Publicidad

Nacional
Martes 28 de marzo de 2023 - 12:00 PM

Por la reforma laboral, Rappi podría cobrar hasta 18.000 por un domicilio, por qué

A pesar de que la reforma laboral promete ser garantista con los trabajadores colombianos. Esto no convence a Rappi, ya que el costo de un domicilio tendría un significativo incremento.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Suministrada / VANGUARDIA Hace poco el cofundador y CEO de Rappi, Simón Borrero, manifestó su preocupación por el impacto negativo de la reforma laboral en este sector de nuevas tecnologías.
Suministrada / VANGUARDIA Hace poco el cofundador y CEO de Rappi, Simón Borrero, manifestó su preocupación por el impacto negativo de la reforma laboral en este sector de nuevas tecnologías.

Compartir

Suministrada / VANGUARDIA Hace poco el cofundador y CEO de Rappi, Simón Borrero, manifestó su preocupación por el impacto negativo de la reforma laboral en este sector de nuevas tecnologías.

La reforma Laboral del Gobierno Petro pone sobre la cuerdas a las plataformas digitales y a las aplicaciones de reparto.

Hace poco el cofundador y CEO de Rappi, Simón Borrero, manifestó su preocupación por el impacto negativo de la reforma laboral en este sector de nuevas tecnologías.

Por ejemplo, su principal crítica está en que el proyecto obligaría a las plataformas digitales a contratar como empleados a todos los repartidores que usan la aplicación, expresando que el proyecto de ley “trae laboralidad forzosa” y “un freno a la flexibildiad de los rappitenderos al ofrecer sus servicios”.

A pesar de que el articulado promete ser garantista con los trabajadores colombianos. Entre los beneficiados de este articulado estarían los rappitenderos, quienes, por obligación, tendrían que estar afiliados al sistema de seguridad social.

Esta idea, sin embargo, no convence al CEO de Rappi, pues aseguró que el costo de un domicilio tendría un significativo incremento.

“Por la actual situación económica y por la inflación, entiendo que muchos clientes estén insatisfechos porque Rappi se ha vuelto más costoso, pero con la reforma tendríamos que cobrar $18.000 por un domicilio y eso restringiría el servicio a unos pocos, destruyendo el modelo de negocio y dejando sin ingresos a muchas personas”, sostuvo Simón Borrero, CEO de Rappi a la revista Semana.

Casos

En una entrevista con Semana, Borrero también argumentó que la flexibilidad que brinda la plataforma ha permitido que las personas obtengan ingresos en cualquier momento.

Citó este ejemplo: “Un estudiante que está en la mitad de parciales tiene un día libre, necesita pagar sus estudios, se puede conectar y ganar dinero. Como se plantea en la reforma, esto no sería posible. Ese estudiante tendría que ser un empleado con horarios fijos. La gran mayoría de los rappitenderos no quiere eso, quiere más protección y más bienestar, y en eso estamos súper de acuerdo”.

El articulado está radicado en el Congreso desde el pasado 16 de marzo. Entre las garantías que promete se encuentra el impulso de los contratos a término indefinido, el aumento en los recargos dominicales y la promesa de tener horas extra desde las 6:00 de la tarde.

De acuerdo con Rappi, la reforma laboral destruiría, al menos, 80.000 trabajos porque el 90 % de sus domiciliaros trabaja menos de 20 horas a la semana, es decir, utilizan el uniforme naranja como método para recibir ingresos adicionales.

La reforma los obligaría a tener una vinculación fija.

Impactos

“En nuestro caso, entre 80 %y 85 % trabaja ocasionalmente, así que la minoría está de tiempo completo y ese grupo tampoco quiere la laboralidad forzosa porque sus ingresos promedio son de $11.000 por hora, frente a un salario mínimo que actualmente está en $4.800. Y aunque son personas que trabajan tiempo completo, tienen flexibilidad para decidir qué días y en qué horarios lo hacen. Esta reforma los obligaría a ganar un salario mínimo y, por ende, les entraría mucho menos dinero”, explicó Borrero.

Explicó además que la reforma obligaría a las plataformas a quedarse con un pequeño grupo que trabaja entre 40 y 42 horas a la semana, pero eso solo lo pueden hacer unos pocos.

“La mayoría de los trabajadores digitales no pueden trabajar en un horario fijo, y no porque quieran, sino porque tienen restricciones como el cuidado de sus hijos, el estudio o incluso otros trabajos”, dijo.

Borrero advirtió que el actual sistema colombiano exige que solo se puedan cotizar sobre un salario mínimo completo, lo que desprotege a los trabajadores que trabajan pocas horas a la semana y ganan $300.000 al mes.

“El sistema no recibe aportes de quienes trabajan pocas horas a la semana, y esa es la explicación del alto nivel de informalidad en Colombia”, dijo el cofundador de Rappi.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Miguel Orlando Alguero

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad