jueves 14 de enero de 2016 - 12:01 AM

Isagén fue vendida por $6,49 billones a Brookfield

Antes del 27 de enero, Brookfield pagaría a la Nación por su participación, con lo que sería el accionista mayoritario desde esa fecha.
Escuchar este artículo

Con varios procesos jurídicos, sectores políticos y ciudadanos en contra, finalmente ayer, a las 9 de la mañana, se cerró la subasta programada para la venta de Isagén, que dejó a la multinacional canadiense Brookfield Asset Management como dueña del 57,6% de las acciones del Estado colombiano sobre la compañía.

El presidente de la subasta, Ciro Guevara, declaró que la canadiense se quedaría con las 1.570 millones de acciones que enajenó la Nación por un precio de $4.130 por acción, lo que significan $6,4 billones, que serán destinados a la financiación de vías 4G.

Con esto, esta firma canadiense, que es conocida por sus compras de activos en infraestructura y energía renovables alrededor del mundo, con las que completa activos de US$225.000 millones y 250 plantas de generación, en su mayoría hidroeléctricas, se hace dueña de la generadora paisa.

Respecto a la venta, se pronunciaron a favor del proceso gremios como la Cámara Colombiana de infraestructura, CCI, que respaldan la inversión de recursos en el avance de proyectos de infraestructura.

“La venta de Isagén garantizará que el sector de la infraestructura continúe jalonando la economía nacional frente al decaimiento de la renta petrolera y, de esa manera, contribuya al crecimiento económico del país en épocas de notorias dificultades fiscales”, dijo la CCI.

El gremio agregó que “de acuerdo con los cálculos consignados en el Conpes que dio origen al programa de concesiones viales de Cuarta Generación (4G), la tasa de retorno de los beneficios económicos y sociales de las nuevas carreteras es de 18,3%, cifra que contrasta con el 10% de rentabilidad que hasta hoy generaba al Estado Isagén”.

Respecto a la importancia estratégica de Isagén, el senador del Polo Democrático Jorge Robledo se refirió a una comunicación enviada por la Contraloría General de la República, CGR, donde planteó los riesgos a futuro.

“El país no quedaría con un agente del mercado que pueda desarrollar infraestructura energética futura que asegure la oferta firme de energía”, lo que reduciría considerablemente el margen de maniobra del Estado en materia de crecimiento en el mercado de generación de energía, aspecto estratégico y de vital importancia, sobretodo “en un momento donde el fenómeno de El Niño y las condiciones de la autosuficiencia del gas han generado presiones sobre la producción energética y sobre las tarifas del mercado”.

Al respecto, la CGR precisó que “si bien es cierto el control regulatorio lo tiene el Estado, también es cierto que hoy la empresa tiene poder de mercado, que por su capacidad en la producción eléctrica es de importancia estratégica, en un mercado oligopólico donde participan pocas empresas...”.

Dicha situación, según el ente de control fiscal, implica “depender, aún más, de las acciones de los privados para expandir la oferta energética”, cuando “Las empresas estatales han mostrado ser el principal instrumento con que ha contado el país para garantizar una oferta energética eficiente y confiable”.

En cuanto al impacto fiscal, la Contraloría señaló que las vías “4G no producirán ingresos financieros, por lo cual la venta de Isagén generará presiones adicionales a las finanzas públicas puesto que un porcentaje importante de los dividendos se giran hoy a la Nación”, razón por la cual “la venta en las actuales condiciones de los ingresos de la Nación podría llevar, en los próximos años, a hacer recortes presupuestales en otros sectores diferentes al de infraestructura vial”.

Cabe recordar que la última venta del Estado antes de Isagén fue el caso de UNE EPM Telecomunicaciones S.A. con Millicom.

Lo que viene

Después de algunos días del cierre del proceso, se espera que se haga la oferta por parte de la empresa a los accionistas minoritarios para pagarles el mismo precio que le pagaron a la Nación por sus acciones. Con esto, hay rumores de que la energética EPM, Empresas públicas de Medellín, que también pueda vender el 13% de su participación.

Frente a la venta, el senador del Polo Iván Cepeda declaró que aún era posible que en los próximos meses se caiga, ya que es una “transacción que se hace en condiciones supremamente irregulares y que tiene inseguridad jurídica”.

Lo que representa Hidrosogamoso

En su primer año de operación comercial, la Central Hidroeléctrica Sogamoso, que opera Isagén en Santander, generó 3.223 gigavatios hora, con una disponibilidad operativa del 84%.

Sogamoso aporta una capacidad efectiva neta de 819 megavatios, en las tres unidades de generación de mayor capacidad en el país, y es la cuarta central hidroeléctrica de mayor capacidad instalada de Colombia, pues aporta el 10% del consumo de energía en Colombia.

Durante su primer año de operación, esta central entregó a las alcaldías y corporaciones autónomas de la región $13 mil 500 millones en transferencias, aproximadamente, distribuidos en 6.750 millones a las corporaciones autónomas regionales CAS, Cdmb, CAR Cundinamarca y Corpoboyacá, y a los 155 municipios del área de influencia, otra suma similar.

Jorge Robledo
Asqueado quedó el país con SantosCardenasVargas por usar Isagen para enriquecer a Brookfield y a comisionistas colombianos Perdió Colombia.

Iván Cepeda
Ministro Mauricio Cárdenas deberá asumir responsabilidad de la irregular subasta de Isagén.

José G. Hernández
La venta de Isagén: un acto contra el patrimonio público, también lesivo de la moralidad administrativa.

Simón Gaviria
Después de varios intentos por varios gobiernos se logró con éxito la venta de la participación de la Nación en #Isagén.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad