Publicidad

Nacional
Martes 13 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Está en juego el servicio de energía en Colombia Se acerca la subasta que estuvo aplazada

El próximo 15 de febrero se llevará a cabo la subasta de cargo por confiabilidad para el periodo 2027 2028 en la que se presentan empresas y representantes de plantas de generación de energía

Compartir
Imprimir
Comentarios
Suministrada / VANGUARDIA La subasta de cargo por confiabilidad del 15 de febrero no solo es una oportunidad, es la clave para impulsar la diversificación de la matriz energética, estimular inversiones en tecnologías vanguardistas, asegurar la estabilidad del sistema eléctrico y salvaguardar los intereses de todos los usuarios.
Suministrada / VANGUARDIA La subasta de cargo por confiabilidad del 15 de febrero no solo es una oportunidad, es la clave para impulsar la diversificación de la matriz energética, estimular inversiones en tecnologías vanguardistas, asegurar la estabilidad del sistema eléctrico y salvaguardar los intereses de todos los usuarios.

Compartir

Suministrada / VANGUARDIA La subasta de cargo por confiabilidad del 15 de febrero no solo es una oportunidad, es la clave para impulsar la diversificación de la matriz energética, estimular inversiones en tecnologías vanguardistas, asegurar la estabilidad del sistema eléctrico y salvaguardar los intereses de todos los usuarios.

Este jueves 15 de febrero se llevará a cabo la subasta de cargo por confiabilidad para el periodo 2027 – 2028 a la que se presentan empresas y representantes de plantas de generación de energía.

Es un evento crucial para asegurar el suministro de energía eléctrica a largo plazo en Colombia. El objetivo de esta subasta es incrementar la capacidad de energía disponible.

A través de este mecanismo se estimula la necesidad de fortalecer el Sistema Interconectado Nacional, abriendo espacios de participación a nuevos inversionistas en el país para garantizar los precios y el suministro de energía eléctrica, incluso en periodos de alta demanda o condiciones climáticas adversas.

Representa una oportunidad para avanzar en la diversificación de la matriz energética del país, promover la inversión en nuevas tecnologías y garantizar la confiabilidad del sistema eléctrico.

Esta subasta ha sido objeto de debate y controversia por los recientes aplazamientos, que han generado inquietud en el sector eléctrico.

Aunque justificados por razones normativas, estos retrasos conllevan repercusiones negativas que podrían afectar la transición energética, la competitividad económica y el bienestar de la población.

¿Qué implica los aplazamientos?

Alejandro Toca, docente de la Escuela Administración y Competitividad del Politécnico Grancolombiano, explica que el impacto económico de los aplazamientos recurrentes de las subastas por cargo de confiabilidad en el sector eléctrico colombiano es significativo tanto a corto como a largo plazo.

Precisa que a corto plazo estos aplazamientos generan incertidumbre en el sector, afectando la planificación y la toma de decisiones empresariales.

Esto puede resultar en una menor inversión en nuevas capacidades de generación de energía. Según un informe de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), la inversión en nuevas capacidades de generación ha disminuido en un 20 % durante los períodos de aplazamiento de las subastas, lo que evidencia el impacto inmediato en el sector.

Además, los aplazamientos aumentan la probabilidad de cortes de energía y la volatilidad de los precios de la energía, lo que impacta negativamente a los hogares, las empresas y los servicios públicos, generando inconvenientes y afectando la productividad y el confort de las personas.

De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación (DNP), los cortes de energía recurrentes pueden traducirse en una disminución del 10 % en la productividad laboral y un aumento del 5 % en los costos de operación para las empresas.

El docente afirma que a largo plazo los aplazamientos pueden tener un efecto aún más perjudicial en la economía.

La falta de certeza sobre la disponibilidad de energía firme puede desalentar la inversión en el sector eléctrico, ralentizando el crecimiento de la capacidad instalada y afectando la modernización y diversificación de la matriz energética del país.

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, cada año de aplazamiento de las subastas reduce el crecimiento económico del sector en un 2 %, lo que representa una pérdida considerable en términos de desarrollo económico.

Garantizar un suministro eléctrico confiable es crucial para mantener la estabilidad económica y social, y para fomentar el desarrollo sostenible.

Según el Ministerio de Minas y Energía, cada mes de retraso en la realización de las subastas por cargo de confiabilidad puede aumentar en un 2 % el riesgo de enfrentar crisis energéticas y apagones en el país.

Es imperativo que las autoridades tomen medidas urgentes, asegurando la ejecución oportuna y eficiente de las subastas.

Por tanto, la subasta de cargo por confiabilidad del 15 de febrero no solo es una oportunidad, es la clave para impulsar la diversificación de la matriz energética, estimular inversiones en tecnologías vanguardistas, asegurar la estabilidad del sistema eléctrico y salvaguardar los intereses de todos los usuarios.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Miguel Orlando Alguero

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad