lunes 14 de julio de 2014 - 7:46 AM

No se enrede al declarar impuesto de renta

No se deje coger la noche con esta compleja obligación tributaria para asalariados o por cuenta propia, e implica desde conseguir certificados hasta un buen contador.
Escuchar este artículo

A partir del próximo 12 de agosto comienzan a correr, hasta el 22 de octubre, los últimos plazos para que contribuyentes personas naturales declaren, y no necesariamente tengan que pagar, el impuesto de renta sobre la vigencia de 2013.

Las cuentas de la Dian es que esperan recaudar unos 2 billones de pesos con cerca de 2,1 millones de trabajadores, entre asalariados e independientes, que deben cumplir con esta obligación si superan, al 31 de diciembre de 2013, unos topes de ingresos, patrimonio, consumos con tarjeta de crédito o consignaciones bancarias e inversiones.

El universo de declarantes incluye a cerca de 750 mil personas naturales que tendrán su primera vez ante un trámite nada fácil, por cuenta de los nuevos requisitos que impuso la Ley 1607 de 2012.

"Como quedó la reforma, el mensaje para el contribuyete es que se vaya a la informalidad, porque puso tantas restricciones en la depuración de las rentas que asfixia al contribuyente: en vez de meterse en legalidad, lo insta a irse a mover todo en efectivo", afirma el contador Julio César Leal (ver Análisis).

En todo caso, con tres formas distintas de establecer el impuesto de renta, lo mejor es dejar en manos de contadores profesionales y acreditados un trámite lleno de complejidades, como pudo verificar este diario al sentarse con dos de ellos para construir el abecé adjunto (ver Infografía).

Después de comprender y aplicar los 10 pasos que a continuación se presentan, no sobra una recomendación clave para que no termine pagando más de lo que debe.

"Muchas personas prestan sus cuentas bancarias para consignaciones o guardar platas de terceros, o también facilitan la tarjeta de crédito para compras de otros, eso puede incidir en la base gravable o incluso hacer que sea obligada a declarar, según los montos estipulados", afirma la contadora pública María Cecilia Trujillo.

Y dos mensajes finales: mantenga al día los datos de contacto (e-mail y dirección física) en el Registro Único Tributario (RUT), por si es requerido por la Dian; y no deje la declaración para última hora, como dicen en las afueras de la sede de la Dian, en La Alpujarra: "la Dian es como la muerte, no perdona".

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad