domingo 20 de noviembre de 2022 - 2:30 PM

“Gobierno debe controlar a los intermediarios ‘ociosos’ en la cadena de la carne de res”: Fedegán

El gremio pidió al Gobierno controlar la intermediación porque rompe la cadena productiva de la carne y, además de eso, especula con los precios de este alimento básico de la canasta familiar.

“Colombia no puede quedar en manos de un frigorífico de carne de res. Se ha llegado a ese punto porque el Invima acabó con la figura del matadero municipal. Hay que dar vuelta atrás”, señaló el presidente, Gustavo Petro Urrego, en el congreso de Fedegán.

Al respecto José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), explicó que “no existe ese monopolio. Me hubiera gustado que las plantas de sacrificio que hay en Colombia, sobre todo las plantas de primera, en vez de estar haciendo maquila para terceros, vendieran carne”.

Enfatizó que, de ser así, la carne sería más barata y tendría un precio menor. Además, no se especularía con las tarifas de este alimento para los consumidores finales.

“En el caso de Bogotá, el caso es evidente. Esta ciudad consume el 23% del total del sacrificio nacional, sin embargo, las dos grandes plantas de sacrificio que hay en ella -Guadalupe y BLE- no venden ni comercializan un kilo de carne”, añadió.

El dirigente gremial indicó que “son un millón de reses las que todos los años se sacrifican en Bogotá con el fin de atender el mercado de esta ciudad, entonces, la pregunta que bien vale hacerse es: ¿quién es el que sacrifica el bovino y quién es el que vende la carne?”.

La respuesta es que son terceros que maquilan, que intermedian y fijan el precio, insistió el presidente de Fedegán.

En consecuencia, es evidente que, en Bogotá, no existe ningún monopolio. Y si se recorre el resto de las grandes ciudades del país que son las que consumen algo del 70% de la producción de carne, se encuentra una situación similar.

“Quizás la única planta que transforma y vende o comercializa carne, es la multinacional brasilera, Minerva, pero, no obstante, dicha empresa no tiene la capacidad de fijar precios”, explicó.

Es un fenómeno de especulación

Lafaurie Rivera manifestó: “Los colombianos sin excepción alguna tienen la constante inquietud sobre por qué ha subido tanto el precio de la carne y, yo les digo, que se debe a que existe un fenómeno de especulación muy clara”.

Evidentemente cuando el precio del novillo aumenta, al mismo tiempo sube el de la carne, pero cuando baja, como sucedió en junio, julio, agosto y septiembre, la carne, según el Dane, continuó con su tendencia alcista.

Y expresó: "quiero dar a conocer un dato que es contundente en este tema del precio. De $100 quepaga un consumidor al comprar la carne, un poco menos de $56 le llega directamente al ganadero".

¿Cuando el consumidor compra carne, qué compra? Compra un animal que se sacrifica, se desposta, se le pone un poco de frío, se transporta y se dispone para el consumidor final. ¿Vale la pena pagar un 45% más del valor de lo que finalmente le pagaron a quien produce la carne que es el ganadero? La respuesta es no.

“Otro dato contundente. Mientras que en Colombia 56 centavos del peso que un consumidor paga por la carne van para el ganadero, en Brasil, esa proporción es de 81 centavos. ¿Esto qué quiere decir? Que alguien se queda con la diferencia que son 25 centavos del peso, sin haber agregado ningún valor a la cadena productiva”, agregó.

Afirmó que hay unos intermediarios ociosos. “Sucede que el novillo o la vaca la produce un ganadero, quien la transforma es la planta de sacrificio -Guadalupe en el caso de Bogotá por ejemplo- sin embargo, hay alguien que se queda con un valor muy importante que en el fondo no agrega mayor cosa, algo de transporte porque de pronto la traen de los Llanos o del Magdalena Medio”.

“¿Hay derecho que alguien se quede con la cuarta parte de la res? Aquí se debe ordenar este tema y ponerle atención a la problemática citada”, cuestionó.

¿Volver a los mataderos municipales?

"Lo que dice el presidente Petro es posible. Todos los municipios pueden sacrificar reses para autoconsumo”, indicó Lafaurie. Las plantas municipales pueden vender carne para el autoconsumo.

Lo que se intenta hacer por parte de un país medianamente civilizado es que el consumidor coma una carne inocua y que no le haga daño al cuerpo.

Precio de la carne

“Frente al tema del precio de la carne que es una preocupación de todos los consumidores colombianos, quiero decirles que mientras que en Colombia desde noviembre del año pasado hasta la fecha el precio de la carne ha subido un 23 por ciento, en Argentina que es un país mucho más ganadero que Colombia, se ha incrementado en 107 por ciento. Igual sucede en Brasil”, dijo Lafaurie Rivera.

Sostuvo que acá existe un tema de inflación muy alta. En el caso de Colombia se debe controlar a los intermediarios que yo llamo, ociosos, como se lo he planteado a la ministra de Agricultura, Cecilia López Montaño.

“Creo en la intermediación y en el encadenamiento de un producto, pero lo que les planteo de los intermediarios sucede en todos los alimentos que produce el sector agropecuario. No hay derechoque el pobre campesino cultive una papa en Boyacá y se la cobren al doble al consumidor en Bogotá. Alguien se está quedando con una plata que no le corresponde”, puntualizó el dirigente.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad