martes 29 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Privados invierten diez veces más en carreteras

Durante los últimos siete años el sector privado pasó de invertir US$187 millones en 2002 a US$1.821 millones en presente año, reportó el Ministerio de Transporte.

De acuerdo con el viceministro de Transporte, Gabriel Ignacio García Morales, el presupuesto de inversión pública de dicha cartera durante el 2009 asciende a US$2.477 millones. De esta manera, la inversión total en este sector asciende a los US$4.298 millones que, comparada con la del 2002, crece 360%, pues para dicho año era de US$942 millones.

'Este dinamismo demuestra la profundización en los esquemas de asociación público-privada que han permitido no sólo optimizar la ejecución del presupuesto público sino obtener mayores recursos para cubrir las necesidades de inversión en infraestructura', dijo García Morales.

Para el funcionario, el comportamiento positivo de los recursos provenientes del sector privado hace prever que seguirá en ascenso, en la medida en que se vayan implementando esquemas como, por ejemplo, las nuevas concesiones que se encuentran en proceso de licitación y estructuración.

 

Las portuarias

Dentro de ellas el Ministerio destaca las concesiones portuarias, que se están convirtiendo en un gran atractivo que se refleja en el cúmulo de solicitudes, como resultado del crecimiento de la carga.

De hecho, durante los últimos siete años la carga portuaria pasó de 69 millones a 119 millones de toneladas, mientras que en el transporte férreo se pasó de movilizar 12 millones de toneladas a más de 32 millones de toneladas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad