miércoles 01 de julio de 2020 - 8:28 AM

Propuestas de Óscar Iván Zuluaga y Sergio Clavijo para la recuperación económica

El exministro de Hacienda y el ex codirector del Emisor exponen sus puntos de vista diferentes sobre la deuda del gobierno
Escuchar este artículo

El primer semestre de 2020 concluye con la mayoría de cifras en terreno negativo, las cuales perfilan la mayor caída del PIB desde 1999 en Colombia, pero que cuentan la historia de una crisis que incluso es superior a la vivida por el mundo en 1930. Por ello, los economistas reputados, exministros de Hacienda, ex codirectores del Banco de la República y académicos influyentes continúan entregando su visión sobre la reactivación económica.

En esta entrega, el exjefe de la cartera de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, hizo énfasis sobre la importancia de la deuda y del gasto público para salir al frente de los datos en rojo que ha provocado la pandemia; sin embargo, y en una orilla totalmente opuesta, el ex codirector del Emisor y expresidente de Anif, Sergio Clavijo, expone que el Gobierno no aterriza las cuentas sobre la deuda pública como porcentaje del PIB, por lo que abre el debate sobre cuál, verdaderamente, es la postura que se debe seguir.

Los primeros seis meses del año dejan una tasa de interés de intervención de la banca central en mínimos históricos, mientras que la inflación sigue tendiendo a cero, por lo que se prevé que el aumento de los créditos de consumo, principalmente, sigan acelerándose.

No obstante, sigue inquietando el comportamiento del mercado laboral y, a su vez, el pico de la pandemia que parece que se acelera cada vez más, lo que ha generado que en la capital del país la administración hable de un confinamiento que, para todos los economistas, pondría en jaque cualquier esbozo de recuperación.

Óscar Iván Zuluaga

“Se requiere más deuda pública que estabilice la economía”

El exministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, destacó el manejo que el Gobierno le ha dado a la crisis y señaló que la forma de atenderla es con más gasto público y deuda. También dio ideas sobre cómo mejorar la situación laboral, entre las que propone un régimen especial para jornaleros.

¿Cuál es su principal propuesta para la recuperación económica?

La recuperación económica va a depender del manejo de las políticas públicas que logren el adecuado balance entre salud y economía, para lo cual la conciencia y el comportamiento de cada uno de los ciudadanos es el pilar fundamental. Considerando que la reapertura de la actividad productiva debe continuar, la focalización del gasto público, los apoyos económicos y las políticas públicas deben estar orientados a proteger con ingresos los hogares más vulnerables y las empresas para preserver el empleo formal, y así lograr su supervivencia, evitando una crisis financiera que nos llevaría a una depresión económica.

¿Cómo podemos superar el aumento de la deuda y el exceso de gasto?

El covid-19 generó un choque de oferta y demanda sin antecedentes en la historia del mundo en los últimos 100 años. Colombia no es la excepción, y el único camino para estabilizar la economía ante este choque es con mayor gasto del Gobierno financiado con mayor deuda. Se requerirá tanto gasto como deuda, hasta que se estabilice la economía y se garantice que los hogares y las empresas no colapsen. Por eso hace sentido la suspensión de la vigencia de la regla fiscal, hasta que se tengan señales claras de que la economía se estabiliza para iniciar su fase de reactivación que solo veremos a partir del cuarto trimestre de este año siempre y cuando no tengamos que recurrir a un nuevo confinamiento.

¿Cuál debe ser la fórmula para combatir el desempleo y mejorar este indicador?

El mercado laboral presenta cuatro características: baja productividad del empleo formal, mayor desempleo en jóvenes y mujeres, desigualdad regional y alta informalidad. La crisis actual demanda una reforma para lo cual propongo: 1. Mayor flexibilidad laboral en el empleo formal incorporando la prima por productividad, 2. Seguro al desempleo para los trabajadores formales financiado con los intereses a las cesantías, 3. Un programa de formación para el trabajo a los jóvenes desde el grado 10; 4. La creación de un régimen especial basado en salario integral que garantice el acceso a la seguridad social para los 2 millones de jornaleros y cosecheros en el sector rural, 5. Sistema de seguridad social de transición basado en los Beps que permita formalizar a 8,5 millones de informales que viven del micronegocio.

¿Cómo califica el manejo fiscal de la pandemia por parte del Gobierno?

El Gobierno ha actuado en la dirección correcta en todos los campos para generar apoyos económicos a los hogares y las empresas. Algo muy importante es que se ha logrado una adecuada coordinación con el Banco de la República, preservando su independencia. Destaco la exitosa colocación de los bonos por US$2.500 millones y la celeridad para los desembolsos de la banca multilateral. Un elemento valioso es que los apoyos económicos se han focalizado en la población más vulnerable, lo cual se vió reflejado en la recuperación del consumo de los hogares. Considero que es necesario un mayor esfuerzo en apoyos al desempleo para trabajadores formales en los sectores que más van a sufrir en la crisis, y se exigen mayores garantías para la reprogramación de deudas a largo plazo a las empresas de estos mismos sectores.

¿Es necesaria una reforma tributaria?

La tributaria debe discutirse a partir de que la economía se estabilice y ello solo vendrá en 2021 cuando podamos hacer cuentas precisas del costo que asumimos para sortear la crisis y así definir cómo pagar la mayor deuda y cómo garantizar los recursos que demandará la inversión pública para apalancar la reactivación económica. Hay que revisar todas las fuentes de financiamiento sin perder la visión de estimular la inversión productiva.

¿Cómo dejar de depender del petróleo?

Una tarea aplazada de las últimas décadas es la ampliación y democratización de la base productiva del país que fortalezca la libertad de empresa y el emprendimiento. Propongo actuar en los siguientes frentes: acelerar el tránsito hacia una economía digital; utilizar el programa Colombia Compra Eficiente para avanzar en una trasformación productiva de las Pyme; fortalecer el aparato productivo nacional y las empresas con el programa de transformación productiva y acuerdos sectoriales de competitividad; una estrategia para el desarrollo de cadenas agroindustriales con vocación exportadora; el fortalecimiento de la frontera agrícola con paquetes tecnológicos y desarrollo del mercado de futuros para asegurar su rentabilidad; desarrollar el sector de sostenibilidad ambiental; la creación de instrumentos financieros que desarrollen el mercado de capitales. Finalmente, no debemos renunciar a la vocación de ser un país productor de petróleo porque es lo que permite financiar, con los impuestos que genera, el desarrollo de los otros sectores productivos.

Sergio Clavijo

Gobierno tomó conciencia de la urgencia de elevar el recaudo”

A Sergio Clavijo lo ha destacado su crudeza al realizar el análisis macroeconómico. El ex codirector del Banco de la República señaló que las cuentas de Hacienda con el Marco Fiscal de Mediano Plazo no son realistas a la hora de hablar de la deuda, y entre otras cosas, señaló la importancia de trabajar en los costos en frentes como el mercado laboral, para reemplazar la dependencia del crudo.

¿Cuál es su principal propuesta para la recuperación económica?

Creo que el Gobierno Nacional y los territoriales han acertado en buena medida en la combinación de políticas de aislamiento con apertura gradual y selectiva, sopesando bien los riesgos de posible recaída en Colombia, cuando todavía no ha finalizado la primera ola de contagios. El balance de fallecimientos covid-19 por cada millón de habitantes todavía es favorable a Colombia, con cerca de 60 por millón cuando en los países más afectados bordea 600 por millón y en los de afectación media están en 300 por millón como en Brasil o Perú.

¿Cómo podemos superar el aumento de la deuda y el exceso de gasto a futuro?

La deuda pública se había venido deteriorando antes de pandemia, pasando de 35% a 52% del PIB durante 2012-2019. Todo parece indicar que para 2022 estará bordeando 68% del PIB, luego no veo contención alguna. De hecho, me sorprende nuevamente la ingenuidad utilizada en el Marco Fiscal de Mediano Plazo -2020, donde pintan de rosa la deuda pública descendiendo prontamente hacia 55% tan pronto como en 2024, como si nada hubiera pasado.

¿Cuál cree que debe ser la fórmula para combatir el desempleo y mejorar en este indicador?

Desde agosto de 2018 se le entregaron recomendaciones concretas al Gobierno para proceder a abaratar los sobrecostos de contratación laboral que hoy bordean más de 50% sobre la nómina, pero infortunadamente el Gobierno no ha hecho nada concreto al respecto. Por el contrario, procedió a encarecerlos a través de exagerar el reajuste del salario mínimo por encima de la productividad laboral. Parece ser que solo ahora con el desempleo de 20% que nos esta dejando la pandemia, el Gobierno se está dando por aludido; pero hasta la fecha, nada en concreto en el frente estructural laboral.

¿Cómo califica el manejo fiscal de la pandemia de parte del Gobierno?

Ya contesté, han acertado en buena medida.

¿Es necesaria una nueva reforma tributaria en el corto plazo?

Aun con una reforma tributaria que entrara en vigencia en 2022 resultará imposible que la relación deuda pública y PIB pueda bajar de 65%, pero al menos el Gobierno ha tomado conciencia de la urgencia de entrar a elevar el recaudo en al menos 2% del PIB. Para lograrlo, el Congreso deberá escuchar con atención las recomendaciones de la comisión internacional que examinará el exceso de dádivas tributarias existentes en Colombia.

¿Cuál debería ser la hoja de ruta para dejar de depender de los ingresos petroleros?

Esto requiere superar los tres problemas de sobrecostos que tiene Colombia. Primero, los laborales (ya comentados); segundo, los de transporte, donde nos ha tomado 10 años realizar 20 kilómetros en el Túnel de La Línea y todavía carecemos de conectividad en las troncales principales de Bogotá-Santa Marta o Bogotá-Buenaventura. Y, tercero, los energéticos, donde pronto se agotarán el petróleo y el gas; y donde las exportaciones de carbón están muy mermadas por los problemas ambientales que ellas generan. Entonces se requiere actuar más en los temas de costos que en las supuestas cadenas de valor, pues sin resolver el tema de costos simplemente Colombia no es competitiva, tal como lo acaba de atestiguar que hemos perdido como 15 puestos a nivel global en la última década.

Óscar Iván Zuluaga

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad