sábado 02 de enero de 2010 - 10:00 AM

Inconformidad generó aumento del 3,64% al salario mínimo

El aumento de $18.087 al salario mínimo, decretado el pasado miércoles por el Gobierno Nacional, tuvo un mal recibimiento por parte de las centrales obreras.

Éstas señalaron que el ajuste de 3,64% muestra la falta de una política salarial para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

El Presidente de la Central General de Trabajadores (CGT) Julio Roberto Gómez, expresó su decepción por el incremento salarial y señaló que no hay ningún gesto de generosidad con los trabajadores del país.

'Un trabajador que gana el salario mínimo recibirá $603 al día. Con eso, una familia promedio colombiana conformada por cuatro personas no puede mejorar su calidad de vida', precisó Gómez.

Agregó que lo más grave es que la tasa de desempleo está por encima del 14%, y en cada hogar sólo trabaja una persona, que tiene que velar por las necesidades de tres o cuatro miembros.

El dirigente afirmó que el aumento es 'contradictorio', pues el próximo año también subirán los precios de alimentos, medicamentos, educación y servicios públicos.  Por su parte, Tarcisio Mora, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (Cut), no compartió la decisión del salario mínimo y consideró que 'el Gobierno ha decretado la pobreza, continúa con el viejo esquema de controlar la miseria de los trabajadores y de amenizar el poderío y el beneficio a la gran empresa, en primer lugar'.

Además, Mora dijo que el Gobierno ha fracasado en su política económica, pues actualmente 'hay 29 millones de pobres, ocho millones de indigentes y un promedio de 12% de desempleo que puede subir al 13% o al 14%, así como un 65% de informalidad, lo que quiere decir que la fórmula no funcionó'.

Respecto al incremento, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, manifestó que la cifra se 'ajusta a la realidad económica del país' y en especial a la baja inflación que se presentará en el 2009.

El directivo gremial afirmó que el incremento no tiene mayor significado para la gran mayoría de colombianos, y 'sí va a ayudar a recuperar la capacidad de ingresos de los trabajadores más pobres del país'.

Rafael Mejía, Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, consideró que el ajuste 'tuvo en conmiseración no sólo los aspectos económicos, sino los políticos del país, y hay que manejarlo constructivamente para que esto no genere más desempleo'.


posición del Gobierno

Al expresar varias reflexiones sobre el incremento salarial, el presidente Álvaro Uribe reiteró la voluntad del Gobierno de preservar una inflación baja hacia el futuro, para superar la miseria y garantizar la capacidad adquisitiva de los colombianos.

Asimismo, destacó que el reajuste del salario mínimo para el 2010 equivale a un aumento de más del 70% frente al índice de inflación, que este año no superará el 2%.

Dijo que la propuesta del Gobierno era un incremento del 3% en el salario mínimo, pero luego de una prolongada discusión con el equipo económico se logró un mayor aumento.

Además, recordó que cada punto de aumento salarial por encima de la inflación le cuesta cada año al Estado una suma cercana a los $200 mil millones en pensiones.

Por su parte, el ministro de Protección Social, Diego Palacio, respondió que todos los colombianos querían que el aumento fuera mayor, 'pero lo que pasa es que tenemos que entender la situación económica del país, pues no es un país rico'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad