domingo 11 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Integración hacia adelante, la apuesta arrocera

Cuando se llega con un camión cargado de arroz para venta, comienza el martirio para el cultivador, pues se lo pagan a 'huevo'.

Epílogo: Afectado, el arrocero.

El Gobierno Nacional dispuso de un Incentivo al Almacenamiento por $32 mil millones, para que los industriales pagaran al productor un precio justo, pero no ha sido así.

Epílogo: Afectado, el arrocero.

Hay contrabando a manos llenas que inunda el mercado y tira al suelo el precio nacional.

Epílogo: Afectado, el arrocero.

El precio al productor en lo que va corrido de 2009 ha caído para el cultivador 34%.

Epílogo: Se quebraron los arroceros.

Esa ha sido la radiografía de los cultivadores de arroz en Colombia, donde la comercialización de su cosecha siempre ha sido su karma.

Para Rafael Hernández Lozano, gerente de la Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, los cultivadores de una vez por todas deben dar un giro vertical a su actividad y propender por la integración vertical hacia delante, tal y como lo hacen Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Argentina.

En pocas palabras, hay manejo en términos de arroz paddy seco.

Lo anterior significa que el arrocero no debe salir a venderle a la industria el arroz paddy verde (arroz reciente recolectado), por ser un producto muy perecedero.

'No dura más de 24 horas en un camión sin que se empiece a quemar o dañarse por exceso de temperatura', agregó el funcionario.

Y esa condición, a juicio de Hernández Lozano, juega en contra del arrocero, pero hace que los compradores (la industria) sean siempre locales.

'El primer paso que deben dar los agricultores, en este momento con miras a la comercialización, es ofrecer su  producto no perecedero, es decir, seco', sostuvo.

Desde la finca

Fedearroz está promoviendo diferentes grados de integración y secamiento en finca.

¿Cómo?

Hay agricultores pequeños, medianos y grandes, por lo que se están diseñando unas estructuras para los pequeños en forma cooperativa; y en regiones donde se concentra buen número de agricultores se busca un epicentro de secamiento que se haga de manera asociativa.

Para lograrlo, según Hernández Lozano, se debe contar con 'créditos blandos como los de Agro Ingreso Seguro, AIS, con intereses de DTF-2 puntos o con un Incentivo a la Capitalización Rural, ICR, que no debe ser inferior al 40% y plazos no inferiores de 10 años', aseguró.

Hernández Lozano dijo que así se tengan buenas condiciones de precio, el producto debe acostumbrarse a vender  en términos no perecederos, lo que le permite tener certeza de las condiciones de producto (qué grado de humedad, porcentaje de arroz partido, impurezas, porcentaje de centro blanco).

Ese propósito iniciará en la primera cosecha de 2010.

'Necesitamos protección estatal, pues nos vamos a meter en grandes inversiones y no vaya a ser que mañana nos traigan arroz de todas partes', enfatizó.

Las bodegas

Según Fedearroz, en materia de infraestructura se tiene que aprovechar las grandes bodegas que dejó a lo largo y ancho del país el extinto Idema, las cuales, en una gran mayoría, están literalmente abandonadas.

Otras se las entregaron a las alcaldías y no están cumpliendo con el objeto para la cual se construyeron.

'El Gobierno, en vez de entregárselas a los municipios en comodato para que terminen en manos de nadie, debe dárselas a grupos de agricultores.
Conseguiríamos los créditos para habilitarlas  y en menos de 6 meses estarían habilitadas', aseguró Hernández Lozano.

El otro paso

Para Fedearroz, los productores deben acercarse a los consumidores.

Es decir, venderles de manera directa el arroz blanco (arroz sin cáscara) con el fin de evitar los grados de intermediación.

'Lo estamos viviendo hoy. El precio al productor ha bajado 34%, mientras que al consumidor menos del 8%.

'En el Tolima la carga debería pagarse a $125.000 y hoy se tasa en $80.000 y eso ocurre en todo el país (sur del Cesar, santanderes, Caribe húmedo, Tolima  y los Llanos Orientales)', agregó.

Para el vocero del gremio arrocero, si se  consigue que esa baja del precio se le traslade al consumidor, la dinámica de oferta y demanda será más favorable para los cultivadores.

'Estamos diseñando el tipo de empresa, tamaño y hacemos gestión ante el banco (crédito banco y Finagro), el Gobierno  y frente a los agricultores para ayudarles a constituirla', aseveró el directivo.

Y la platica

El gran problema del sector arrocero es que los cultivadores del país son pequeños y necesitan recursos económicos de manera inmediata.

'Un agricultor con sus arroz seco y almacenado puede acceder a $20.000 por tonelada mensual producto del Incentivo al Almacenamiento que otorga el Gobierno.

Y sobre ese producto almacenado, que no es perecedero, pueda sacar un Certificado de Deposito de Mercancía, CDM, que lo pueda negociar en la Bolsa Nacional Agropecuaria a través de un Repo por el 80% de la cosecha; o simplemente efectuar una operación de Factory para financiarse', agregó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad