martes 28 de abril de 2009 - 10:00 AM

Ingresos del sector real crecieron 8,6% en 2008

Los ingresos de las empresas a diciembre de 2008 registraron un crecimiento de 8,6%, según datos de la Superintendencia de Sociedades.

Las empresas registraron ingresos por $368.2 billones y utilidades netas por $23,1 billones.

Según el superintendente, Hernando Ruiz, en los balances no se notó la recesión pese a la desaceleración registrada en el segundo semestre.

De las 21.748 empresas reportadas, 79% generó utilidades y 21% pérdidas.

El sector minero fue el que más se destacó en materia de crecimiento, mientras que el más afectado fue el manufacturero.

Asimismo, el endeudamiento registró un nivel de 38%, del cual 70% corresponde a corto plazo.

Ruiz López explicó que el patrimonio reportado de las empresas fue de $295.6 billones, el cual, comparado con $23.1 billones de utilidad neta, arrojan un promedio de rentabilidad del patrimonio o rentabilidad de los accionistas de 7.8%.

Esta rentabilidad también es aceptable si se compara con el costo de oportunidad de la inversión que podría ser tasa del DTF o la de los TES más una prima de riesgo, dijo el Superintendente.

Añadió que las mismas empresas tenían activos por valor de $475.7 billones y pasivos por $180.1 billones, es decir, un nivel de endeudamiento de 37.9%, que es bajo teniendo en cuenta que el restante 62.1% corresponde a recursos propios y se puede obtener una estructura de capital más adecuada.

De esa deuda, $63.1 billones eran con el sector financiero, es decir el 35%.

Y $35.4 billones equivalentes al 19.7% con proveedores; es decir que más de la mitad de la deuda era por estos dos conceptos los que se constituyen en la mayor fuente de financiación de las operaciones.

Así mismo, el 70% del total de la deuda es de corto plazo, lo que implica mayor pago de intereses y afecta la liquidez tanto por los intereses como por los valores que deben desembolsar para atender el pago de las cuotas de capital.

La mayor parte de estas empresas desarrollan su objeto social en los sectores de comercio con el 31%, servicios con el 29% y manufactura con el 20%.

México: la cuna de la enfermedad

En México, país donde se comenzó a propagar la epidemia, ya se empezaron a sentir los efectos de la gripe porcina.

Según EFE, en ese país, por ingresos de taquilla y consumos en diferentes recintos, se dejaron de percibir durante el  fin de semana unos US$67,6 millones y los estadios dejaron de recibir US$2,1 millones, incluyendo cerca de US$30.075  por la venta de cervezas.

Sin embargo, 'el fin de semana, los supermercados en la capital mexicana lucieron repletos, por lo que varios analistas estimaron que las compras de pánico podrían generar presiones inflacionarias', señala la agencia.

Los animales no están contaminados

Frente a las consecuencias que  tendrá la llegada de la gripe porcina a Colombia, el presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Freddy Velásquez, aseguró que 'realmente en el sector tenemos la tranquilidad de que nuestros animales no están contaminados,  y el hecho de que esta enfermedad no se transmita por ingerir carne de cerdo, nos hace pensar que tal vez la disminución en el consumo no vaya a ser tan alta'.

El vocero de los porcicultores añadió que 'en casos similares sucedidos en las aves, la tendencia ha mostrado que el consumo disminuye durante los tres meses siguientes a la noticia'.

LA VOZ DEL EXPERTO
Álvaro Zerda Sarmiento, docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia.


Según Álvaro Zerda Sarmiento, hay dos aspectos que inciden de manera directa en la economía: el primero tiene que ver con el flujo de personas entre los países. Ese menor flujo de personas afecta las actividades económicas que están ligadas a la realización de negocios y al turismo, ya que muchos se abstendrán de viajar. De la misma forma, se afectan todos los eventos masivos.

Por otro lado, asegura Zerda, aunque no está plenamente justificado, ya se están empezando a registrar recortes en la demanda de productos relacionados con la carne de cerdo, no tanto por el temor al contagio, sino por estrategias comerciales.

Sin embargo, el académico advierte que si la epidemia se convierte en pandemia, vendrán grandes restricciones a los productos derivados del cerdo, lo cual no es muy correcto desde el punto de vista científico, ya que se ha explicado que la carne no es la que transmite el virus. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad