martes 03 de mayo de 2022 - 5:18 PM

La Andi dice que garantiza la seguridad en el abastecimiento de acero en el país

En 2021, la demanda del sector construcción e infraestructura no fue suficiente para absorber en su totalidad los mayores niveles de oferta logrados por las nuevas inversiones en la industria, generando una histórica acumulación de inventarios.

El Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi, conformado por Acerías Paz del Río, Gerdau Diaco, Grupo Siderúrgico Reyna, Sidoc y Ternium, reportó que la industria ha hecho grandes esfuerzos para lograr que la producción de aceros largos en marzo de 2022 creciera en un 25% frente a febrero del mismo año.

Estas empresas, que representan el 100% de la producción nacional, aseguraron que el abastecimiento en todo el país está garantizado, generando así estabilidad en la oferta. Esto es más importante que nunca ante la coyuntura internacional actual, que para muchos países ha significado grandes problemas en términos de abastecimiento.

El hecho de que Colombia cuente con una industria permanentemente presente y lista a abastecer el país nos da la garantía de poder adelantar grandes programas de desarrollo de infraestructura y construcción, sin depender de las volatilidades internacionales.

En el contexto global, la producción mundial de acero crudo bajó 6,8% en enero-marzo del 2022 comparado con el mismo periodo del 2021. Las perspectivas para este año se han visto afectadas, a gran escala, por el conflicto de Rusia contra Ucrania.

Antes de la invasión de Rusia a Ucrania la actividad se estaba desacelerando en respuesta a las crecientes incertidumbres económicas, el aumento de la tensión en las cadenas de suministro mundiales y las perspectivas de tasas de interés más altas debido a la aceleración de la inflación. Es invaluable que en este mismo período Colombia ha contado con oferta local imprescindible para las inversiones que requiere el país.

El gremio considera que la industria del acero no ha sido ajena a los graves problemas que ha enfrentado la cadena de suministro y logística a nivel mundial, al igual que muchas otras cadenas ha contado con grandes dificultades a nivel internacional.

“Los costos de las principales materias primas, como mayores costos energéticos asociados a la fabricación de acero, han registrado una gran volatilidad y nuevos incrementos en prácticamente todo el mundo; con corte al 28 de abril de 2022, la chatarra, imprescindible en las siderúrgicas semi-integradas, ha aumentado un 18% respecto a diciembre 2021; el mineral de hierro ha subido 25% y el carbón ha incrementado 42% en ese periodo. Y localmente el costo energético ha incrementado un 22%”, aseguró María Juliana Ospina, directora ejecutiva del Comité de Acero de la Andi.

Lea: La ejecución de proyectos de regalías de Santander es aceptable

Sector acero

Al sector del acero le interesa que a los constructores les vaya bien, y que cumplan su función de ofrecer viviendas a la sociedad a precios y márgenes razonables, por nuestra parte esperamos que las solicitudes del sector no se concentren en requerir que se permita la entrada de acero de Turquía, que históricamente ha registrado tanto en Colombia como en otros países, comportamientos que violan las más mínimas reglas de competencia leal, afectando a los productores nacionales que juegan un papel tan importante en el desarrollo del país.

“Para 2022, de requerirse una mayor disponibilidad de acero, la industria cuenta con capacidad más que suficiente para continuar incrementando su producción. Además de hacer una inversión histórica en la planta de Palmar de Varela de Ternium en plena pandemia, actualmente las demás empresas también están ejecutando inversiones de aumento de capacidad de producción de acero crudo previstas para los próximos meses, lo que fortalecerá aún más la oferta de acero local. Actualmente la producción local alcanza el 81% de la demanda nacional”, agregó Ospina.

Finalmente, el gremio hace un llamado a dar una conversación con cifras ciertas, por ejemplo, decir que este año el acero tendrá un aumento superior al 40% es una gran especulación, que genera desinformación y no le hace bien a los distintos actores de la cadena productiva.

“Sobre el incremento de 4,24% en el Índice de Costos de la Construcción de Edificaciones - ICOCED - se evidencia que el aumento viene principalmente explicado por seis subgrupos que no incluyen el acero, y este último ocupa el séptimo lugar dentro de los grupos de mayor contribución. De hecho, está lejos de ser el factor principal para explicar este comportamiento. La contribución al índice por parte del acero para el primer trimestre de 2022 fue de 0,24%, al ponderar por su peso relativo dentro del total de costos, mientras las viviendas de interés social se han beneficiado de un aumento en su valor en un porcentaje equivalente al incremento del salario mínimo que fue del 10,07%”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad