martes 02 de diciembre de 2008 - 8:05 PM

Huelga de mecánicos paraliza planta de General Motors en Argentina

El sindicato de mecánicos de Argentina comenzó hoy una huelga por tiempo indefinido en la planta de General Motors en rechazo a una oleada de despidos de la compañía automovilística estadounidense.

La huelga fue convocada al vencer la "conciliación obligatoria" dictada por las autoridades laborales para que las partes negocien una solución al conflicto y en momentos en que las multinacionales de automoción instaladas en el país han suspendido o dado vacaciones anticipadas a sus trabajadores a raíz de la caída de las ventas.

Los obreros acudieron a sus puestos en la planta de General Motors en la provincia de Santa Fe (centro) pero no trabajan y están en un estado de asamblea permanente, informaron fuentes del sindicato de mecánicos, que amenaza con extender la protesta a otras compañías automovilísticas.

Los portavoces indicaron que están a la espera de reanudar las negociaciones con la compañía, que hace 15 días había anunciado el despido de 435 trabajadores, decisión que fue congelada por el Ministerio de Trabajo de Santa Fe a través de un "conciliación obligatoria" que venció en la medianoche del lunes y la legislación local impide que sea prorrogada.

En este sentido, se espera que las negociaciones se reanuden con la intervención del ministro argentino de Trabajo, Carlos Tomada, quien lleva adelante gestiones para frenar suspensiones y despidos tanto en el sector de automoción como en otros afectados por los coletazos de la crisis financiera global.

La mayoría de las multinacionales de automoción instaladas en Argentina, de capitales estadounidenses, europeos y japoneses, han despedido empleados contratados o suspendido a parte de su plantilla permanente en vista de que sus exportaciones, la principal fuente de sus ingresos, han bajado en un 30 por ciento a raíz de la crisis global.

El Gobierno de Cristina Fernández prepara un millonario plan de subsidios para sostener a la industria automovilística y otros sectores afectados por la caída de las exportaciones y el consumo doméstico.

La mandataria propuso la semana pasada al Parlamento unas leyes que conceden beneficios impositivos a la repatriación de capitales y para las empresas que regularicen su situación con el Fisco y pongan en plantilla a los trabajadores "en negro" (fuera del registro oficial), medidas que también apuntan a paliar los coletazos de la crisis internacional.

Se calcula que unos 150.000 trabajadores, la mayor parte del sector de automoción, el alimentario y la construcción, han sido despedidos, suspendidos o están con vacaciones anticipadas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad