martes 21 de julio de 2009 - 10:00 AM

FMI planea reforzar sus reservas

El Fondo Monetario Internacional anunció este lunes que su dirección propone la atribución de 250.000 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG), su unidad de contabilidad, a sus Estados miembro, que podrían ser usados como reservas internacionales.

Esta propuesta debe ser aprobada por el Consejo de Administración del organismo internacional, compuesto por representantes de 25 países -o grupos de países- antes de hacerse efectiva.

El total de DEG a disposición de los 186 Estados miembro del Fondo se multiplicaría así por más de ocho, pasando de cerca de 33.000 millones de dólares a 283.000 millones, precisa el organismo en un comunicado.

El director gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn se congratuló de este 'ejemplo de primera importancia de una reacción monetaria cooperativa a la crisis financiera mundial'.

El principio de la operación fue objeto de un acuerdo entre los países ricos y emergentes del G20 durante la cumbre de Londres en abril. Consistiría de hecho en crear moneda, sin que haya una distribución física de dinero de los países ricos hacia los pobres.

Los DEG eventualmente aprobados 'serán contabilizados como activos de reserva, actuando como un colchón de liquidez a bajo costo para los países con bajos recursos y mercados emergentes, reduciendo la necesidad de constituir reservas excesivas', explica el FMI.

En efecto, cada Estado miembro puede 'decidir vender parte o la totalidad de lo que tiene atribuido a otros Estados miembro a cambio de moneda real, por ejemplo para sastisfacer sus necesidades de balanza de pagos', agrega el Fondo.

Por el contrario 'otros miembros podrían comprar más DEG, con el objetivo de incrementar sus reservas', según el Fondo.

Un Estado que decida vender DEG debería pagar una tasa de interés, quedando en situación de deuda con el Fondo y un Estado que compre DEG recibiría intereses, al estar en excedente con el Fondo.

Puesto que la distribución se haría en función de la cuota parte de cada Estado miembro del FMI, que a su vez depende 'globalmente de su tamaño relativo en la economía mundial', los países ricos serían los primeros beneficiarios de la medida.

El Fondo indicó que el equivalente a 'cerca de 100.000 millones de dólares' debería ir hacia los países emergentes y pobres, de los cuales 18.000 millones a los países pobres precisamente.

En el otro extremo de la escala, a los tres primeros accionistas del FMI se les atribuiría un total de 73.300 millones (de los cuales 42.900 millones a Estados Unidos, 15.400 millones a Japón y 15.000 millones a Alemania).

Los estatutos del FMI prevén en efecto que toda atribución de recursos se realice por este método, considerando que una distribución más favorable a los países pobres o emergentes 'habría exigido una revisión de los estatutos' muy larga y difícil, indicó el jefe del Fondo.

El valor de los DEG es determinado diariamente en base a una canasta de cuatro grandes divisas de reserva internacional (dólar, euro, yen y libra). 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad