizada por productores pequeños que anualmente siembran en promedio 500 mil hectáreas.

“Estamos defendiendo una producción que no la reemplazan las importaciones”. En los últimos 30 años se ha logrado mantener la actividad y mantener el área arrocera del país”, enfatizó.

Las pérdidas

En los últimos tiempos, advierten los productores, se ha perdido más de un millón de hectáreas en arroz.

Para Oscar Gutiérrez, Director Ejecutivo Dignidad Agropecuaria Colombiana, los hechos son preocupantes, pues en el último año llegaron a Colombia más de 14 mil toneladas, lo que ha hecho que se pierda soberanía y se vea en riesgo la seguridad alimentaria.

Dignidad Agropecuaria, advirtió finalmente que, si el Gobierno Nacional no atiende las solicitudes de los arroceros, se verán obligados a irse a un cese nacional, con el fin de que los más de 220 mil productores del campo nacional no se vean aplicados a desaparecer.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad